REBROTE

Del festejo a la preocupación en cuestión de días: ¿qué pasó en Nueva Zelanda con el COVID-19?

Nueva Zelanda registró dos casos positivos del nuevo coronavirus luego de 25 días sin que se notificara ningún contagio en el país.

Jacinda Ardern, primera ministra neozelandesa. Foto: AFP.
Jacinda Ardern, primera ministra neozelandesa. Foto: AFP.

El martes 9 de junio Nueva Zelanda se consagró como uno de los primeros países del mundo en regresar a la normalidad. Ya no tenía ningún infectado de coronavirus en su territorio y se tomó la decisión de relajar las medidas que se habían establecido para contener el avance del virus. Esto, entre otras cosas, implicó que los ciudadanos pudieron retornar a sus trabajos y reanudar sus actividades cotidianas. 

Sin embargo, una semana después de que el mundo aplaudiera la derrota del virus y tras 25 días sin que se notificara ningún contagio, el país registró dos nuevos casos de coronavirus. Pero, ¿qué fue lo que pasó? 

Esas dos nuevas personas portadoras de COVID-19 llegaron desde Reino Unido. Por un error de control, las mujeres pudieron abandonar la cuarentena antes de lo previsto sin ser examinadas, pese a que presentaban síntomas leves. 

A pesar de que ambas fueron encontradas y diagnosticadas como portadoras del virus, ya habían recorrido los 650 kilómetros que separan las ciudades de Auckland y Wellington.

Ambas fueron autorizadas a viajar seis días después de su llegada al país océanico. Ante esto, las autoridades neozelandesas contactaron a otras 320 personas que coincidieron con ellas para pedirles que se sometieran a las pruebas para detectar el virus.

Jacinda Ardern, primera ministra neozelandesa y quien ha sido la cara del gobierno frente a la pandemia, consideró "absolutamente absurdo" que no hubieran sido examinadas antes. Además, decidió que los controles fronterizos debían reforzarse. Por lo tanto, el miércoles encargó la vigilancia de las fronteras y los centros de cuarentena al ejército.

Es un "fallo inaceptable del sistema", dijo Ardern. A su vez, expresó que ese error "no debe pasar y no debe repetirse", al insistir firmemente en que "el control de nuestras fronteras tiene que ser riguroso".

A este viernes hay tres casos activos de COVID-19 en Nueva Zelanda. Desde que llegó el virus se confirmaron 1.157 casos y hubo 22 muertes, según cifras oficiales. 

Este viernes, en su boletín diario para actualizar las cifras del nuevo coronavirus en el país, el director general de Salud, Ashley Bloomfield, tuvo de todas maneras buenas noticias para dar en una semana marcada por la reaparición de contagios: “Hoy el país tuvo cero casos nuevos de COVID-19”.

Con información de AFP, EFE y REUTERS

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error