CRISIS EN PERÚ: LA RENUNCIA DE KUCZYNSKI

La guerra entre los hermanos Fujimori que volteó al gobierno

La “alianza” con Kenji que salvó a Kuczynski agravó el quiebre con Keiko.

Pedro Pablo Kuczynski. Foto: Reuters
Pedro Pablo Kuczynski en el momento en el que anuncia su renuncia.  Foto: Reuters

Cinco siglos después de que los hermanos Atahualpa y Huáscar libraran una cruenta guerra civil por el trono del imperio Inca, los hijos del expresidente peruano Alberto Fujimori protagonizan un conflicto que dejó su primera víctima, el mandatario Pedro Pablo Kuczynski.

El conflicto entre Keiko y Kenji Fujimori estalló en diciembre, cuando ambos hermanos ocuparon trincheras opuestas ante una primera moción de destitución de Kuczynski, pero se profundizó el martes de esta semana con la difusión de un video comprometedor que precipitó la renuncia del presidente.

Líderes de Fuerza Popular, el partido que lidera Keiko, difundieron el video en que aparece Kenji tratando de convencer a otro legislador fujimorista para que rechazara en diciembre, a cambio de favores políticos, la destitución de Kuczynski.

Minutos después de la difusión de video comenzó el fuego cruzado entre los hermanos.

"Con profunda decepción y dolor el Perú vuelve a ser testigo de negociaciones para la compra de congresistas. Lamento aún más que mi propio hermano se encuentre envuelto en estas prácticas que tanto daño nos hicieron como peruanos y como familia", escribió Keiko en Twitter.

"Lamento las bajezas y actitudes delincuenciales de Fuerza Popular y de mi hermana Keiko al operar con esas actitudes, grabando de manera oculta y tergiversando información", respondió Kenji.

Fue precisamente un video el que precipitó la caída de Alberto Fujimori en el año 2000, al dejar en evidencia las maniobras de su gobierno para comprar votos de legisladores.

"Qué paradojas del destino, con un video cayó el padre de Keiko, ahora con un video hace caer a Kuczynski y Kuczynski se lleva a su hermano. Pero esto no va tampoco a poner en una mejor situación política a Fuerza Popular", dijo a la AFP el analista Luis Benavente.

"Ajuste de cuentas".

Los analistas creen que en el corto plazo Keiko, de 42 años y dos veces candidata presidencial, se anotó un triunfo sobre su hermano menor, de 37 años, quien también tiene ambiciones presidenciales.

"Kenji es difícil que pueda levantar cabeza. Lo peor que le puede suceder a un partido político es lo que le sucedió ayer a Kenji", declaró a la AFP el his-toriador y sociólogo Nelson Manrique.

"Es un ajuste de cuentas (...). A cierto plazo Keiko sería la ganadora, pero creo que ha abierto una caja de pandora", añadió.

El 1º de marzo Kenji renunció al partido de Keiko, un día después de que el exjefe de la constructora brasileña Odebrecht en Perú revelara a fiscales peruanos que en 2011 aportó 1,2 millones de dólares a la campaña electoral de su hermana. La fiscalía mantiene abierta una investigación contra Keiko por este caso.

El menor del clan Fujimori argumentó entonces que el partido de Keiko "ya no tiene autoridad moral".

Y su hermana le devolvió el golpe con la difusión del video comprometedor.

Los desacuerdos públicos entre los hermanos Fujimori comenzaron hace un año y medio, pero se agudizaron en diciembre cuando Kenji lideró a los 10 legisladores fujimoristas que se abstuvieron en la votación en el Congreso y evitaron así que Kuczynski fuera destituido.

Tres días después, Kuczynski indultó a Alberto Fujimori, de 79 años, quien cumplía una condena de 25 años de prisión por dos matanzas perpetradas durante su gobierno (1990-2000).

El perdón presidencial constituyó un triunfo personal para Kenji, pues según analistas, a Keiko no le interesaba conseguir el indulto por temor a que su padre le disputara el liderazgo político.

Hasta la difusión del video, Kenji era el político mejor evaluado por los peruanos, con 48% de aprobación, según un sondeo de Ipsos de febrero. En las dos últimas elecciones fue el candidato al Congreso más votado, pero ahora el Congreso inició un proceso para desaforarlo.

Aunque se mantiene como principal fuerza política en Perú, el partido de Keiko perdió la mayoría absoluta que poseía en el Congreso con la salida de Kenji y de otros 12 legisladores en las últimas semanas.

"Después de casi 500 años tenemos una segunda batalla entre hermanos por el poder en el Perú, la última fue entre Huáscar y Atahualpa que tuvo 200.000 muertos. Este (de los Fujimori) es un enfrentamiento más político y de opinión pública, pero igualmente diría que bastante sangriento", expresó el analista Benavente.

La guerra civil entre Atahualpa y Huáscar debilitó al imperio Inca y facilitó que cayera en manos de los conquistadores españoles.

Las torpezas de PPK.

Pero Kuczynski también cae por decisiones propias, además de las sospechas sobre sus vínculos con Odebrecht y las peleas entre los hermanos Fujimori.

Kuczynski fue elegido presidente en junio de 2016 con una victoria muy ajustada en la segunda vuelta electoral sobre Keiko, cuyo partido Fuerza Popular sí obtuvo una mayoría aplastante en el Congreso.

La pelea con Keiko y los suyos, que tardaron en digerir la derrota, fue dura y despiadada desde el inicio, con un Congreso peruano dirigido a su antojo por los fujimoristas y que apenas dio margen de maniobra al mandatario. Antes de seis meses, los fujimoristas ya habían censurado a un ministro sin mayor motivo evidente que poner en relieve la debilidad del mandatario.

Kuczynski criticó y denunció estas prácticas, pero tuvieron que caer otros cuatro ministros y un gabinete completo antes de que lanzara la amenaza de disolver la cámara, un retraso que desgastó mucho su imagen y que, según algunos críticos, permitió que se fuera debilitando políticamente.

Fue en este período en el que el mandatario optó por aproximarse a Kenji, enfrentado con su hermana Keiko. Pero ya era tarde, su suerte estaba echada.

Vizcarra, el ingeniero llamado a la presidencia

El primer vicepresidente de Perú, Martín Vizcarra, un ingeniero sin vínculos con los partidos políticos tradicionales y que hasta ahora es embajador en Canadá, está llamado a presidir Perú tras la renuncia de Pedro Pablo Kuczynski y completar el período hasta julio de 2021. Vizcarra, que hoy jueves cumple 55 años, fue ministro de Transportes entre junio de 2016 y mayo de 2017, cuando renunció para evitar ser destituido por el Congreso, dominado por el partido Fuerza Popular (derecha populista), que lidera Keiko Fujimori. Quienes lo conocen resaltan su sencillez y aseguran que es un meticuloso gestor, cuidadoso con el gasto público y un convencido de que el desarrollo empieza por la educación.

El pedido de Vázquez por maduro que llegó tarde

Poco antes de que en Lima Pedro Pablo Kuczynski presentara su renuncia, en Montevideo la Presidencia divulgó una carta de Tabaré Vázquez pidiéndole al mandatario saliente peruano que diera marcha atrás en su decisión de no invitar al venezolano Nicolás Maduro a la Cumbre de las Américas el 13 y 14 de abril. "Entiendo que tal decisión no coincide con los propósitos y principios de la Carta de la Organización de Estados Americanos y la Declaratoria de América Latina y el Cari-be", dice Vázquez en la carta. Sin embargo, "más allá de los aspectos estrictamente reglamentarios y formales", Vázquez seña-ló que las exclusiones, "lejos de ayudar a superar las diferencias y resolver los problemas, los agravan".

Presidentes destituidos o forzados a renunciar

En Perú, Alberto Fujimori fue destituido en 2000, "por incapacidad moral permanente". Pero el Congreso lo hizo después de que él se hubiera marchado a Japón, desde donde renunció por fax en medio de un escándalo de corrupción. Vivió en Japón varios años. Extraditado de Chile en 2007, fue condenado a 25 años de cárcel por crímenes contra la humanidad, pero fue indultado por Pedro Pablo Kuczynski en la víspera de Navidad de 2017.

En Brasil, Dilma Rousseff, electa en 2010, fue destituida el 31 de agosto de 2016 por más de dos tercios de los senadores, acusada de maquillar las cuentas públicas, tras un controvertido proceso. Fernando Collor de Mello, acusado de corrupción pasiva, dimitió en 1992, lo cual no impidió que el Senado votase al día siguiente su destitución.

En Paraguay, Fernando Lugo fue destituido en 2012 "por mal desempeño de sus funciones", en un juicio político por el Senado.

En Ecuador, Abdalá Bucaram, acusado de desvío de fondos públicos, fue destituido en 1997, seis meses después de su investidura.

En abril de 2005, en medio de una revuelta popular, Lucio Gutiérrez, acusado de colocar a allegados en la Corte Suprema de Justicia, fue destituido por el Parlamento.

En Venezuela, Carlos Andrés Pérez, acusado de malversación y enriquecimiento ilícito, fue cesado en mayo de 1993.

En Guatemala, Otto Pérez, acusado de corrupción aduanera, se vio privado de su inmunidad por el Parlamento el 1º de septiembre de 2015. Ante el riesgo de ser destituido, renunció y fue a prisión preventiva.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)