VENEZUELA

Nicolás Maduro pide adelantar las elecciones, pero mantiene la Asamblea Constituyente

La actual Asamblea Nacional, que quedó en manos de la oposición luego del retiro del oficialismo en 2017, fue elegida en 2015 y su período de cinco años culmina en diciembre del año próximo.

Nicolás Maduro. Foto: AFP
Nicolás Maduro. Foto: AFP - archivo

Nicolás Maduro sigue dando señales de que no está dispuesto a retirarse del poder en Venezuela. Hoy lunes propuso adelantar las elecciones que deberían realizarse en 2020 para renovar a la Asamblea Nacional, el parlamento de mayoría opositora que su régimen desconoce, y al mismo tiempo extendió el mandato de la oficialista Asamblea Constituyente -que debería terminar en agosto próximo- hasta finales de 2020.

“Tengo una propuesta hoy 20 de mayo a las oposiciones: vamos a medirnos electoralmente (...) vamos a elecciones adelantadas de la Asamblea Nacional para ver quién tiene los votos, para ver quién gana”, dijo Maduro en un acto proselitista en el Palacio de Miraflores, la sede del Ejecutivo.

La Asamblea Nacional es el único poder en manos de la oposición en Venezuela desde 2016 cuando el oficialismo perdió la mayoría de los escaños luego de una aplastante victoria del antichavismo. Desde entonces, el Tribunal Supremo, organismo judicial que controla el régimen, declaró a la Asamblea Nacional en desacato por lo que sus actos son considerados nulos. Y en 2017 Maduro auspició la conformación de una Asamblea Constituyente, integrada exclusivamente por oficialistas, que ha asumido las competencias legislativas con amplios poderes.

Hoy la Asamblea Nacional está presidida por Juan Guaidó, reconocido por más de medio centenar de países como mandatario interino de Venezuela. El actual período de la Asamblea Nacional termina en diciembre de 2020.

No es la primera vez que Maduro propone renovar la Asamblea Nacional, cuyo funcionamiento se ha visto afectado por la persecución a varios de sus diputados, al menos 30 de los cuales están acusados o procesados por sus actividades contra el régimen.

Este lunes se cumplió un año de la cuestionada reelección de Maduro en unos comicios no reconocidos por la comunidad internacional, y tachados de fraudulentos por la oposición que no participó en ellos, entre otras razones por la inhabilitación de sus principales líderes.

Minutos después de la propuesta de Maduro de adelantar las elecciones para la Asamblea Nacional, el número dos del régimen, Diosdado Cabello, anunció la extensión del período de la oficialista Constituyente hasta el 31 de diciembre de 2020, “para seguir cumpliendo las tareas encomendadas” por Maduro. Es decir, extienden el funcionamiento de la Constituyente hasta la fecha en que debería asumir la nueva Asamblea Nacional.

La propuesta de Maduro de adelantar las elecciones debe ser aprobada por la Constituyente, en un visto bueno que se da por descontado debido a que está dominada por partidarios del régimen. Este organismo tenía como objetivo redactar una nueva Constitución, pero hasta ahora solo ha aprobado decretos y quitado los fueros a diputados opositores.

La Constituyente despojó de su inmunidad a 14 diputados opositores acusados de apoyar una fallida rebelión militar contra Maduro el 30 de abril, encabezada por Guaidó.

También destituyó a Luisa Ortega, fiscal general que rompió con Maduro durante las protestas de 2017.

Diosdado Cabellos, que preside la Constituyente, está entre los funcionarios del régimen sancionados por el gobierno de Estados Unidos.

Juan Guaidó. Foto: EFE
Juan Guaidó. Foto: EFE
LA POSICIÓN DE LA OEA

Luis Almagro: “Si sigue Maduro, lo pagará toda la región”

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, dijo que si el régimen de Nicolás Maduro continúa en el poder en Venezuela tras la inestabilidad de los últimos meses, el resto de los países del continente pagarán el costo.

“Si la situación no cambia en Venezuela, si Maduro sigue en el poder, ese es un costo que tendrán que pagar todos los países de la región”, indicó Almagro en un almuerzo con empresarios organizado en Buenos Aires por el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (CICyP).

Almagro consideró que, de hecho, varios países de América Latina ya se ven afectados por “la exportación de la crisis” de Venezuela.

Se refirió a los millones de personas que han emigrado de Venezuela en estos años debido a la crisis humanitaria que ha conducido a una lucha por el poder entre Maduro y el presidente del Parlamento, Juan Guaidó, que se proclamó presidente interino en enero pasado y es reconocido como tal por más de 50 naciones.

“Puede ser que para 2020 la cifra de migrantes venezolanos pueda llegar a los siete millones”, indicó Almagro, quien habló de que el flujo migratorio conlleva “presión” sobre materias como “la seguridad y la salud” en los países receptores.

Almagro recalcó que en Venezuela se vive la forma de exclusión “más determinante y más grosera” entre las que padece la región, seguida por las coyunturas de Cuba y Nicaragua, expresó.

Estados Unidos se refiere a estos tres países como la “troica de la tiranía”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados