Publicidad

Gobiernos de izquierda de la región toman distancia de Israel por bombardeos en Gaza

Bolivia cortó vínculos diplomáticos con Israel, mientras que Chile y Colombia convocaron en consulta a sus embajadores en Tel Aviv. Israel acusó a estos dos de alinearse “con Venezuela e Irán en apoyo al terrorismo de Hamás”.

Compartir esta noticia
Guerra entre Israel y Hamás
El ejército israelí informó que 16 de sus soldados murieron desde el martes en enfrentamientos con Hamás
Foto: AFP fotos

Redacción El País
El ataque terrorista de Hamás y la guerra que le siguió está provocando crisis diplomáticas de Israel con países de Sudamérica. El martes, Bolivia rompió relaciones con Israel, en tanto Chile y Colombia convocaron en consulta a sus embajadores en Tel Aviv. En los tres casos en protesta por los bombardeos israelíes sobre objetivos de Hamás en la Franja de Gaza. Y en los tres casos los países latinoamericanos implicados tienen gobiernos de izquierda.

El presidente boliviano Luis Arce fue el primero de Latinoamérica en cortar vínculos con Israel desde que estalló la guerra en Hamás. Antes de romper relaciones con Israel, Arce se reunió con el embajador palestino, Mahmoud Elalwani, y expresó su rechazó a “los crímenes de guerra que se cometen en Gaza” y abogó por un territorio para los palestinos sin ocupación israelí.

Israel respondió acusando a Bolivia de capitular frente al terrorismo. “La decisión del gobierno de Bolivia de cortar los lazos diplomáticos con Israel es una capitulación frente al terrorismo y al régimen de los ayatolás de Irán”, afirmó ayer miércoles el portavoz del ministerio israelí de Relaciones Exteriores, Lior Haiat.

“El gobierno boliviano se alinea con la organización terrorista Hamás, que masacró a más de 1.400 israelíes y secuestró a 240 personas, entre ellas niños, mujeres, bebés y ancianos”, agregó en referencia al ataque del 7 de octubre.

En su declaración, las autoridades bolivianas no mencionaron el violento ataque de Hamás en territorio israelí.

Hamás, por su lado, saludó el anuncio de Bolivia expresando su “gran estima” por la decisión, e instó “a los países árabes que han normalizado sus relaciones” con Israel a hacer lo mismo.

Bolivia ya había roto en otras ocasiones las relaciones con Israel, que datan de 1969. En 2009, el gobierno de Evo Morales tomó la misma determinación por un ataque israelí en la Franja de Gaza. Las relaciones volvieron una década después en el gobierno Jeanine Áñez.

Chile, por su parte, llamó a consultas en la noche del martes a su embajador en Tel Aviv por “las inaceptables violaciones del Derecho Internacional Humanitario en que ha incurrido Israel en la Franja de Gaza”, según un boletín de la cancillería del gobierno de Gabriel Boric. “Chile condena enérgicamente y observa con gran preocupación que dichas operaciones militares -que a estas alturas de su desarrollo comportan un castigo colectivo a la población civil palestina en Gaza- no respetan normas fundamentales”, indicó el gobierno de Boric.

En la misma línea, el presidente de Colombia, Gustavo Petro, convocó a su embajadora en Tel Aviv. “Si Israel no detiene la masacre del pueblo palestino no podemos estar allá”, añadió Petro en su cuenta de X.

Ayer miércoles Israel acusó a Colombia y Chile de alinearse “con Venezuela e Irán en apoyo al terrorismo de Hamás”.

“Israel espera que Colombia y Chile apoyen el derecho de un país democrático a proteger a sus ciudadanos y exijan la liberación inmediata de los secuestrados” en Gaza, y “que no se alineen con Venezuela e Irán en apoyo al terrorismo de Hamás”, dijo un portavoz del Ministerio de Exteriores de Israel.

Remarcó además que entre las víctimas del ataque del 7 de octubre “hay ciudadanos de Colombia, Chile y otros países latinoamericanos”.

“El Estado de Israel está librando una guerra que le fue impuesta, una guerra contra una organización terrorista que utiliza a los ciudadanos de Gaza como escudos humanos, comete crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, y viola los derechos humanos de los ciudadanos de Gaza, así como de los ciudadanos de Israel”, denunció el portavoz de Exterior, Lior Hayat.

En Argentina también hay polémica por la posición del gobierno saliente de Alberto Fernández. La Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) cuestionó ayer miércoles la decisión del Gobierno argentino de condenar el ataque israelí a un campo de refugiados en la Franja de Gaza y pidió diferenciarse de las “posiciones pusilánimes de algunos países de la región”.

En un comunicado, la entidad expresó que “condena las críticas vertidas por la Cancillería argentina hacia Israel por su respuesta militar al criminal atentado terrorista de Hamás del 7 de octubre”.

La DAIA aludió al “derecho a la defensa que tiene un Estado democrático ante el brutal ataque en el que fueron asesinadas más de 1.400 personas, se hirieron a miles y se secuestraron a 239” personas, de las cuales 21 son argentinos, dijo.

“Es momento de diferenciarse de las posiciones pusilánimes de algunos países de la región que han decidido romper relaciones con Israel y condenar su legítimo derecho a la defensa”, reclamó la entidad.

“Es indispensable que Argentina, al igual que la comunidad internacional, eleve su voz y repudie explícitamente la violencia desencadenada por Hamás que pretende asesinar judíos y llevar nuevamente al Medio Oriente por el camino de la muerte y la destrucción”, afirmó la DAIA. (AFP, EFE)

Evacuan a 76 heridos y 335 extranjeros de Gaza

Nuevo ataque a un campo de refugiados palestinos en la Franja

Decenas de heridos y centenas de extranjeros salieron ayer miércoles de Gaza hacia Egipto, en la primera evacuación desde el inicio de la guerra el 7 de octubre. Un total de 76 heridos pasaron en ambulancias la puerta de Rafah, en el sur del enclave, así como 335 personas con pasaportes extranjeros.

Se trata de la primera vez que se abre algún paso del enclave donde viven casi 2,4 millones de personas.

Coincidiendo con la apertura temporaria de Rafah, hubo un nuevo bombardeo al campo de refugiados de Jabaliya, en el norte de la Franja.

Ese campo ya había sido bombardeado el martes, con el objetivo, cumplido, de eliminar a uno de los dirigentes de Hamás implicado en el ataque del 7 de octubre, informó el ejército israelí.

La operación dejó 47 muertos, entre los cuales figurarían siete rehenes, tres de ellos extranjeros, de acuerdo con Hamás, en el poder en la Franja de Gaza desde 2007.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, se dijo “horrorizado” y deploró “la muerte de palestinos, entre ellos mujeres y niños, en ataques aéreos israelíes en zonas residenciales del campo de refugiados de Jabaliya”.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos afirmó que, esos bombardeos podrían “constituir crímenes de guerra”.

Israel denuncia que Hamás se retiene combustibles de hospitales

El Ejército israelí denunció que Hamás se apoderó de combustible almacenado en los hospitales de Gaza, incluso contra el criterio de los propios directivos y responsables hospitalarios. El Ejército presentó ayer miércoles una grabación de audio de una conversación telefónica, supuestamente interceptada por los servicios de inteligencia israelíes, en la que se escucha a dos hombres hablando en árabe, uno de los cuales es identificado como “residente en Gaza y comandante de Hamás” y el otro como “personal de un centro hospitalario”.

“A pesar de su naturaleza sensible, esta información de inteligencia interceptada está siendo desclasificada para exponer la cínica explotación de los recursos humanitarios por parte de Hamás en la Franja de Gaza”, indicó un comunicado del Ejército. “El vídeo confirma que Hamás controla la distribución de energía en Gaza, priorizando las necesidades terroristas sobre las necesidades de su población civil”, señala.

De acuerdo con la grabación, el comandante de Hamás -en concreto del denominado “Batallón Yabalia Occidental” del grupo islamista- alude repetidamente a que este “toma combustible de las existencias del hospital”, porque dice que está “trabajando como gobierno por el bien del país”, ante lo que su interlocutor termina acatando la orden pese a que advierte de que no es conveniente.

Ataque de los Hutíes de Yemen

Aparece un tercer frente

El ataque el martes con drones y misiles por parte de los hutíes de Yemen llevó ayer miércoles a Israel a desplegar buques lanzamisiles en el mar Rojo, que aparece como un tercer frente en el marco de la guerra contra Hamás en Gaza y Hezbulá en Líbano.

El sonido este martes de las alarmas antiaéreas en la ciudad de Eilat, en el extremo sur de Israel y a las costas del mar Rojo, no fue un llamado de alerta solo para los residentes de la turística localidad balnearia sino también para buena parte de Oriente Medio. Horas después, se confirmó que se trató de un ataque por parte de los rebeldes hutíes, chiíes proiraníes del Yemen.

Si bien los ataques fueron neutralizados por los sistemas de defensa israelíes, la agresión por parte de los hutíes profundiza aún más la dimensión regional del conflicto entre Israel y Hamás en la Franja de Gaza.

“Los recientes acontecimientos en Yemen nos dicen que la crisis en Israel y Palestina tiene un potencial importante para extenderse a otras partes de Oriente Medio”, explica a EFE Giorgio Cafiero, CEO de la consultora Gulf State Analytics y profesor adjunto de la Universidad de Georgetown.

La guerra entre Israel y Hamás en Gaza se extendió rápidamente a otros territorios, principalmente Cisjordania y a las fronteras israelí con Siria y con Líbano.

De hecho, el Ejército israelí y el grupo chií libanés Hezbul tuvieron ayer la vigesimoquinta jornada consecutiva de intercambios de fuego, y de los que han participado también milicias palestinas asentadas en el sur del país árabe.

En su mensaje el martes de reivindicación de los ataques contra Israel, el portavoz militar del grupo yemení, Yahya Sarea, criticó duramente el “silencio árabe” respecto a los bombardeos israelíes contra Gaza. Subrayó además que su agresión contra Israel responde a la “responsabilidad y deber religioso y moral” del grupo y a los llamamientos de su pueblo.

A esto se suma que Irán dijo ayer miércoles que podría intervenir en la guerra en Gaza si no se alcanza pronto un alto el fuego, pues considera que toda la región es su “hogar”. El ministro de Exteriores iraní, Hosein Amir Abdolahian, de visita en Turquía, hizo esa amenaza velada: “Esta es nuestra región, nuestro hogar, y no esperaremos el permiso de nadie para tratar con lo que ocurre en nuestro hogar”.

No precisó cómo Irán llevaría a cabo una posible intervención, pero recordó que Hezbolá, que opera desde Líbano con el apoyo iraní, se ha convertido en un grupo muy poderoso.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

IsraelHamás

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad