ELECCIONES PRESIDENCIALES EN BRASIL

"Dios por encima de todos", los evangélicos que apoyan a Bolsonaro en Brasil

Bolsonaro, de confesión católica, lidera las encuestas con 28% de intenciones de voto y alcanza 36% entre los evangélicos.

El candidato de ultraderecha sigue primero en intención de voto con el 26%. Foto: AFP
 Foto: AFP

Con los ojos cerrados y las manos extendidas en dirección al Congreso Nacional, Ulisses de Almeida y decenas de fieles de la iglesia evangélica Asamblea de Dios rezan, durante un culto en Brasilia, por el futuro del país y por la salud del candidato ultraderechista Jair Bolsonaro.

"¡Bolsonaro representa muy bien nuestros ideales de conservadurismo en la familia, de principios cristianos ¡Señor todopoderoso, visítalo en el hospital donde se encuentra, restaura sus fuerzas!", vocifera el pastor Alfeu Gebrin ante una platea de hombres, mujeres y niños que le responden con enérgicos "¡Aleluya!".

En vísperas de la primera vuelta del 7 de octubre, este pequeño templo pentecostal dedica unos minutos de su culto del viernes a orar por el país, con una bandera de Brasil ondeando en una pantalla LED gigantesca de fondo.

Bolsonaro, de confesión católica, lidera las encuestas con 28% de intenciones de voto y alcanza 36% entre los evangélicos. La ecologista evangélica Marina Silva tiene 8% en ese electorado (y en intenciones de voto) y Fernando Haddad, del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), segundo en las encuestas (16%), cosecha 12% entre los evangélicos, según una encuesta Datafolha.

El diputado y excapitán del Ejército, de 63 años, se recupera en el Hospital Israelita Albert Einstein de Sao Paulo de una puñalada en el abdomen que le asestaron en un mitin. Después de ese ataque, creció varios puntos en las encuestas.

Bolsonaro "tiene un pensamiento cristiano: defiende la familia tradicional, está contra el aborto, la ideología de género. Y es un candidato honesto. Después de toda la corrupción de los últimos años, ese es un factor de peso", afirma Ulisses de Almeida, pastor de Asamblea de Dios, de 40 años.
María Aparecida Santana, una profesora de 36 años que afirma haber votado por el expresidente de izquierda Lula en el pasado, esta vez lo hará por Bolsonaro "a pesar de todas las polémicas" por sus comentarios homofóbicos, misóginos y racistas.

Esos exabruptos son "insignificantes" respecto a lo que verdaderamente importa: sus propuestas para mejorar la vida de las familias y la seguridad, defiende Santana.

Y todo según su lema de campaña: "Brasil por encima de todo, dios por encima de todos". 

Orientación de voto

La política "está tomando cuerpo dentro de la iglesia", admite Josimar da Silva, presidente del Consejo de Pastores Evangélicos del Distrito Federal, que reúne líderes de denominaciones tradicionales como Bautista y Presbiteriana, las pentecostales como Asamblea de Dios y las neopentecostales, como la Iglesia Universal del Reino de Dios.

En el país con más católicos del mundo, los evangélicos representaban 15% de la población en 2000 y 22% en 2010, según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE). En 2017, ya eran 27% de acuerdo con la encuesta de la ONG Latinbarómetro.

Las iglesias evangélicas, con 81 diputados de un total de 513 y con 3 de los 81 senadores, pretenden mantener "una bancada fuerte, organizada, que pueda frenar las acciones contra la iglesia", como ellos consideran las iniciativas para legalizar el aborto o el matrimonio entre personas del mismo sexo, permitido desde 2014 por la Corte Suprema.

Este año, los pastores también orientan el voto de los fieles.
"Me preguntan 'Pastor ¿me puede dar una orientarión?'. Yo les digo, el voto es secreto. Pero si quiere una guía, la tendencia entre los líderes de la iglesia es esta", ilustra Silva, que llama a Bolsonaro "nuestro candidato". 

Conservadurismo reactivo

El crecimiento de los evangélicos se da en un contexto de avance del conservadurismo en Brasil y en otras partes del mundo, explica el antropólogo Ronaldo Almeida, de la Universidad Estadual de Campinas (Sao Paulo).

Un conservadurismo que en Brasil se articula políticamente en el Congreso también con la llamada "bancada de la bala", integrada por expolicías o militares, que buscan flexibilizar el porte de armas, y la bancada ruralista, afín a los intereses del agronegocio.

"Lo que está ocurriendo se debe en gran parte a una reacción a muchos avances en el campo de las costumbres", como la mayor visibilidad de la comunidad LGBT, la discusión sobre género o el matrimonio homosexual, apunta Almeida.

La candidatura de Bolsonaro se conjuga además con "un autoritarismo de fondo, fruto de los escándalos de corrupción y de la propia violencia, la delincuencia, que generan un deseo de orden, de autoridad", agrega.

Pero "los representantes evangélicos en la política no necesariamente traducen el discurso de sus rebaños en la vida cotidiana", donde las personas tienden a actuar con un grado mayor de tolerancia, resalta el sociólogo Eurico Cursino.

Esa diversidad también se refleja en las encuestas: Bolsonaro es el preferido por más de un tercio de los evangélicos, pero otro 35% asegura que jamás lo votaría.

El propio Ulisses afirma que respetar esas diferencias es parte del juego democrático. Y asegura: "Si nuestro candidato gana, va a gobernar para todos".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º