Publicidad

en panamá

Cumbre por los océanos: millonarias inversiones para proteger las aguas

El País estuvo presente en la VIII conferencia “Our Ocean” en Panamá, que reunió a representantes de 92 países.

Compartir esta noticia
El enviado especial para el Clima de Estados Unidos, John Kerry, en la VIII conferencia Our Ocean en Panamá
El enviado especial para el Clima de Estados Unidos, John Kerry, en la VIII conferencia Our Ocean en Panamá.
Foto: AFP

Por Faustina Bartaburu
El País en ciudad de Panamá

Este jueves y viernes se desarrolló en Panamá la VIII conferencia Our Ocean que reúne a líderes de opinión y expertos en el tema para discutir e intentar llegar a acuerdos sobre la protección del océano. En este marco, se firmaron 341 compromisos y se anunciaron inversiones por un total de 19.978 millones dólares para proteger los mares, anunció al cierre la canciller panameña Janaina Tewaney Mencomo.

La primera jornada se vio colmada de autoridades de la región, con la presencia del presidente de Panamá, Laurentino Cortizo; la ministra de Relaciones Exteriores, Janaina Tewaney; el ministro de Ambiente, Milcíades Concepción y el enviado especial para el Clima de Estados Unidos, John Kerry; así como representantes de la Unión Europea y otros países de América.

Durante el discurso inaugural, Kerry señaló que estamos asistiendo a la crisis del cambio climático y del océano, y que no se puede atender a una sin tener en cuenta la otra. Además, llamó a encontrar “soluciones reales” para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

“Es la crisis del aire y del océano. La crisis del bioma. Proviene de las emisiones incesantes de la quema de combustibles fósiles para producir electricidad, impulsar nuestros vehículos e iluminar nuestros edificios. Así es como elegimos proporcionar energía a nuestra comunidad. Y lo cierto es que la ciencia nos dice que el tiempo se acaba”, dijo Kerry, quien adelantó el jueves el anuncio que se concretó ayer viernes, en el que Estados Unidos prometió casi 6.000 millones de dólares.

“En parte, eso es gracias a la Ley de Reducción de la Inflación, que fue la legislación climática más importante en la historia de los Estados Unidos”, dijo Kerry en la conferencia.

De esa partida, se destinarán “US$ 2.600 millones de fondos de la Ley de Reducción de la Inflación para desarrollar una resiliencia climática duradera de los recursos marinos y las comunidades costeras”, reafirmó la embajada estadounidense en Panamá en un comunicado difundido ayer.

Del total, casi 5.000 millones se destinarán a enfrentar el cambio climático, señalaron.

En suma, por parte de Estados Unidos, fueron “77 anuncios, de 8 agencias y oficinas, por un valor de casi 6 mil millones de dólares”, indicó la embajada.

Compromiso

También la activista y líder en protección del océano, Sylvia Earle, llamó a “mantener a salvo el milagro azul” del océano y señaló que debemos encontrar soluciones con la tecnología actual. La reconocida bióloga dijo que “hay que considerar la oportunidad que tenemos ahora como nunca antes” de salvarlo.

Durante la inauguración, Cortizo firmó un decreto que establece la ampliación de las áreas marinas protegidas de Panamá, pasando a conservar un 54,33% de su área económica exclusiva. A su vez, la Unión Europea anunció que destinará más de 650 millones de dólares a programas de protección del Océano en 2023.

También algunas organizaciones filantrópicas, como Bloomberg Philanthropies junto a Arcadia anunciaron la inversión de un fondo de 51 millones de dólares para expandir y mejorar las áreas marinas protegidas.

La cumbre contó con la presencia de 92 delegaciones de países, 400 ONG confirmadas, 60 centros académicos y de investigación y empresas nacionales e internacionales.

"La falta de data ha favorecido la impunidad en la altamar”, expresó Melissa Wright, de Bloomberg Philanthropies. Algunos expertos denunciaron que la falta de información ha llevado a muchos países a plantear políticas fallidas para proteger el mar. Según los especialistas, el océano cubre tres cuartas partes de la Tierra y para su protección se necesitan medidas globales.

También las ONG clamaron por un mayor uso de la tecnología espacial y del GPS para monitorear a las flotas pesqueras y evitar capturas en zonas prohibidas o en épocas de veda.

Durante la cumbre también se mantuvo la expectativa por lo que pudiera resolverse en Nueva York al cierre de esta semana. Estos eran los últimos días para que los países que integran la ONU pudieran llegar a un acuerdo y firmar finalmente, tras 20 años de conversaciones informales y formales, un tratado de alta mar que establezca marcos de gobernanza para proteger los océanos.

Según indica AFP, los países miembros de la ONU seguían trabajando el sábado por la mañana, tras una noche en vela, para intentar superar sus divisiones y alcanzar un acuerdo.

Quince países de América Latina, entre los que se encuentra Uruguay, forman parte de las negociaciones a través del grupo CLAM (Core Group Latin America). De firmarse el tratado, el gran desafío para los países en desarrollo estará en poder implementar los compromisos que se asuman, según explicaron desde High Seas Alliance.

Algunos de los puntos en los que existen controversias y sobre los que trabajan contra reloj los representantes en la ONU fueron los que tienen que ver con el financiamiento del tratado.

En diciembre, el conjunto de gobiernos se comprometió a proteger el 30% de las tierras y océanos para 2030. Un desafío imposible sin incluir la altamar, de la que solo está protegida en torno al 1%.

La altamar comienza donde terminan las Zonas Económicas Exclusivas (ZEE) de los Estados, a un máximo de 200 millas náuticas (370 km) de la costa, por lo que no está bajo jurisdicción de ningún país.

Pese a que la altamar representa más del 60% de los océanos y casi la mitad del planeta, ha sido ignorada durante mucho tiempo ya que la atención se ha centrado en las zonas costeras y las especies emblemáticas.

según fao

Control de pesca falla en América Latina

Entre las iniciativas de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) destaca la “transformación azul” que reconoce el papel “único” del océano como fuente de alimento, dijo a EFE el experto Manuel Barange. Barange señala que Latinoamérica tiene problemas concretos respecto a la falta de inversión en aspectos básicos como la verificación de qué es lo que se pesca, dónde, por quién y qué se hace con ese producto. Entre los objetivos de la transformación está que las pesquerías tengan un plan de gestión para que sean sostenibles.

Con información de EFE

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad