Publicidad

Biden pide al Congreso US$ 105.000 millones: la ayuda se destinará a Israel, Ucrania y México

El presidente de Estados Unidos confía que esa inversión será determinante para las derrotas de Hamás en Gaza y de Rusia en Ucrania.

Compartir esta noticia
Joe Biden
La mayoría de los destinado a Ucrania e Israel es para armamento.
Foto: AFP

AFP
Joe Biden pidió ayer viernes al Congreso de Estados Unidos un paquete de más de 105.000 millones de dólares para ayudar a Israel y Ucrania, abordar la crisis migratoria y contrarrestar a China, pero podría quedar en nada debido al caos en la Cámara de Representantes.

El jueves Biden vinculó el ataque del grupo terrorista Hamás a Israel con la invasión rusa de Ucrania por parte del presidente ruso Vladimir Putin, diciendo que ambos pretenden “aniquilar” democracias.

Para Biden, Estados Unidos debe seguir siendo “un faro” para el mundo y alejarse de Ucrania y dar la espalda a Israel “simplemente no vale la pena”. En su opinión las enormes sumas (61.400 millones de dólares para Ucrania, de los cuales 30.000 millones en armas, y 14.000 millones para Israel, de los cuales 10.600 millones en armas) protegerían los intereses estadounidenses para las generaciones futuras.

Pero cae en mal momento: el Congreso no puede aprobar el más mínimo proyecto de ley desde hace casi tres semanas porque los republicanos no se ponen de acuerdo para elegir un presidente de la Cámara de Representantes, donde tienen mayoría. El anterior fue destituido por un grupo favorable al exmandatario Donald Trump.

Ayer viernes la Cámara seguía en un callejón sin salida, con la tercera derrota en cuatro días de un aliado de Trump: Jim Jordan.

“El mundo está observando y los estadounidenses esperan, con razón, que sus líderes se unan y cumplan estas prioridades”, dijo Shalanda Young, directora de la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca, en una carta al Congreso.

En un comunicado, el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, prometió una acción rápida en la cámara alta, controlada por el Partido Demócrata de Biden, y llamó a los republicanos a unirse “para aprobar esta financiación tan necesaria”.

Los republicanos son reacios a aumentar la ayuda militar a Ucrania, pero apoyan a Israel y exigen desde hace meses más firmeza en materia migratoria y contra China.

Esto explica que el megapaquete de ayuda de Biden junte crisis completamente dispares.

Biden tiende la mano a los republicanos al pedir 13.600 millones de dólares para reforzar la frontera con México, gestionar la migración irregular y luchar contra el tráfico de fentanilo, fabricado sobre todo por los carteles de la droga mexicanos. “Los republicanos del Congreso deben dejar de jugar a juegos políticos con la seguridad fronteriza”, afirma el documento enviado al Congreso.

Biden asegura haber logrado “avances” con su política de “vías legales” de entrada de migrantes al país, como los permisos humanitarios de reunificación familiar, la aplicación de teléfono móvil (CBP One) y las oficinas de gestión migratoria en Colombia, Costa Rica y Guatemala, y próximamente en Ecuador. Pero “necesita más fondos”.

El dinero iría destinado a enviar 1.300 agentes de la patrulla fronteriza adicionales para trabajar junto a los 20.200 ya financiados en el presupuesto del año fiscal 2024, tecnología de última generación para detectar fentanilo en los puertos de entrada, 1.000 policías más y otros 1.600 agentes de asilo.

Biden también quiere aumentar los jueces de inmigración, las subvenciones para la provisión de alimentos y refugio para los migrantes y ampliar las “vías legales”.

Los republicanos llevan meses quejándose de que Biden, que se presenta a su reelección en las presidenciales de 2024, no hace lo suficiente para frenar la entrada de migrantes.

El paquete de ayuda financiera de la Casa Blanca también incluye 7.000 millones de dólares para contrarrestar a China y fortalecer a los aliados en la región de Asia y el Pacífico, y más de 9.000 millones de dólares para asistencia humanitaria para Gaza, Ucrania e Israel.

Además

Ucrania aliviada, Rusia muy molesta

Ucrania se mostró aliviada por la ayuda urgente de unos 61.400 millones que la Casa Blanca pidió ayer al Congreso, mientras sus tropas prosiguen el asalto en el lado izquierdo del río Dniéper en la región sureña de Jersón e intentan impedir los avances rusos en el este.

“Agradezco al presidente (de EE.UU., Joe) Biden, al Congreso y al pueblo estadounidense su firme apoyo”, dijo el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, en su discurso nocturno.

Zelenski hizo esta declaración tras una conversación telefónica con Biden, quien poco después anunció el paquete multimillonario de ayudas para Ucrania e Israel.

“Hablamos de apoyo en materia de defensa, y de que los (misiles de precisión) ATACMS pueden ayudarnos a acelerar la liberación de Ucrania del ocupante”, reveló Zelenski.

Rusia, por su parte, consideró que EE.UU. empuja al mundo a un “profundo abismo” con más ayuda para Ucrania e Israel. “El mundo que sigue a EE.UU. continúa cayendo en un profundísimo abismo. Se toman decisiones que no solo son el testimonio del irreversible deterioro mental de quienes las toma, sino de la pérdida de lo que quedaba de vergüenza”, escribió en Telegram el vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, Dmitri Medvédev.

En cuanto a la situación sobre el terreno, Zelenski visitó ayer una unidad de la guardia de fronteras desplegada en la provincia de Jersón.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad