ARGENTINA

Fuerte defensa de Macri de su gestión: “Salimos del pantano”

Agitada sesión para escuchar al presidente en el arranque del año electoral.

Mauricio Macri y Gabriel Michetti. Foto: AFP.
Mauricio Macri y Gabriel Michetti. Foto: AFP.

A solo ocho meses de las elecciones de octubre que lo tendrán disputando la reelección, Mauricio Macri pronunció ayer viernes una ardorosa defensa de su gestión, al presentar su rendición de cuentas en el arranque del año legislativo en Argentina.

El tono usado por Macri fue más propio de una tribuna electoral que de una sesión solemne del Congreso. Y el clima en la cámara acompañó, con las bancas de la oposición luciendo carteles de “#HayOtroCamino”, “Fuera Yanquis de Venezuela y de América Latina” y “Basta de Despidos”.

“El recinto de la Cámara de Diputados se convirtió en el escenario del primer acto de la campaña electoral, con una Asamblea Legislativa que reflejó como nunca antes la grieta política que divide al país entre oficialismo y oposición, con momentos de alta tensión y que rozó el escándalo durante varios pasajes del discurso de Mauricio Macri”, decía una de las crónicas de ayer en su web el diario La Nación.

“Al duelo de gritos y aplausos entre legisladores del oficialismo y de la oposición se sumó el bochorno de la irrupción en el recinto de Joanna Picetti, candidata de Cambiemos que no pudo asumir su banca por tener una denuncia por maltrato infantil, que vulneró todos los controles de seguridad para interrumpir a los gritos las palabras presidenciales”, agregaba el diario.

En ese clima Macri reivindicó su gestión. “Hoy Argentina está mejor parada que en 2015. Seguimos haciendo cambios profundos. Salimos del pantano”, afirmó en una arenga vehemente e interrumpida por ovaciones de legisladores oficialistas.

“Los argentinos estamos haciendo cambios profundos para no volver atrás”, sentenció. “Si no hubiéramos tomado las decisiones que tomamos, la economía hubiera colapsado”, dijo luego.

Argentina respira con la ayuda del Fondo Monetario Internacional (FMI), que le prestará 57.000 millones de dólares entre 2018 y 2021. A cambio le pidió un plan de ajuste.

Al justificar el severo recorte del gasto público, Macri dijo que “el déficit fiscal es lo que provoca la inflación y la pobreza”, y recordó su objetivo comprometido ante el FMI de “déficit fiscal cero”.

“Estoy convencido de que lograr un equilibrio fiscal sin parches en 2020 y 2021 será el acto de justicia social más importante que hayamos hecho en 70 años”, aseveró.

Macri dijo que “algunos cambios requieren paciencia” y que “no hay vuelta atrás” con las políticas que se están aplicando, pese a que la inflación acumula un 50% interanual, la pobreza no baja, cierran fábricas y comercios y hubo casi 200.000 asalariados despedidos en 2018, según cifras oficiales.

“Estamos en el camino correcto”, insistió sin embargo Macri,

El presidente dijo que cuando llegó al Gobierno en 2015 la economía argentina no crecía desde 2012. “Cuando empezábamos a crecer y a asomar la cabeza, tuvimos tres shocks imprevistos. Salida de capitales de mercados emergentes, la sequía y la causa de los cuadernos”, recordó en referencia al caso de corrupción que afecta a poderosos empresarios, a funcionarios kirchneristas y hasta a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Lograr erradicar la pobreza ha sido su principal objetivo. “Desde el momento en que empezamos a medir la pobreza comenzamos a ver una tendencia a la baja durante dos años, pero lamentablemente, producto de lo que describí, la pobreza ha vuelto a los niveles de antes”, asumió, y recalcó que, a pesar de todo, se consiguió sanear las estadísticas, muy cuestionadas durante el kirchnerismo.

El mandatario enfrentó a quienes le gritaban “mentiroso”.

“Los gritos y los insultos no hablan de mí, hablan de ustedes, señores. Yo estoy acá por el voto de la gente. Y por primera vez enfrentamos como país las dificultades sin apelar a soluciones demagógicas”, sentenció.

Añorando sus años de presidente de Boca Junios, Macri cerró el discurso al grito: “¡Vamos Argentina, vamos Argentina!”.

Una de las mayores encuestadoras del país, Poliarquía, acaba de revelar que 64% de los argentinos desaprueba la gestión de Macri. Pero nadie sabe si la mayor rival del presidente en los sondeos, Cristina Kirchner, presentará su candidatura para octubre. Por ahora la Justicia la tiene acorralada con más de una decena de casos por presunta corrupción. La expresidenta fue la gran ausente en la sesión de ayer.

El mensaje de Macri fue fuertemente cuestionado por la oposición. “No hubo ningún proyecto, no hubo ninguna idea hacia el futuro más que frases vincula- das a una retórica vacía de contenido y como si fuera un candidato que no gobierna”, dijo Graciela Camaño, diputada del Frente Renovador.

Para el legislador kirchnerista Agustín Rossi, ayer “empezó la campaña electoral del presidente a su reelección” pues su discurso fue una “arenga” política.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)