LUZ VERDE PARA LA SALIDA DE LA UE

Boris Johnson llamó a la unidad británica y ratificó el Brexit para el 31 de enero

El horizonte del primer ministro británico está semi despejado. El triunfo del jueves le permite concretar el Brexit, pero nuevo desafíos se le presentan.

Primer ministro británico, Boris Johnson. Foto: AFP
El primer ministro rechazó la convocatoria de un referéndum por la independencia Escocia. Foto: AFP

El primer ministro británico, Boris Johnson, tiene el camino libre para concretar el Brexit -la salida del Reino Unido de la Unión Europea- el 31 de enero, la nueva fecha límite. El camino quedó despejado tras las elecciones legislativas del jueves, en las que el Partido Conservador de Johnson obtuvo la mayoría absoluta en la Cámara de los Comunes -365 en un plenario de 650 bancas-. Ahora no aparecen obstáculos en el horizonte de Johnson, ni siquiera del ala de su partido que le venía trabando el Brexit.

Los conservadores de Johnson aumentaron su votación a un 43,6%, el mejor resultado desde la primera victoria electoral de Margaret Thatcher en 1979.

La salida de la UE, un objetivo que ha perseguido Johnson incansablemente desde que se convirtió en la cara más visible en la campaña por el Brexit en el referendo del 2016, representa el mayor salto a lo desconocido para el Reino Unido desde la Segunda Guerra Mundial.

Pero Johnson, una vez concretado el Brexit, enfrentará la compleja tarea de negociar acuerdos comerciales en todo el mundo, incluyendo la propia UE y Estados Unidos, y la de mantener la unión del Reino Unido.

Por eso ayer viernes Johnson hizo un llamado a la unidad. “Francamente, exhorto a todos, en ambos bandos, a que después de tres años y medio de discusiones encontremos un fin y dejemos que comience la sanación”, dijo Johnson fuera de la residencia del primer ministro en el 10 de Downing Street.

Primer ministro británico, Boris Johnson. Foto: AFP
Primer ministro británico, Boris Johnson. Foto: AFP

Este primer mensaje tenía un destinatario específico: los independentistas escoceses.

Johnson dijo a la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, que no apoyará su plan para realizar un segundo referéndum de independencia.

Sturgeon había exigido otro referéndum de independencia después de que el Partido Nacional Escocés (SNP) obtuviera 48 de los 59 escaños de Escocia en el Parlamento británico.

Nicola Sturgeon, primera ministra de Escocia. Foto: Reuters.
Nicola Sturgeon, primera ministra de Escocia. Foto: Reuters.

“El primer ministro dejó en claro cómo sigue oponiéndose a un segundo referéndum de independencia (...) la mayoría de las personas en Escocia no quieren regresar a la división y la incertidumbre”, dijo la oficina de Johnson en un comunicado. “El resultado del referéndum de 2014 fue decisivo y debe respetarse”, añadió.

Sturgeon le respondió en Twitter con la misma moneda: que deber respetar una nueva decisión de los escoceses, “tal como él espera que se respete su mandato”.

De los 650 escaños en la Cámara de los Comunes, el Partido Conservador obtuvo 365, frente a los 203 del Partido Laborista, que pierde 59, y 48 del SNP, que se reafirma como tercera fuerza parlamentaria.

El Partido Liberal Demócrata, el único de los nacionales que defendía revocar la salida de la UE, conserva 11 diputados tras perder uno, mientras que el Partido del Brexit, que propició el triunfo de los “tories” al arrastrar votos laboristas, no logra ninguno.

Por otra parte, el avance en Irlanda del Norte de los republicanos proeuropeos del Sinn Féin, frente al ligero retroceso del Partido Democrático Unionista (DUP), abonará los argumentos para auspiciar en la región un plebiscito sobre la posible reunificación de la isla de Irlanda.

Ante este panorama, primer ministro prometió gobernar como “una sola nación”, y propuso trabajar con el bloque europeo “como amigos e iguales en soberanía” para “construir una nueva relación” en 2020.

Previamente, en un discurso a primera hora del día para celebrar su victoria, dijo que la gran mayoría obtenida a favor de concretar la salida de la UE “pone fin a la miserable amenaza de que haya otro referéndum” sobre el Brexit.

Johnson fue investido ayer viernes como primer ministro por la reina Isabel II tras ganar las elecciones del jueves, aunque llevaba en el cargo desde el pasado 24 de julio, cuando sustituyó sin mediar urnas a su colega Theresa May.

Según los medios británicos, es posible que el próximo lunes haga cambios menores en su actual equipo de Gobierno, si bien podría haber más en febrero, cuando el país esté fuera del bloque europeo.

Boris Johnson. Foto: AFP
Boris Johnson. Foto: AFP

La apertura de las sesiones del Parlamento, suspendidas por la campaña electoral, está prevista para el 19 de diciembre, tras lo cual se espera que impulse al día siguiente el proyecto de ley de retirada de la UE.

Según declaró a EFE una portavoz de la Cámara de los Comunes, sería “técnicamente” posible que la legislación del Brexit quedara aprobada antes de fin de año, pero ello implicaría habilitar días de trabajo en el habitual receso navideño, lo que parece improbable que suceda.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error