CRISIS MIGRATORIA

España frena avalancha de migrantes desde Marruecos

Cada tanto se da una oleada de inmigrantes hacia Europa. Esta vez fue a través de Ceuta, en un contexto de tensión con Marruecos.

Los migrantes cruzaron la valla que separa la ciudad autónoma española de Marruecos. Foto: AFP
Los migrantes cruzaron la valla que separa la ciudad autónoma española de Marruecos. Foto: AFP

El ingreso de casi 8.000 migrantes marroquís en pocas horas a la ciudad autónoma española de Ceuta, desató esta semana la mayor crisis diplomáticas entre España y Marruecos en las últimas dos décadas, y obligó al despliegue del ejército español en esa zona fronteriza.

Por lo pronto, Marruecos llamó en consulta a su embajadora en Madrid, Karima Benyaich, poco después de que la ministra de Relaciones Exteriores española, Arancha González-Laya, le hiciera saber el “rechazo” y “disgusto” de España por la entrada masiva de migrantes a Ceuta ante la pasividad de la guardia fronteriza marroquí.

La avalancha migratoria en Ceuta desde Marruecos es inédita, y se da en medio del descontento y enfado marroquí por la entrada y hospitalización en España del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, ingresado por coronavirus desde hace semanas en un hospital de Logroño.

Una crisis de esta magnitud entre los dos países no se vivía desde 2007, cuando Marruecos llamó a su entonces embajador en España, Omar Azziman, a consultas en protesta por el anuncio de la visita de los Reyes de España a Ceuta y Melilla, pero aquella crisis no duró mucho y habría que remontarse a la famosa “crisis de la isla de Perejil” de 2002 para encontrar un ambiente tan enrarecido.

Visita de Sánchez.

El presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, llegó ayer martes a Ceuta.

Sánchez fue recibido por el ministro español del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que había viajado hasta allí previamente, antes de reunirse con el presidente autonómico ceutí, Juan Jesús Vivas.

De los cerca de 8.000 inmigrantes que entraron a Ceuta entre el lunes y ayer martes, unos 4.000 han sido devueltos, según el Ministerio español del Interior, que va a reforzar la ciudad autónoma con más agentes y cuerpos de seguridad del Estado.

Además, el Gobierno español movilizó ayer al Ejército y advirtió a Marruecos de que defenderá la integridad territorial de sus fronteras “con todos los medios”.

En una declaración oficial desde La Moncloa, Pedro Sánchez ha calificado la situación como “desafío” y, en referencia a la vigilancia de la frontera y la seguridad de los ceutíes y melillenses, ha asegurado: “Seremos firmes para garantizar su seguridad ante cualquier desafío, ante cualquier eventualidad y bajo cualquier circunstancia”.

Migrantes irregulares en España. Foto: AFP
Migrantes irregulares en España. Foto: AFP

También la Unión Europea expresó su apoyo a España, dejando claro que “las fronteras españolas son fronteras europeas”, y pidió a Marruecos que respete sus compromisos y combata la inmigración irregular. “Todo nuestro apoyo y solidaridad con España. Las fronteras de España son las fronteras de la Unión Europea. La cooperación, la confianza y los compromisos compartidos deberían ser los principios de una relación fuerte entre la UE y Marruecos”, escribió el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en su cuenta oficial en Twitter.

En Ceuta, los soldados españoles desplegados en la playa del Tarajal auxilian a los inmigrantes, marroquíes y subsaharianos, que llegaron exhaustos a la costa española. Mientras, cientos de personas permanecen agrupadas del lado marroquí de la frontera.

Marruecos reacciona.

Anoche decenas de agentes antidisturbios marroquíes empezaron a cortar el paso a los cientos de jóvenes que seguían intentando acceder a Ceuta a través de la valla que divide los dos países.

El país magrebí ha adoptado la medida tras la advertencia de la comisaria europea de Interior, Ylva Johansson, que ha recordado a las autoridades marroquíes que “las fronteras españolas son fronteras europeas”. Johansson ha exigido a Marruecos que cumpla con sus obligaciones de controlar las salidas irregulares y que acepte el retorno de las personas que han salido de esta forma y que no tienen derecho a permanecer en territorio europeo.

Marruecos no ha hecho ninguna declaración sobre el supuesto afloje de la vigilancia fronteriza y la situación en Ceuta, si bien la embajadora en España, Karima Benyaich, afirmó que “hay actos que tienen consecuencias y se tienen que asumir”, en una velada referencia a la acogida en un hospital de Logroño del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, que suscitó el enfado de las autoridades marroquíes.

Conflicto del Sahara.

Controladas por España durante siglos y reivindicadas por Marruecos, las ciudades de Ceuta y Melilla constituyen las únicas fronteras terrestres entre la Unión Europea y África.

España y Marruecos han protagonizado a lo largo de los años varios conflictos diplomáticos, casi todos relacionados con la soberanía del Sáhara Occidental cuya anexión se produjo en 1975; con la inmigración clandestina, o con las recurrentes reivindicaciones soberanistas de Marruecos sobre las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.

Guardias civiles españoles ayudan a una migrante después de que ella nadó hasta el enclave español de Ceuta. Foto: AFP
Guardias civiles españoles ayudan a una migrante después de que ella nadó hasta el enclave español de Ceuta. Foto: AFP

El Sahara es desde 1975 motivo de conflicto como el que se desencadenó el 27 de octubre de 2001, cuando Marruecos retiró a su embajador en Madrid y cuatro días después suspendió una reunión bilateral de alto nivel.

El origen fue la disconformidad marroquí ante la postura española sobre la soberanía del Sahara.

Una de las últimas crisis se produjo en noviembre de 2020 después de que el entonces vicepresidente segundo y del Gobierno español, Pablo Iglesias, manifestara en un tuit su empeño en que “se celebre, sin más demora, un referéndum libre, limpio e imparcial en el Sáhara”.

A ello se sumó la reunión que mantuvo Nacho Álvarez, número dos de Iglesias, con la representante del Frente Polisario, Suilma Hay Emhamed Salem y a la que el propio Álvarez se refirió como “ministra” en las redes sociales, lo que acabó postergando la visita de Sánchez a Rabat en febrero de 2021, finalmente aplazada sine die.

La controversia se renueva ahora a partir de la crisis migratoria y la internación en Logroño del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali.

Tensiones

Escenario. Las ciudades autónomas españolas de Ceuta y Melilla han sido en varias ocasiones motivo de desencuentros entre España y Marruecos, por su situación geográfica en el norte de África y por la facilidad que eso ofrece para el acceso de la inmigración ilegal desde el territorio marroquí al español. En 1994 se aprobaron los Estatutos de Autonomía de Ceuta y Melilla. Marruecos reclama la “devolución” de las dos ciudades.

Sahara. España y Marruecos han protagonizado a lo largo de los años varios conflictos, casi todos relacionados con la soberanía del Sáhara Occidental cuya anexión se produjo en 1975; con la inmigración clandestina, o con las recurrentes reivindicaciones soberanistas de Marruecos sobre Ceuta y Melilla.

El Perejil. El 11 de julio de 2002 el islote español de Perejil, frente a las costas del país africano, fue ocupado por efectivos marroquíes que justificaron esta acción dentro de su “lucha contra la emigración ilegal y el terrorismo en el Estrecho”. Y aunque lo abandonaron una semana después tras una intervención militar española, la reconciliación llegó el 30 de enero de 2003 cuando, tras quince meses de hostilidades, anunciaron el regreso de sus embajadores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados