La corrupción en Brasil

Gobernador de Río de Janeiro cayó en la trama del Lava Jato

Pezão está acusado de recibir sobornos y desviar dinero público al exterior.

Luis Fernando Souza, conocido como Pezão (pie grande en portugués). Foto: AFP
Luis Fernando Souza, conocido como Pezão (pie grande en portugués). Foto: AFP

Un mes antes de dejar el cargo, el gobernador de Río de Janeiro, Luiz Fernando Pezão, cayó en la red del Lava Jato. Pezão fue detenido ayer jueves acusado de recibir millonarios sobornos y de integrar una organización que desvió dinero público al extranjero.

"De acuerdo con las investigaciones (...) el gobernador integra el núcleo político de una organización criminal que, a lo largo de los últimos años, cometió varios crímenes contra la administración pública, especialmente corrupción y lavado de dinero", denunció la Fiscalía General.

Pezão fue elegido gobernador en 2014 por el Movimiento Democrático Brasileño (MDB). Luiz Fernando Souza es conocido como "Pezão" (pie grande, en portugués) debido al tamaño 47 de su zapato. Afectado por un cáncer en 2016, estuvo fuera del cargo por unos meses, y pasó parte de su recuperación en su natal Piraí, una pequeña ciudad en una zona rural a 100 km de Río.

La Policía efectuó ayer registros en el Palacio del Gobierno, el Palacio de Laranjeiras —residencia oficial— y las residencias particulares del gobernador en Río y en la ciudad de Piraí y detuvo también a los secretarios de Obras Públicas, José Iran Peixoto, y Gobierno, Luiz Carlos Vidal Barroso.

El gobernador fue detenido temprano de mañana en el Palacio Laranjeiras, y fue llevado a la sede de la Policía Federal (PF), como parte de la operación "Boca del Lobo".

Pezão, de 63 años, vestía una camisa de manga larga de tono gris y un pantalón oscuro. No llevaba esposas y era escoltado por agentes policiales.

El mandatario es acusado de recibir sobornos entre 2007 y 2014, cuando era vicegobernador de su aliado Sergio Cabral, quien está preso por cargos de corrupción. Los pagos se habrían extendido hasta 2015, cuando ya era gobernador, afirma la Fiscalía.

La orden de prisión fue solicitada por la Fiscal General de Brasil, Raquel Dodge, y se sustenta en peritajes contables y en la confesión premiada de Carlos Miranda, operador financiero de Cabral.

Pezão habría recibido de empresas y proveedores contratados por el gobierno de Río de Janeiro una mensualidad de 150.000 reales (unos 40.000 dólares al cambio actual), además de un bono por 1 millón de reales (unos 263.000 dólares), dijo el delator. Según la fiscalía, la organización del gobernador envió remesas de grandes cuantías al exterior, desviando dinero público.

Todos los gobernadores electos de Río de Janeiro entre 1998 y 2014 fueron detenidos, pero Pezão es el primero en ser apresado en pleno ejercicio del cargo. Anthony Garotinho (1999-2002) y Rosinha Matheus (2003-2007) pasaron por prisión por delitos electorales. Cabral (2007-2014) está preso desde 2016, acusado de recibir sobornos a cambio de obras públicas, incluyendo las de remodelación del estadio Maracaná para el Mundial 2014. Sus condenas suman más de 180 años de cárcel.

El gobernador electo en octubre, Wilson Witzel, remitió ayer jueves un comunicado para afirmar que "la transición no será afectada". Witzel, un exjuez integrante del Partido Social Cristiano, recibió en la campaña electoral en Río el apoyo del presidente electo Jair Bolsonaro.

Desangrado, intervenido y ganado por la violencia

Las corruptelas atribuidas a los cuatro últimos gobernadores de Río de Janeiro desangran al estado más emblemático de Brasil. La crisis que vive el estado, que ha tenido que recortar el presupuesto para la salud y frenar inversiones, es tan solo un ejemplo de los efectos que han dejado los desvíos que ha sufrido. También ha sido el detonante de la ola de violencia que azota al estado y que en 2017 cobró la vida de 6.731 personas. La intervención federal, medida implementada por el presidente Michel Temer desde el pasado 16 de febrero y que dejó en manos del Ejército el control del orden público en todo el estado, no ha frenado la violencia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)