ENCUENTRO DE LÍDERES MUNDIALES

La economía y la pandemia del COVID-19 centran la cumbre del G20

Los líderes mundiales se comprometieron a financiar una distribución justa de vacunas y atender la deuda de los países más pobres.

Periodistas árabes contemplan en la pantalla la exposición del príncipe Mohamed bin Salmán en la cumbre. Foto: AFP
Periodistas árabes contemplan en la pantalla la exposición del príncipe Mohamed bin Salmán en la cumbre. Foto: AFP

Los líderes de los países miembros del Grupo de los 20 comenzaron ayer su cumbre anual de dos días, que se celebra de forma virtual por la pandemia de COVID-19, con el objetivo de consensuar medidas para encarrilar la recuperación económica y con la promesa de que esta sea justa y sostenible.

“Tenemos el deber de afrontar el desafío juntos y dar un fuerte mensaje de esperanza y de tranquilidad adoptando medidas para mitigar esta crisis”, afirmó desde Riad el rey Salman bin Abdulaziz de Arabia Saudí, país organizador del evento.

El G20 está integrado, además del país anfitrión, por Alemania, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, el Reino Unido, Rusia, Sudáfrica, Turquía y la Unión Europea.

Además de España, país invitado permanente, Suiza, Jordania y Singapur han sido invitados también a participar este año.

En un documento conocido con antelación en Washington, EE.UU., los líderes del G20 prometieron financiar una distribución justa de vacunas contra el COVID-19 para evitar que los países más vulnerables queden rezagados, al tiempo que extenderán los términos más flexibles de vencimientos de deuda, según el borrador del comunicado.

“Reconocemos el papel de la inmunización extendida como un bien público mundial”, indicaron.

En su comunicado conjunto, el G20 dijo que la economía mundial está comenzando a reactivarse pero que la recuperación sigue siendo “desigual, sumamente incierta y está sujeta a fuertes riesgos bajistas”.

La Unión Europea ha pedido al G20 que aporte 4.500 millones de dólares hacia finales de este año para financiar iniciativas ante el COVID-19 en los países más pobres.

El comunicado también pide a acreedores privados que se sumen al congelamiento de pagos de deuda, que el G20 quiere extender hasta mediados de 2021 o más, y respalda un esquema común para abordar potenciales morosidades o defaults en el mediano plazo.

El presidente saliente de EE.UU., Donald Trump, hizo una fugaz aparición al inicio de la cumbre virtual y después se fue a jugar al golf, mientras sus homólogos de otros países debatían medidas contra la pandemia.

Trump abandonó la cumbre y se fue a jugar golf. Foto: AFP
Trump abandonó la cumbre y se fue a jugar golf. Foto: AFP

Después de su intervención, sin embargo, el mandatario se dirigió a su club privado de golf en Virginia, a las afueras de Washington.

Los prolegómenos de la cumbre estuvieron marcados por los llamamientos a una mayor cooperación internacional y a la vuelta al multilateralismo después de que el año pasado el presidente Trump rompiera el consenso negándose a aceptar el Pacto de París contra el cambio climático.

El inminente recambio en la Casa Blanca, tras la victoria en las pasadas elecciones del demócrata Joe Biden, ha despertado las expectativas en este sentido y aunque está será la cumbre de la despedida de Trump, algunos miembros del grupo ya han apreciado una postura menos confrontativa del estadounidense.

Cumbre singular.

El rebrote de COVID que sufrieron durante estas últimas semanas algunos países de Europa fue el principal motivo por el cual la Cumbre del G20 debió desarrollarse de manera virtual.

Para esta ocasión, la clásica “foto de familia” que protagonizan año tras año los presidentes de las naciones que pertenecen a la cumbre fue diagramada a través de un pedido específico: enviar una imagen de cuerpo entero, de frente, con un fondo blanco y de pie. El presidente argentino Alberto Fernández entregó la suya y también otra de su cara, sonriente. Pero se llevó una sorpresa al ver la composición final de la foto.

En el armado de la imagen sorprendió el lugar que ocupó el mandatario argentino, quien fue ubicado en el centro, detrás del rey saudí y a la izquierda de su par brasileño, Jair Bolsonaro.

La foto virtual, según resaltó la prensa argentina, se proyectó en una de las paredes del Palacio de Salwa en At-Turaif. Allí se distinguió a Fernández, precisamente debajo de la directora gerente del Fondo Monetario Internacional, la economista búlgara Kristalina Georgieva.

Acceso a las vacunas.

“¿Estaremos preparados para garantizar el acceso [a las vacunas] a escala mundial y evitar a toda costa el escenario de un mundo de dos velocidades?”, se preguntó el presidente francés Emmanuel Macron en su discurso.

Junto a la cuestión de la distribución de las vacunas, el G20 deberá responder a los llamamientos para ampliar su financiación para luchar contra el virus, que infectó a más de 55 millones de personas y mató a más de 1,3 millones en todo el mundo.

Antes de que comenzara la cumbre, el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, dijo que “hay un déficit de 28.000 millones (de dólares), de los cuales 4.200 millones serán necesarios antes de finales de año” para financiar el ACT-Accelerator, un dispositivo de la Organización Mundial de la Salud para garantizar que los países ricos no monopolicen los tratamientos, las pruebas o las vacunas.

Los países del G20 ya han gastado más de 21.000 millones de dólares para combatir el coronavirus. También se movilizaron unos 11.000 millones de dólares para salvar la economía mundial, según dijeron los organizadores.

Arabia se queda sin mostrar sus "progresos"

La cumbre del G20, que se realiza de forma virtual, dejó a Arabia Saudí sin la oportunidad de invitar al mundo a un gran evento internacional para mejorar su imagen, tras un período vertiginoso de cambios.

El líder de facto del país, el príncipe heredero Mohamed bin Salmán, quien se convirtió en heredero del trono en 2017, ha puesto fin al reino ultraconservador, renovando la economía, permitiendo eventos mixtos y ampliando las libertades de las mujeres, incluido el derecho a conducir.

Sin embargo los meses previos a la cumbre estuvieron marcados por los titulares negativos sobre el régimen árabe.

El 15 se septiembre, 29 países denunciaron al reino ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra, por reiteradas violaciones de esos derechos, incluido el asesinato de un periodista.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados