ESTADOS UNIDOS

Derrumbe en Miami, ¿la primera gran tragedia producto del cambio climático?

Expertos creen que la causa puede haber sido una trágica combinación de terrenos movedizos, construcciones inadecuadas para la costa y leyes fallidas para atender los efectos del cambio climático.

Dos personas observan el edificio derrumbado en Miami. Foto: AFP
Dos personas observan el edificio derrumbado en Miami. Foto: AFP

No había pasado ni medio día tras el derrumbe de la torre sur del complejo Champlain Towers cuando comenzaron las especulaciones sobre qué había ocasionado que un edificio, relativamente moderno, se hubiese desplomado de repente. Charles Burkett, el alcalde de Surfside, la municipalidad costera de la Gran Miami donde ocurrió la tragedia, dijo lo que muchos pensaban: “se supone que estas cosas no pasan en Estados Unidos”. Según expertos entrevistados por GDA y la prensa local, la causa puede haber sido una trágica combinación de terrenos movedizos, construcciones inadecuadas para la costa y leyes fallidas para atender los efectos del cambio climático.

“Esto pudo haberse evitado”, afirmó la arquitecta venezolana Mariana Rodríguez, quien ha asesorado a algunas juntas de condominio formadas por los propietarios para manejar el edificio. “Las ordenanzas creadas para evitar algo así fueron aprobadas hace más de 30 años, cuando ni se pensaba en que tendríamos un aceleramiento tan drástico del alza del nivel del mar y de la intensidad y frecuencia de los huracanes”, lamentó.

La imagen de Miami es la de una ciudad que vive una constante fiesta. No es falsa, pero no podría ser más incompleta. Miami y todas las municipalidades cercanas libran una constante guerra contra la naturaleza. Es una de las características históricas de un área creada gracias a la terquedad de un grupo de hombres que quisieron hacer su propia conquista en el sur de la península de Florida. A diferencia de los que se fueron hacia el oeste contagiados de la fiebre del oro, los que llegaron a Miami en vez de excavar debieron destruir manglares protectores y después rellenar. Gran parte de lo que hoy es el territorio costero de la ciudad estaba bajo el mar o era pantanos.

Aunque los visitantes no lo notan, la naturaleza es un enemigo que no da tregua. Basta con una estadística: Entre 1950 y 2015, las autoridades de Florida gastaron 1.300 millones de dólares “nutriendo” las playas. Es decir, comprando arena para sustituir a la que se llevan cada año las tormentas. No es algo barato y hay que sacar el dinero de alguna parte.

A finales de la década de los 60, Surfside fue obligado a suspender los permisos de nuevas construcciones mientras modernizaba su deteriorado sistema de aguas negras (cloacas). Según The Miami Herald, en 1979 la empresa que erigió las Champlain Towers aportó públicamente 200.000 dólares a la alcaldía para financiar la mitad del proyecto, para que se completara y pudiera arrancar. De hecho, fue el primer edificio de más de seis pisos que se inauguró en el área.

“Eso fue previo al huracán Andrew (1992), que arrasó con buena parte de la ciudad. Después de eso hubo cambios importantes en las leyes y códigos de construcción”, recordó Rodríguez.

Entre 1993 y 2019 el nivel del mar en el sur de Florida subió 12,7 centímetros y podría llegar a 15 centímetros más para 2030, alertó un estudio sobre el cambio climático en la región del sureste de Florida, realizado por un organismo formado por las autoridades ambientales de los condados vecinos de Miami-Dade, Broward, Monroe y Palm Beach. El cuerpo de ingenieros del Ejército ha propuesto la construcción en Miami Beach de una pared costera de seis metros de extensión, con un costo de 6.000 millones de dólares. La situación es tan grave que se ha advertido que para 2060 un 40% de Miami podría estar bajo el agua.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados