SITUACIÓN EN BOLIVIA

Conmoción por la detención de la expresidenta boliviana Jeanine Áñez  

Llegó al poder desde el Parlamento y en medio de una convulsión social, tras la renuncia de Evo Morales.

Jeanine Áñez en una foto tomada en La Paz, Bolivia, en agosto de 2020. Foto: Reuters
Jeanine Áñez en una foto tomada en La Paz, Bolivia, en agosto de 2020. Foto: Reuters

La expresidenta interina Jeanine Áñez pasará a la historia como la primera gobernante tras el fin de la era de Evo Morales y como la detenida de mayor rango por los hechos que forzaron la renuncia del líder del Movimiento al Socialismo (MAS) a la Presidencia de Bolivia en 2019.

Tras un intenso y largo operativo, encabezado por el comandante general de la Policía Boliviana, Jhonny Aguilera, y varios funcionarios de la Fiscalía, se arrestó a Áñez, quizás la persona más buscada estos día en Bolivia.

Jeanine Áñez, de 53 años, llegó al poder desde el Parlamento y en medio de una convulsión social, tras la renuncia de Morales y de los funcionarios que según la cadena de sucesión debían relevarlo en el cargo.

El 12 de noviembre de 2019 la entonces senadora opositora de Unidad Demócrata y vicepresidenta segunda del Senado asumió la Presidencia interina.

Áñez era, hasta ese entonces, una política con poca relevancia y llegó al primer cargo del país tras activarse el mecanismo sucesorio ante la ausencia o la renuncia de poder de quienes por línea les correspondería asumir la Presidencia.

La presidenta interina recibió la banda presidencial de manos de un militar y pronunció la frase “La Biblia vuelve a palacio”, lo que generó polémica en un Estado que tras la promulgación de la Constitución en 2009 se declaró aconfesional o laico.

Evo Morales. Foto: Reuters.
Evo Morales. Foto: Reuters.

La abogada de profesión y oriunda de San Joaquín, una pequeña población del departamento amazónico de Beni, gobernó el país durante cerca de un año, mandato que fue extendido ante la imposibilidad de celebrar elecciones, pues el 10 de marzo de 2020 la pandemia llegó al territorio boliviano.

Áñez fue presentadora de televisión e inició su carrera política en 2006 cuando fue electa representante departamental en la Asamblea Constituyente que redactó la nueva Constitución Política del Estado promulgada por en 2009 por Evo Morales. En 2010 fue elegida senadora por el departamento de Beni en representación de la desaparecida alianza Plan Progreso y Convergencia Nacional.

En 2015 asumió su segunda legislatura, en la que se opuso a un cuarto mandato de Morales y centró su trabajo para prevenir la violencia en contra de la mujer.

Al finalizar su mandato interino Áñez señaló que se quedaba en Bolivia para enfrentar un posible juicio de responsabilidades por las muertes en 2019.

Y para sorpresa de ella llegó el día. La Fiscalía de Bolivia emitió el viernes una orden de aprehensión contra la expresidenta por los supuestos delitos de “sedición y terrorismo”, relacionados con la crisis de 2019.

En la madrugada del sábado, Áñez abrió otro capítulo de su vida pública, pero esta vez como sindicada de un delito que niega y acusa al MAS y al actual gobierno de Luis Arce de “persecución política” y de volver “a los estilos de la dictadura”.

“Denuncio ante Bolivia y el mundo que en un acto de abuso y persecución política el gobierno del MAS me ha mandado arrestar. Me acusa de haber participado en un golpe de Estado que nunca ocurrió. Mis oraciones por Bolivia y por todos los bolivianos”, escribió Áñez en Twitter tras su arresto.

Dos fracasos en las elecciones

Cuando Jeanine Áñez asumió la Presidencia interina tenía el desafío de pacificar a un país envuelto en una ola de violencia después de las fallidas elecciones y los violentos enfrentamientos entre partidarios y opositores por los cuestionados resultados que le daban a Evo Morales un cuarto mandato consecutivo.

La acción desplegada por las Fuerzas Armadas y la Policía para contener las protestas tras la salida de Morales, los muertos y heridos en los enfrentamientos en la refinería de Senkata en la ciudad de El Alto y demás hechos de violencia fueron el talón de Aquiles de Áñez y ahora la Justicia le pasa factura como la principal responsable de esos hechos.

Áñez decidió presentarse a las elecciones presidenciales de 2020, luego de que en varias ocasiones dijo que no lo haría, pero declinó su aspiración al reconocer que su partido se ubicaba cuarto en las encuestas. Tras dejar la presidencia, se presentó a las elecciones subnacionales para la Gobernación de Beni, pero salió tercera.

Evo pide sanciones y EE.UU., garantías

El expresidente izquierdista de Bolivia Evo Morales pidió que se “investigue y sancione a los autores y cómplices” de lo que denunció como un golpe de Estado en su contra. “Por justicia y verdad para las 36 víctimas fatales, los más de 800 heridos y más de 1.500 detenidos ilegalmente en el golpe de Estado. Que se investigue y sancione a los autores y cómplices de la dictadura que saqueó la economía y atentó contra la vida y la democracia en Bolivia”, escribió en Twitter.

La detención de Áñez suscitó reacciones en el exterior. “Instamos a nuestros amigos y vecinos en Bolivia a defender todos los derechos civiles y las garantías del debido proceso de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y los principios de la Carta Democrática Interamericana”, manifestó en Twitter Julie Chung, encargada de Latinoamérica en el Departamento de Estado, aunque no mencionó a Áñez. Agregó que “los estadounidenses y muchos en las Américas conocen por experiencia la necesidad de salvaguardar y renovar constantemente el gobierno democrático por y para el pueblo”.

El director para América de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, sostuvo en Twitter: “Las órdenes de captura contra Áñez y sus ministros no contienen ninguna evidencia de que hayan cometido el delito de ‘terrorismo’. Por ello, generan fundadas dudas de que se trata de un proceso basado en móviles políticos. Cualquier delito grave incluyendo la conspiración para cometer un golpe de Estado, exige una investigación seria e independiente que respete el debido proceso y lleve a los responsables a la justicia”. (Con información de AFP y Efe)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados