ARGENTINA

Macri ataca al plan K y se aferra en que puede llegar al balotaje

Dijo que el mundo no confía en el kirchnerismo y por eso la reacción de los mercados.

Mauricio Macri en conferencia de prensa tras la derrota en las elecciones internas. Foto: AFP
“Esto es solo una muestra de lo que puede pasar. El mundo ve esto como el fin de la Argentina”, dijo Macri. Foto: AFP

Después del cachetazo electoral del domingo, que comprometió seriamente su reelección, el presidente Mauricio Macri puso ayer lunes su mejor cara y trató de mantenerse políticamente tan entero como las circunstancias lo permitían.

En las primarias anticipadas simultáneas y obligatorias (PASO) del domingo, la fórmula opositora Alberto Fernández-Cristina Kirchner (Frente de Todos) obtuvo el 47,6% de los votos, en tanto la oficialista de Macri-Miguel Ángel Pichetto (Juntos por el Cambio) recibió el 32,2%.

Las PASO habilita a los candidatos para las elecciones generales de octubre, pero como son obligatorias también miden cómo parten los presidenciables. Para ganar en primera vuelta en octubre, se requiere un mínimo de 45% de los votos o 40% y diez puntos de ventaja con el que sale segundo. Los quince puntos que sacó Fernández-Kirchner sobre Macri-Pichetto deja a la fórmula kirchnerista en inmejorables posibilidades de ganar en octubre sin necesidad de una segunda vuelta en noviembre.

Con este escenario y los mercados al rojo vivo ante la seria posibilidad de un bis K por cuatro años a partir del 10 de diciembre, Macri brindó una conferencia de prensa desde la Casa Rosada.

“Vamos a revertir la elección”, dijo. “El cambio va a continuar”, agregó junto a Pichetto.

El presidente no ocultó su preocupación por la reacción negativa de los mercados. “Esto es sólo una muestra de lo que puede pasar. El mundo ve esto como el fin de la Argentina”, sostuvo.

“La elección en octubre va a ser una buena oportunidad de mostrar que el cambio continúa. Vamos a hacer una buena elección para ir a la segunda vuelta”, dijo Macri tratando de transmitir confianza a su gente.

También en Uruguay hubo reacciones, tanto políticas como económicas, por la sorpresa de las internas en Argentina.

El presidente adelantó que el gobierno está analizando medidas para adoptar antes de las elecciones generales del 27 de octubre a fin de mantener la estabilidad de la economía. “He instruido al equipo económico para que preparen las medidas para cuidar a los argentinos, haciéndonos cargo de nuestra tarea que es gobernar”, indicó.

Macri aprovechó para trancar con fuerza las propuestas económicas de la fórmula Fernández-Kirchner. “Tenemos que entender que el problema mayor es que la alternativa kirchnerista no tiene credibilidad y confianza en el mundo. (…) Hay un problema grave entre el kirchnerismo y el mundo, que no le confía lo que tiene que hacer. No es fácil, porque ellos ya gobernaron y tienen que hacer algo distinto de lo que hicieron antes”, sostuvo.

Macri admitió que los votos que no le “acompañaron” representan una “bronca acumulada” por el “duro proceso” económico recorrido a partir de la “difícil herencia” recibida de los doce años de kirchnerismo.

“Es mi deber y mi misión trabajar codo a codo en este momento complejo (y con) una economía que venía dañada, aunque sigo convencido de que estamos mejor con respecto a 2015. Hoy tenemos bases sobre las que podemos empezar a construir la argentina que soñamos. Ojalá en octubre la mayoría decida que vamos bien por este camino”, dijo Macri.

Mauricio Macri recibió un duro golpe electoral. Foto: EFE
Mauricio Macri recibió un duro golpe electoral. Foto: EFE

A lo largo de la conferencia de prensa, el presidente insistió muchas veces sobre las consecuencias de un gobierno kirchnerista. “Por el pasado, mucha gente decide que no deja su dinero en este país. Se va del país. Es tremendo lo que está pasando. Se los vengo diciendo hace tres años y medio. No podemos volver al pasado porque el mundo ve esto como el fin de la Argentina. El mundo cambió, no es el mismo que tenían ellos. La Argentina sin estar conectada al mundo no puede” estar, concluyó Macri.

El presidente descartó cambios en el gabinete y señaló que las medidas que tomará serán para “que este proceso electoral no castigue aún más a los argentinos”.

Anoche el diario La Nación informó que entre las medidas que estudia el gobierno está elevar el mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias, nueva línea de préstamos para las Pymes y un refuerzo de los planes de compras en cuotas. En paralelo, negociar con las petroleras para que la fuerte suba del dólar no se traslade a precios. Macri estuvo reunido ayer con el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, elaborando una lista con medidas posibles sin comprometer la meta de déficit cero que el Gobierno acordó con el FMI, informó La Nación. “Son todas medidas correctivas que se están analizando”, confió uno de los ministros. Una de las medidas que tomó mayor fuerza es la de subir el mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias. Incluso, durante la campaña, Pichetto pidió llevar la cifra a los 70.000 pesos. Actualmente tributan este impuesto los ingresos netos por 38.301 pesos para trabajadores solteros sin hijos y 50.668,10 pesos para los casados con hijos a cargo.

Presidente contacta a Lavagna

El presidente Mauricio Macri llamó al candidato de Consenso Federal, Roberto Lavagna, para mantener un reunión en fecha por confirmar para hablar sobre posibles políticas para mantener la gobernabilidad. El llamado se produjo minutos antes de la conferencia de prensa de ayer lunes en la Casa Rosada y el Presidente se mostró preocupado por la reacción de los mercados tras las PASO, en las que Alberto Fernández le ganó al oficialismo por 47,6% a 32,2%. Lavagna aceptó la invitación y quedaron en definir la fecha en los próximos días. “A la luz del resultado de las PASO y de sus repercusiones, la Argentina necesita rápidos gestos que permitan la recuperación de la confianza interna y externa. #consensofederal está para contribuir a la recuperación con la noción de la estabilidad, el trabajo y la producción”, escribió Lavagna en su cuenta de Twitter. Los allegados al exministro de Economía de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner aseguraron que Lavagna está muy preocupado por la reacción negativa de los mercados y que “es necesario tener una reacción rápida para evitar que esta situación se prolongue en la campaña hasta el 27 de octubre próximo”.

Fernández no espera la llamada
Alberto Fernández. Foto: Reuters.

El candidato opositor Alberto Fernández, dijo ayer lunes que no cree que el presidente Mauricio Macri lo llame para buscar soluciones a la inestabilidad registrada tras los comicios.

“El Gobierno nunca convocó a nadie, no sé por qué va a convocar ahora”, dijo Fernández al salir de una reunión en Buenos Aires junto a otros dirigentes de su coalición Frente de Todos, como la candidata a vicepresidenta, Cristina Kirchner. “Estamos empezando una campaña nuevamente, el gobierno tiene que gobernar, nosotros somos oposición”, afirmó. Fernández confirmó que, del gobierno, solo habló con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

Preguntado por la reacción de los mercados y la devaluación del peso, asevero que “lamentablemente es lo que pasa cuando un gobierno durante tanto tiempo no dice la verdad sobre la economía y un día la verdad se aparece”. El encuentro de ayer fue el primero que tuvo Fernández con su candidata a la vicepresidencia luego de las elecciones, que siguió los resultados del domingo desde su residencia en Río Gallegos. Fernández aseveró que están “entusiasmados con que la Argentina empieza otro tiempo”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)