TENSIÓN POLÍTICA

Estados Unidos: Trump sigue atrincherado en la Casa Blanca y bloquea la transición a Biden

Trump está bloqueando el acceso del demócrata a las instalaciones y la financiación previstas por ley para ayudar al presidente entrante a interiorizarse de los asuntos de gobierno.

Joe Biden, presidente electo de Estados Unidos. Foto: AFP
El presidente electo ya habló con varios líderes europeos. Foto: AFP

Una semana después de las elecciones en Estados Unidos, Donald Trump sigue sin admitir su derrota frente al demócrata Joe Biden: atrincherado en la Casa Blanca, el presidente saliente reclama su triunfo y bloquea el proceso de transición.

“¡Ganaremos!”, tuiteó Trump ayer martes en mayúsculas, agregando: “Estamos progresando mucho. Los resultados comienzan a llegar la próxima semana. ¡Hagamos a Estados Unidos grande otra vez!”.

En una decisión sin precedentes en un presidente estadounidense, Trump se niega a ceder ante Biden y presenta impugnaciones judiciales.

Varios pleitos fueron desestimados casi de inmediato y el resto no tiene prácticamente ninguna posibilidad de anular las victorias de Biden en varios estados.

Desde la jornada electoral del 3 de noviembre, Trump ha hecho pocas apariciones públicas y parece haber dejado de lado los deberes presidenciales.

Sus únicas actividades conocidas fuera de la Casa Blanca han sido jugar golf dos veces en el fin de semana, después de que Biden fuera declarado ganador.

Las reuniones confidenciales de inteligencia, de rutina para un presidente, han estado fuera de la agenda diaria. Tampoco mencionó el dramático repunte de la pandemia del COVID-19 en todo el país.

Y sus conferencias de prensa, entrevistas con la cadena Fox News o sesiones improvisadas de preguntas y respuestas con periodistas en la Casa Blanca, que alguna vez fueron casi diarias, desaparecieron.

En lugar de eso, Trump ha pasado gran parte de su tiempo tuiteando, principalmente sobre sus afirmaciones de que le robaron la elección.

La única acción presidencial significativa de Trump ha sido el despido abrupto del secretario de Defensa, Mark Esper, el lunes, también por Twitter.

Trump visitará hoy miércoles el cementerio nacional de Arlington, en lo que será su primera aparición pública desde el anuncio del sábado de que Biden ganó. Trump y la primera dama Melania Trump visitarán el cementerio para conmemorar el Día de los Veteranos.

Donald Trump. Foto: Reuters.
Donald Trump. Foto: Reuters.

Transición bloqueada.

Hace cuatro años Trump obtuvo su sorpresiva victoria sobre Hillary Clinton y recorrió la Casa Blanca por primera vez como invitado del saliente presidente demócrata Barack Obama. Esa cortesía hacia los presidentes electos es una vieja tradición, que destaca el respeto casi sagrado por la transferencia pacífica del poder.

Trump ahora está rompiendo otra costumbre muy arraigada. No solo no ha invitado a Biden a la Oficina Oval, sino que está bloqueando el acceso del demócrata a las instalaciones y la financiación previstas por ley para ayudar al presidente entrante a interiorizarse de los asuntos de gobierno.

Las especulaciones abundan en Washington sobre quién, si es que hay alguien, en el círculo íntimo de Trump finalmente lo persuadirá de que se vaya.

George W. Bush, el único expresidente republicano vivo, ya felicitó a Biden por su victoria.

Joe Biden, presidente electo de Estados Unidos, en conferencia de prensa. Foto: AFP.
Joe Biden, presidente electo de Estados Unidos, en conferencia de prensa. Foto: AFP.

Sin embargo, el lunes el líder republicano en el Congreso, el senador Mitch McConnell, dijo que Trump estaba “100% en su derecho” de recurrir a los tribunales. Pero ninguna de las demandas parece tener el potencial de cambiar el resultado de la votación, e incluso un recuento previsto en Georgia, un estado en el que Biden ganó por escaso margen, o en cualquier otro lugar, es poco probable que cambie el resultado.

Por su lado, y para agregarle más confusión a esta situación, el secretario de Estado, Mike Pompeo, sorprendió ayer martes al afirmar que habrá “una transición suave” hacia un segundo mandato de Trump. Pompeo dijo esto cuando los periodistas le consultaron acerca de si había habido contactos en el Departamento de Estado con el equipo de transición de Biden.

Una actitud "vergonzosa".

Biden también habló de esta situación. El presidente electo dijo ayer martes que la negativa de Trump a admitir su derrota es algo “vergonzoso”.

“Simplemente creo que es vergonzoso, francamente”, dijo Biden durante una rueda de prensa. “¿Cómo puedo decir esto con tacto?”, comentó Biden a los periodistas, desde Wilmington, Delaware. “Creo que no ayudará al legado del presidente” Trump.

Consultado sobre qué le diría a Trump si estuviera viendo la rueda de prensa, Biden respondió, mirando a la cámara y con una sonrisa: “Señor presidente, espero con ansias hablar con usted”.

Sin embargo, Biden le restó importancia al rechazo de Trump de colaborar con el proceso de transición hacia un nuevo gobierno.

“El hecho de que no estén dispuestos a admitir que ganamos a esta altura no tiene mayor consecuencia en nuestra planificación”, dijo Biden, que ya trabaja para preparar su investidura el 20 de enero.

Aseguró que podrá arreglárselas sin tener acceso a información clasificada de inteligencia, como es la tradición para todos los presidentes electos, algo que describió como “útil” pero no imprescindible, porque todavía no tiene el poder necesario “para tomar decisiones sobre esos asuntos”.

Joe Biden, presidente electo de Estados Unidos. Foto: AFP.
Joe Biden, presidente electo de Estados Unidos. Foto: AFP.

Biden no confirmó las informaciones de prensa que indican que su equipo estudia medidas legales para sortear el bloqueo impuesto por Trump al equipo de transición.

También afirmó que tiene los fondos necesarios para hacer frente al proceso sin la ayuda de la Administración de Servicios Generales (GSA), un organismo que depende del Gobierno federal.

La certificación rutinaria del ganador de las elecciones por parte de la GSA, que aún no ha reconocido la victoria de Biden, permite al equipo del presidente electo acceder a recursos y a las agencias gubernamentales para preparar la transición en la Casa Blanca.

Obamacare

Joe Biden salió a defender ayer martes la reforma sanitaria de 2010 conocida como Obamacare, horas después de que la Corte Suprema escuchara argumentos en un caso que pretende invalidarla. “Este intento (de los republicanos de eliminar Obamacare) es, en mi opinión, simplemente cruel”, aseguró el presidente electo.

La nueva Estrategia hacia China
Xi Jinping Foto: EFE

Su estilo es sin duda menos combativo que el de Donald Trump, pero los expertos pronostican que Joe Biden aumentará la presión de Estados Unidos sobre su gran rival, China, en materia de comercio, derechos humanos y seguridad.

Las relaciones entre las dos superpotencias han estado marcadas por rencores y recriminaciones durante los cuatro años del mandato Trump, que impuso elevados aranceles a bienes chinos y culpó al régimen comunista de Pekín del origen de la epidemia del COVID-19.

“Trump adoptó una política muy agresiva con China, intentando imponerle presión en todos los frentes” asegura Adam Ni, director del China Policy Centre, basado en Canberra, Australia. “Con Biden, tendremos un enfoque más calculado y centrado en consideraciones de largo plazo”.

Biden va a restaurar alianzas, desde Europa hasta la región Asia-Pacífico, construyendo un frente contra las ambiciones chinas en materia tecnológica, comercial y territorial.

La presidencia de Biden va a priorizar “frenar” la expansión de China, estima Anthony Blinken, que fue consejero del presidente electo durante la campaña.

Pero mientras Trump tenía un comportamiento impulsivo -elevando aranceles a bienes chinos y, al minuto siguiente, considerando “amigo” al presidente chino Xi Jinping- los expertos prevén, con la nueva administración, una acción más amplia y pragmática para hacer frente a Pekín.

“Probablemente vamos a asistir a una política más coherente de confrontación en asuntos geopolíticos” afirma Evan Resnick, profesor en la Nanyang Technological University de Singapur. “Esa posición pondrá nerviosos a los chinos”, asegura.

Biden ha sido claro durante la campaña electoral al opinar sobre la situación de los derechos humanos en China, en especial durante un debate en febrero de los candidatos demócratas en el que utilizó una tajante retórica al referirse al presidente Xi Jinping.

“Estados Unidos ha vuelto”, dice Biden a aliados

El presidente electo Joe Biden agradeció ayer martes las felicitaciones que ha recibido de los aliados tradicionales de Estados Unidos. “Antes que nada, les estoy dejando saber que Estados Unidos ha vuelto. Vamos a meternos de nuevo en el juego. Ya no es Estados Unidos solo”, dijo Biden en su primera rueda de prensa como presidente electo, en una referencia al aislacionismo de Donald Trump.

“Estoy seguro de que vamos a poder situar a Estados Unidos de nuevo en el lugar de respeto que tenía antes”, añadió.

Biden describía así el contenido de las conversaciones telefónicas que ha mantenido hasta ahora con líderes de seis países del mundo, tras apuntar que aún tiene muchas llamadas por contestar.

Biden conversó ayer martes con la canciller alemana, Angela Merkel; el presidente francés, Emmanuel Macron; el primer ministro británico, Boris Johnson, y su homólogo irlandés, Micheál Martin. El primer líder de otro país que habló con Biden para felicitarle por su victoria fue el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, con quien conversó este lunes; y el presidente electo aseguró que había hablado con un sexto dirigente, sin identificarle.

El hecho de que los primeros contactos se concentraran en Europa y Canadá es una señal de la importancia que Biden concede a la reconstrucción de la relación con esos aliados tradicionales de Estados Unidos.

El número de países que todavía no han reconocido a Biden se ha ido reduciendo, pero incluye aún a México y Brasil, Rusia y a China. Otros líderes de países que han mantenido una buena relación con Trump -como el israelí Benjamin Netanyahu y el turno Recep Tayyip Erdogan- felicitaron a Biden tras un silencio inicial.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados