ESTADOS UNIDOS

Histórico segundo juicio político a Donald Trump, acusado de incitar a la insurección

Es la primera vez en la historia de Estados Unidos que un presidente es sometido dos veces a juicio por el Parlamento.

La secretaria Cheryl Johnson y el jefe de Seguridad y Protocolo, Tim Blodgett, guian a los diputados hacia el Senado. Foto: Reuters
La secretaria Cheryl Johnson y el jefe de Seguridad y Protocolo, Tim Blodgett, guian a los diputados hacia el Senado. Foto: Reuters

Un hecho como nunca se había visto en la historia de Estados Unidos se produjo anoche, a las 21:00 horas de Uruguay, cuando los diputados del Partido Demócrata que actuarán como fiscales cruzaron los ámbitos del Capitolio que conducen al Senado y entregaron la acusación por “incitación a la insurrección” para abrir un nuevo juicio político al ahora ex presidente Donald Trump. Es la primera vez en la historia de Estados Unidos que un presidente es sometido dos veces a juicio por el Parlamento.

Además de Trump, otros dos presidentes fueron sometidos a procesos de juicio político: los demócratas Bill Clinton, en 1998, y Andrew Johnson, en 1868.

El republicano Richard Nixon, en 1974, renunció para evitar ser acusado por el escándalo de Watergate, debido a que solo tenía el apoyo de cuatro senadores republicanos.

Bajo un silencio solemne, los nueve fiscales designados por la poderosa presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, cruzaron para llegar al Senado los mismos pasillos decorados con estatuas y pinturas que fueron tomados por asalto por partidarios de Trump durante el ataque del Capitolio el 6 de enero.

De esta manera, Pelosi cumplió con su palabra de someter a Trump -con el que tiene profundas desavenencias y sostuvo ríspida relación durante los cuatro años de mandato del republicano-, al juicio político por haber instigado a una turba a tomar por asalto el Capitolio, un símbolo de la democracia.

El juicio político a Trump comenzará en el Senado la segunda semana de febrero, sostuvo el jefe de la mayoría demócrata en esa cámara, Chuck Schumer.

Este cronograma refleja un acuerdo alcanzado con la minoría republicana del Senado, que permitirá al equipo legal del exmandatario prepararse y a la Cámara Alta avanzar en otros temas cruciales, incluida la confirmación de los nominados al gabinete del presidente Joe Biden.

La Cámara de Representantes acusó a Trump por segunda vez el 13 de enero, una semana antes de que dejara el cargo. Esta vez, es señalado de alentar a sus partidarios con un discurso a tomar por asalto el Capitolio. El caos desatado ese día dejó cinco muertos, incluido un policía, y conmocionó al país y al mundo.

Hoy martes, los 100 senadores prestarán juramento como jurados.

Los miembros de la Cámara Baja asignados por la presidenta Pelosi como fiscales del juicio político, y los miembros del equipo de defensa aún por nombrar de Trump, tendrán tiempo para redactar sus escritos legales.

“Una vez que se redacten los escritos, la presentación de las partes comenzará la semana del 8 de febrero”, anunció Schumer a sus colegas en el Senado.

Nancy Pelosi. Foto: AFP
Nancy Pelosi. Foto: AFP

Los miembros deliberarán si Trump debe ser condenado o no por lo que la Constitución de Estados Unidos describe como “delitos graves y faltas”.

El retraso del juicio es el resultado de un acuerdo que Schumer alcanzó con el líder de la minoría republicana del Senado, Mitch McConnell.

McConnell fue un aliado cercano de Trump en el Congreso durante los cuatro años de su mandato. Pero tuvo un claro cambio de posición cuando reprendió severamente al presidente saliente por tratar repetidamente de revocar los resultados de las elecciones bajo falsas acusaciones de fraude, y por su incitación a los manifestantes. Y dejó la puerta abierta a un posible voto de condena a Trump.

El influyente senador republicano planteó postergar el juicio hasta febrero, argumentando que Trump necesita tiempo para contratar abogados y preparar su defensa.

McConnell evocó la “rapidez sin precedentes” del proceso en la Cámara Baja, donde Trump fue acusado tras sólo un día de debate.

El anterior juicio político.

En diciembre de 2019, el presidente Trump fue inculpado por “abuso de poder” y “obstruir el buen funcionamiento del Congreso”.

Trump era señalado de pedirle a Ucrania que investigara presunta corrupción vinculada con su entonces rival político Biden, a cambio de desbloquear una ayuda militar crucial para ese país en guerra.

El Senado, entonces con mayoría republicana, lo absolvió el 5 de febrero de 2020 tras dos semanas de juicio.

La Cámara de Representantes votó a favor de juzgar a Trump el pasado 13 de enero. Foto: AFP
La Cámara de Representantes votó a favor de juzgar a Trump el pasado 13 de enero. Foto: AFP

Con el Senado ahora compuesto por 50 demócratas y 50 republicanos, y una mayoría de dos tercios necesaria para condenar a Trump, al menos 17 republicanos tendrían que votar en contra del expresidente para asegurar una condena. Si eso ocurre, se llevará a cabo una votación posterior sobre la prohibición de que Trump ocupe un cargo público en el futuro, lo cual lo inhabilitaría para postularse en 2024, como ha insinuado. Solo se requiere una mayoría simple para inhabilitarlo.

Varios republicanos ya expresaron su resistencia al juicio. “Pienso que el juicio es estúpido y contraproducente. Ya tenemos un fuego en este país y es como tomar nafta y echarla a las llamas”, dijo Marco Rubio, el jefe republicano en el Comité de Inteligencia del Senado, en la cadena Fox News. Reconoció que Trump “carga con algo de responsabilidad por lo que ocurrió”. Otros como Mike Rounds argumentaron que el Senado no tiene autoridad para enjuiciar a un ciudadano común, como lo es Trump ahora.

La primera mujer en el cargo clave económico
Janet Yellen. Foto: Reuters

Janet Yellen, expresidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed, banco central), fue confirmada ayer lunes por el Senado como la primera mujer secretaria del Tesoro.

Yellen, de 74 años y quien también fue la primera mujer en dirigir el Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca, desempeñará un papel clave en la elaboración de la política económica del presidente Joe Biden en medio de la pandemia de COVID-19 que golpea a Estados Unidos.

“Enfrentamos grandes desafíos como país en este momento. Para recuperarnos, debemos restaurar el sueño americano, una sociedad en la que cada persona pueda desarrollar su potencial y soñar aún más grande para sus hijos”, dijo Yellen en Twitter tras conocerse su nombramiento en noviembre.

“Como secretaria del Tesoro, trabajaré todos los días para reconstruir ese sueño para todos”, prometió entonces.

La destacada economista tendrá un papel fundamental en las primeras semanas de la nueva administración, ya que deberá negociar con el Congreso para lograr la aprobación del paquete de rescate de US$ 1,9 billonesque propuso Biden para reactivar la economía estadounidense de la crisis. Eso implicará convencer a los legisladores escépticos de que un mayor gasto es beneficioso incluso ante el creciente nivel de deuda.

“Ni Biden ni yo proponemos este paquete de ayuda sin apreciar la carga de la deuda del país”, dijo Yellen al Comité de Finanzas del Senado en su audiencia de confirmación. “Pero ahora, con las tasas de interés en mínimos históricos, lo más inteligente que podemos hacer es actuar en grande”, destacó. (Con información de AFP)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados