BRASIL

Bolsonaro encara una renovación del gabinete tras la renuncia de dos ministros

Las renuncias fueron un duro golpe para el presidente Jair Bolsonaro, en medio de un repunte de la pandemia del coronavirus en Brasil.

Bolsonaro aprovechará las renuncias en Exteriores y Defensa para hacer más cambios. Foto: AFP
Bolsonaro aprovechará las renuncias en Exteriores y Defensa para hacer más cambios. Foto: AFP

Las renuncias ayer lunes de los ministros de Relaciones Exteriores, Ernesto Araújo, y de Defensa, Fernando Azevedo e Silva, fue un duro golpe para el presidente Jair Bolsonaro, en medio de un repunte de la pandemia del coronavirus en Brasil.

Araújo, un ideólogo del “antiglobalismo”, y el general retirado Azevedo e Silva eran miembros del gabinete desde la asunción de Bolsonaro en enero de 2019.

Bolsonaro designó a Carlos Alberto Franco França como nuevo ministro de Relaciones Exteriores, y a Walter Souza Braga Netto como titular de Defensa.

La salida de Azevedo e Silva, parte del “ala militar” del gobierno, tomó por sorpresa al país y por ahora no se conocen las causas, salvo una posible reoganización ministerial que también podría implicar a otras carteras estratégicas, como Casa Civil (jefatura del gobierno) y el Ministerio de Justicia, según algunos analistas brasileños.

“Parto con la certeza de la misión cumplida”, expresó el militar, de 67 años, sin precisar si se trataba de una renuncia o de una destitución decidida por Bolsonaro.

Sumada a la del general Eduardo Pazuello (reemplazado por el cardiólogo Marcelo Queiroga) al frente del Ministerio de Salud hace dos semanas, se trata de la tercera baja de un miembro clave del gobierno, que enfrenta un recrudecimiento brutal de la pandemia que ya dejó cerca de 315.000 muertos.

Araújo, en cruzada contra el “globalismo” -definido por la “ideología de género” y “la ideología del cambio climático”- acabó por presentar su renuncia ante una avalancha de críticas del Congreso que atribuyen a sus altercados con China la dificultad de Brasil para comprar vacunas e insumos anticovid.

“No está clara la motivación de la salida del ministro de Defensa: si el presidente quiere el cargo para algún aliado o si el general deja el cargo por algún desacuerdo político grave con Bolsonaro”, dijo el politólogo Mauricio Santoro, de la Universidad Estatal de Río de Janeiro (UERJ).

Pero en el caso de Araújo y Pazuello, “la mala respuesta del gobierno a la pandemia fue la causa más inmediata e influyente”, agregó.

La gestión de Araújo se distinguió por una alineación automática con la diplomacia de Donald Trump, hasta el punto de que Brasil fue el último país del G20 en reconocer la victoria electoral de Joe Biden.

Ese alineamiento se vio principalmente en sus polémicas con China, principal socio comercial de Brasil.

El año pasado, salió en defensa del diputado Eduardo Bolsonaro, hijo del mandatario, criticado por el embajador chino en Brasilia por haber afirmado que Brasil buscará “una alianza global para un 5G seguro, sin espionaje de China”.

Sus críticos reprochan a esas actitudes gran parte de los retrasos en obtener insumos para vacunas contra el COVID-19.

“La causa más importante de la caída del ministro fue la dificultad de Brasil para acceder a las vacunas”, dijo Santoro.

“Pero también pesaron factores como los conflictos sobre el medio ambiente y sus dificultades en el diálogo con los principales socios comerciales de Brasil: China, Estados Unidos, Argentina, la Unión Europea”, evaluó.

Según fuentes diplomáticas, también India, otro gran productor de vacunas, se sintió molesta por la negativa de Brasil en adherir a los planteos de Nueva Delhi para quebrar las patentes de los grandes laboratorios que fabrican vacunas contra el nuevo coronavirus.

La vacunación en Brasil, que se inició en enero, sufrió varias interrupciones. Hasta ahora, solo 13,6 millones de personas fueron vacunadas con la primera dosis y 4 millones con la segunda, en este país de 212 millones de habitantes. (AFP, Reuters, OGlobo)

Mercado en alza pese turbulencia política

El principal índice de acciones de Brasil cerró al alza ayer lunes, nuevamente ayudado por el desempeño de Vale, pero el volumen estuvo por debajo del promedio del mes, reflejando cautela ante las turbulencias políticas, además de la severa situación de la pandemia de COVID-19. El Bovespa subió un 0,43%, a 115.272,50 puntos, según datos preliminares. En el mercado cambiario, en tanto, el real cerró con baja de 0,49% a 5,7681 unidades por dólar estadounidense.

Canciller conciliador pero sin experiencia

A los 57 años, el embajador Carlos França, exjefe de Ceremonial en Planalto, fue elegido por el presidente Jair Bolsonaro como nuevo ministro de Relaciones Exteriores. França, que ahora es asesor directo del presidente, fue, como Ernesto Araújo, un nombramiento de Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente.

A pesar de haber sido ascendido a embajador por mérito, el diplomático nunca se hizo cargo de una embajada. La falta de experiencia es señalada por colegas como un posible obstáculo -y una debilidad-, dada la influencia del hijo del presidente en este ámbito.

França, sin embargo, fue el favorito entre los congresistas y emergió como una alternativa a Luis Fernando Serra, embajador de Brasil en París, cuya nominación enfrentó resistencias internas y externas, por ser un “bolsonarista de línea dura”.

Fuentes de Itamaraty afirmaron que França estaba entre los nombres considerados por Bolsonaro como “la opción menos mala” y más acorde con la tradición de la cartera.

Diplomáticos que conocen al embajador aseguran que es “una persona conciliadora, con buena llegada en el Congreso”. Algunos esperan, por tanto, un rápido restablecimiento del vínculo entre el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Legislativo. (OGlobo/GDA)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados