POR CANCILLERÍA

Paraguay acusó a la Justicia uruguaya de colaborar con hombres acusados de secuestro

Los tres se encontraban en Montevideo desde agosto pasado a la espera de que un tribunal uruguayo y la Comisión de Refugiados de Uruguay se pronunciara sobre la pertinencia o no del refugio que solicitaron.

Cancillería paraguaya. Foto: Twitter @mreparaguay
Cancillería paraguaya. Foto: Twitter @mreparaguay

En la noche de ayer martes, el fiscal de Asuntos Internacionales de Paraguay, Manuel Doldan, supo que la Justicia uruguaya había conseguido refugio para tres personas acusadas de secuestro en Paraguay y que se encontraban en Montevideo desde agosto de este año.

Los tres hombres son Juan Arrom, Anuncio Martí y Víctor Colmán y eran reclamados por la Justicia paraguaya por el secuestro de María Edith Bordón, nuera del exministro de Hacienda Enzo Debernardi, que fue liberada a cambio de una suma de dinero.

"La noche de ayer hemos recibido la ingrata noticia de que la Justicia uruguaya había conseguido refugio" y que "dispusieron el levantamiento inmediato de todas las medidas cautelares" que pesaban sobre ellos "con la consecuencia de la lógica libertad ambulatoria", indicó Doldan a El País.

El fiscal aseguró que la jueza a cargo del caso, Blanca Rieiro, "expidió un refugio favorable desconociendo a la Justicia paraguaya, a la Justicia de Brasil que les había negado el refugio, y a la Corte Interamericana de los Derechos Humanos a pesar de que Uruguay es parte del pacto", agregó. 

La Corte Interamericana rechazó en junio de este año una demanda presentada contra el Estado paraguayo por parte de Arrom y Martí por supuesta tortura. El fallo dispuso que no se pague la indemnización requerida por los dos hombres. “Tampoco hubo violación a los derechos, a las garantías y protección judicial de los señores Juan Arrom y Anuncio Martí (...) Tampoco se comprobó la violación del artículo 25 de la Convención Americana de los Derechos Humanos de San José de Costa Rica”, indicó la corte en su fallo.

En diálogo con El País la jueza Rieiro dijo que pese a que Paraguay había solicitado la extradición de esos tres ciudadanos, ellos pidieron refugio en Uruguay. Esto provocó la suspensión del proceso de extradición hasta que se decidiera otorgar o no el estatus de refugiados a los hombres.

Dado que Rieiro entendió –luego de haber recibido información de la Comisión de Refugiados de Uruguay (Core)- que había “temores fundados” de que si los hombres eran extraditados a Paraguay “no iban a tener las garantías” necesarias y que eventualmente podían sufrir “apremios físicos” decidió concederles el refugio en Uruguay. Esto hizo que cayera el proceso de extradición solicitado por Paraguay, dijo la jueza. 

La fiscal, agregó Rieiro, apeló su sentencia –que se conoció el 27 de setiembre-, pero como cuando debía presentar los descargos no lo hizo la sentencia quedó firme. Esto ocurrió el lunes de esta semana, cuando los abogados que representan en Uruguay al Estado paraguayo fueron enterados de la resolución. 

Rieiro dijo que los ciudadanos paraguayos son “personas libres” y que no tenían por qué contar con autorización judicial para salir del país.

El fiscal de Asuntos Internacionales de Paraguay Doldan, sin embargo, indicó que la noticia de que los hombres se iban del país les había llegado a través de "un fotógrafo que se encontraba en el aeropuerto de Carrasco que tenía un amigo paraguayo y que sacó la fotografía". "Esa fue la forma en la que la República del Paraguay se enteró de la protección internacional que le estaba brindando de manera totalmente ilegal las autoridades uruguayas a estos criminales", aseguró. 

El fiscal explicó que pese a que intentó comunicarse con la jueza Rieiro "nunca dio oportunidad para que hablaran con ella ni a los abogados uruguayos que contrató Paraguay". La noticia del refugio cayó "como un balde de agua helada". 

"Es un esquema de sigilo y secreto absoluto del refugio que yo entiendo, porque tiene una pena incluso en Uruguay, pero tampoco sobre la base de esa cuestión muy particular de la ley uruguaya pudimos tener comunicación", agregó. 

Por otra parte, el embajador uruguayo en Asunción, Federico Perazza, fue citado por parte de la Cancillería paraguaya para hablar sobre la liberación de los tres hombres.

El anuncio de la citación de Perazza para dar explicaciones "sobre la huida de ese país de Juan Arrom, Anuncio Martí y Víctor Colmán, procesados por la Justicia paraguaya por el delito de secuestro", fue publicada en la noche de ayer en la cuenta de Twitter del Ministerio de Relaciones Exterior paraguayo.

La convocatoria fue colgada en esa red social poco después de que fuentes de los organismos de seguridad informaran a los medios de la partida de esas tres personas en un vuelo comercial de la aerolínea Iberia con destino a Madrid.

El Servicio Nacional de Inteligencia (SNI) "lamenta confirmar a la comunidad nacional e internacional la nueva fuga de Juan Arrom y Anuncio Martí de la República Oriental del Uruguay con destino probable a la ciudad de Helsinki, capital de Finlandia vía Madrid", expresó, por su parte, ese organismo en la misma red social.

Sin embargo, el fiscal Doldan aclaró que en el momento en que el refugio fue aceptado los tres hombres quedaron con libertad, por tanto no ocurrió una fuga en el momento en que salieron del país.

Arrom, Martí y Colmán, del desaparecido Partido Patria Libre (PPL), de izquierda, son reclamados por la Justicia paraguaya por el secuestro de María Edith Bordón que fue liberada a cambio de dinero en 2002.

Los tres se encontraban en Montevideo desde agosto pasado a la espera de que un tribunal uruguayo y la Comisión de Refugiados de Uruguay (Core) se pronunciara sobre la pertinencia o no del refugio que solicitaron tras huir de Brasil, donde perdieron ese estatus.

Brasil les concedió refugio, después de que los tres denunciaran que habían sido sometidos a torturas para que se declararan culpables del secuestro de Bordón durante la investigación policial.

Sin embargo, a finales de junio el Comité Nacional de Refugiados de Brasil revocó su estatus después de que dos de ellos, Arrom y Martí, perdieran un juicio contra el Estado paraguayo ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) por los presuntos delitos de torturas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)