Venezuela en horas críticas

Maduro inicia nuevo mandato aislado y de espaldas al mundo

Oposición pide a militares que desconozcan al gobierno.

Maduro juró ante el Tribunal Supremo de Justicia y no ante el Parlamento. Foto: EFE
VEA EL VIDEO. Foto: EFE

Nicolás Maduro inició ayer jueves un segundo mandato hasta el 2025, pese al reclamo de la comunidad internacional para que entregue el poder al Parlamento de mayoría opositora y habilite el llamado a elecciones libres en Venezuela. Estados Unidos, la Unión Europea y 13 de los 14 países latinoamericanos que integran el Grupo de Lima no reconocen el nuevo gobierno de Maduro, surgido de elecciones cuestionadas por fraude en mayo de 2018.

La ceremonia de asunción en Caracas fue un reflejo de la falta de reconocimiento a Maduro. En la sala del oficialista Tribunal Supremo de Justicia (TSF), solo había funcionarios del régimen, jefes militares y unos contados delegados extranjeros, entre ellos los presidentes de Nicaragua, Cuba, Bolivia, El Salvador y Osetia del Sur, los únicos mandatarios que respondieron a la invitación.

Igual Maduro buscó que su asunción tuviera toda la solemnidad de la hora. "Juro por el libertador Simón Bolívar y los ejércitos libertadores de nuestra América, juro por el legado de nuestro amado comandante Hugo Chávez (...) que cumpliré y haré cumplir todos los postulados de la Constitución", dijo Maduro, de 56 años, con su mano izquierda elevada frente al presidente del TSJ, Maikel Moreno.

Maduro prestó juramento ante el TSJ porque la Asamblea Nacional, controlada por la oposición, fue despojada de sus poderes desde que el partido gobernante PSUV perdió el control legislativo en 2016, una de las primeras medidas que llevaron al desconocimiento de su gobierno.

Después del acto, el presidente de la Asamblea Nacional, el diputado opositor Juan Guaidó, pidió a las Fuerzas Armadas que "desconozcan" al gobierno de Maduro porque no fue "producto del voto popular". "Hagamos valer nuestra Constitución", les dijo Guaidó.

Mientras Guaidó se dirigía a las fuerzas armadas, en la academia militar de Caracas los oficiales realizaron un juramento de "lealtad y subordinación absoluta" a Maduro.

La asunción de Maduro transcurrió casi sin festejos callejeros. Foto: AFP
La asunción de Maduro transcurrió casi sin festejos callejeros. Foto: AFP

Con el apoyo militar, una oposición fracturada que no logra articularse, y una fuerte represión a los que osan desafiarlo, Maduro enfrenta pocos obstáculos en casa pese a sus bajos niveles de aprobación.

"Usurpación".

Maduro afronta un aislamiento diplomático con sanciones de la Unión Europa y Estados Unidos, y el desconocimiento por parte del Grupo de Lima.

Pocos minutos después de su asunción de Maduro, el gobierno de Paraguay anunció que rompía las relaciones diplomáticas con Venezuela.

Desde Estados Unidos, el Departamento de Estado condenó en un comunicado la "usurpación ilegítima" del poder en Venezuela por parte de Maduro y dijo que seguirá usando toda su capacidad económica y diplomática para presionar por la restauración de la democracia.

Los venezolanos viven agobiados por una recesión que ya lleva cinco años y una astronómica hiperinflación que se traduce en la escasez de productos básicos, frecuentes cortes en los servicios de agua y luz, ausencia de transporte público y suministro de gas doméstico. Hoy un salario mínimo no alcanza para comprar una docena de huevos.

Grupos de simpatizantes del oficialismo se congregaron cerca del TSJ para acompañar a Maduro, pero en su mayoría las calles lucieron vacías con una reforzada presencia militar y policial.

Nicolás Maduro junto a Miguel Díaz-Canel, Salvador Sánchez Céren y Evo Morales. Foto: EFE
Nicolás Maduro junto a Miguel Díaz-Canel, Salvador Sánchez Céren y Evo Morales. Foto: EFE

"Agonía".

Heredero político del fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013), Maduro, un exchofer de ómnibus y exsindicialista que fue ministro de Relaciones Exteriores, gobierna con mano fuerte tras haber sacado del juego a sus adversarios, con el control institucional y el apoyo de los militares.

La desesperanza se palpa en muchos venezolanos, asfixiados por la peor crisis que haya sufrido en su historia moderna el país con las mayores reservas petroleras del mundo.

"Esto va a alargar más la agonía que hemos vivido en los últimos años. Todo ha decaído gravemente. Estamos atados de manos", dijo a AFP Mabel Castillo, una enfermera de 38 años.

Los analistas auguran un agravamiento de la debacle socioeconómica por el aislamiento del régimen. Además de la escasez de comida y medicinas, los venezolanos lidian con una hiperinflación que según el FMI alcanzará 10.000.000% en 2019.

En lo que considera la migración más masiva de América Latina en décadas, la ONU calcula que 2,3 millones de venezolanos emigraron desde 2015 por la crisis, y estima que esa cifra subirá a 5,3 millones en 2019.

Durante el gobierno de Maduro, la economía se redujo a la mitad y se contraerá 5% en 2019, según el FMI. Además, el país y su petrolera Pdvsa cayeron en default y la producción de crudo, fuente de 96% de las divisas, se desplomó a 1,4 millones de barriles diarios, la más baja en 30 años.

Pese al aislamiento internacional, Maduro aún cuenta con un puñado de poderosos aliados, aunque últimamente no ha conseguido mucho de ellos. El presidente venezolano suele presumir sus alianzas con China, Rusia, pero estos no han otorgado nuevos préstamos.

Las Fuerzas Armadas juraron lealtad a Maduro. Foto: AFP
Las Fuerzas Armadas juraron lealtad a Maduro. Foto: AFP

Brasil alerta.

Venezuela es motivo de debate en la izquierda de América Latina. Ayer la excandidata presidencial brasileña Luciana Genro, del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), afirmó que la izquierda terminará de hundirse en Brasil si insiste en apoyar a Maduro.

Genro, que en octubre fue elegida diputada regional en Río Grande del Sur, criticó la decisión de la presidenta del Partido de los Trabajadores (PT), Gleisi Hoffmann, de acudir a la toma de posesión de Maduro. "Gleisi representó al PT en la posesión de Maduro y, de paso, le dio una mano a aquellos que quieren liquidar la izquierda", afirmó Genro en un mensaje en su cuenta en Twitter en el que alegó que Maduro carece de legitimidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)