BATALLA JUDICIAL

Los gigantes de Internet en la mira de EE.UU.

La demanda presentada esta semana contra Facebook se suma a la de octubre contra Google; Apple y Amazon están bajo investigación

Estados Unidos acusa a Facebook de aprovecharse de su posición dominante en el mercado. Foto: AFP
Estados Unidos acusa a Facebook de aprovecharse de su posición dominante en el mercado. Foto: AFP

La demanda que Estados Unidos presentó esta semana contra Facebook hace presagiar una feroz batalla judicial que busca obligar a este gigante de internet a desprenderse de dos de sus aplicaciones estrellas -Instagram y WhastsApp-, cada vez más importante de su modelo de negocio. La arremetida contra Facebook supone un nuevo paso en la batalla abierta por las autoridades estadounidenses contra los gigantes de internet, después de la demanda presentada en octubre contra Google por presuntas prácticas monopolísticas de su buscador.

La Comisión de Competencia de Estados Unidos (FTC) y fiscales que representan a 48 estados y territorios del país presentaron una demanda contra Facebook el miércoles alegando que abusó de su posición dominante con sus grandes adquisiciones para neutralizar a la competencia.

En particular, culpan a Facebook por las adquisiciones de Instagram, en 2012 por 1.000 millones de dólares, y del servicio de mensajería WhatsApp, en 2014 por 22.000 millones de dólares. También critican las condiciones impuestas por Facebook a los desarrolladores de software.

Ahora, las autoridades de Estados Unidos -que en su momento aprobaron estas adquisiciones- quieren que se obligue a Facebook a deshacerse de ellas, que figuran entre las más usadas del mundo.

“Las acciones de Facebook para afianzar y mantener su monopolio niegan a los consumidores los beneficios de la competencia”, dijo Ian Conner, director de la Oficina de Competencia de la FTC.

“Nuestro objetivo es revertir la conducta anticompetitiva de Facebook y restaurar la competencia para que la innovación y la libre competencia puedan prosperar”, agregó.

La FTC está pidiendo a los tribunales que eventualmente obliguen a Facebook a revender Instagram y WhatsApp. La agencia también quiere que el grupo dirigido por Mark Zuckerberg deje de obligar a los desarrolladores a aceptar ciertas condiciones y le pida luz verde para cualquier operación de adquisición.

Los fiscales por su parte reclaman ser notificados de cualquier adquisición superior a 10 millones de dólares que la red social quisiera realizar.

Mark Zuckerberg. Foto: EFE
Mark Zuckerberg. Foto: EFE

Facebook ha rechazado las acusaciones de monopolio, argumentando que los consumidores tienen muchas opciones sobre cómo interactuar en línea. Facebook dijo que entregará una respuesta detallada luego de revisar el caso, pero advirtió: “Años después de que la FTC autorizara nuestras adquisiciones, el gobierno ahora quiere una nueva revisión sin tener en cuenta el impacto que tendría el precedente en la comunidad empresarial más amplia o en las personas que eligen nuestros productos todos los días”.

El caso tiene mucho que ver con la gran cantidad de datos que recopila Facebook de unos 3.000 millones de usuarios en todo el mundo.

“Facebook ha estado dedicando su tiempo a vigilar la información personal de los usuarios y sacar provecho de ella”, dijo la fiscal general del estado de Nueva York, Letitia James. “Ninguna empresa debería tener tanto poder sin control sobre nuestra información personal y nuestras interacciones sociales”. Según James, “en lugar de competir en base a los méritos, Facebook usó su poder para suprimir la competencia y así poder aprovecharse de los usuarios y ganar miles de millones convirtiendo los datos personales en una vaca lechera”.

Esta demanda es solo el primer paso de una batalla legal que se prevé larga y en la que Facebook contará con recursos económicos casi infinitos para su defensa. Entre enero y septiembre, Facebook facturó casi 58.000 millones de dólares, con unos beneficios de prácticamente 18.000 millones, un 61% más que el año anterior gracias al aumento de la publicidad online durante la pandemia.

La FTC anunció a principios de este año que revisaría las adquisiciones realizadas por cinco grandes firmas del sector tecnológico durante la última década. La mira está dirigida desde 2010 hacia Amazon, Apple, Facebook, Microsoft y la matriz de Google, Alphabet, en medio de crecientes quejas sobre plataformas tecnológicas que han dominado sectores económicos clave.

Francia multó a Google y Amazon

Francia multó a Google y a Amazon con 100 y 35 millones de euros respectivamente (120 y 42 millones de dólares) por no cumplir con la legislación sobre ‘cookies’ (rastreadores de publicidad). La Comisión Nacional de Informática y Libertades (CNIL) criticó en particular a Google.fr y Amazon.fr por la práctica de colocar ‘cookies’ publicitarias en los ordenadores de los internautas “sin su consentimiento previo”. Además, los avisos de información mostrados durante la consulta de estas páginas no contenían, en el momento de los controles de la CNIL, “informaciones suficientemente claras como para que el internauta sepa para qué sirven estas ‘cookies’ y cómo puede rechazarlas”, según la Comisión. Junto con las multas, la CNIL “ordena a las empresas modificar sus avisos de información, en un plazo de tres meses”, con una multa de 100.000 euros por cada día de retraso tras la expiración de este plazo. Las infracciones constatadas por la CNIL “atentan contra la vida privada de los internautas en su vida diaria digital”, ya que “permiten recabar numerosa información sobre las personas, sin su consentimiento, para después poder proponerles publicidad” personalizada, según la CNIL. En 2019 la CNIL ya había impuesto una multa de 50 millones de euros (60,5 millones de dólares) a Google por el uso de los datos personales de los usuarios del sistema de explotación móvil Android.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados