DECISIÓN QUE GENERÓ POLÉMICA

Bolsonaro dio el aval para la Copa América y le llovieron las críticas

Pese al anuncio de que Brasil será sede de la Copa, el gobierno brasileño dijo anoche que todavía no está confirmado, y que hoy martes tendrá “una posición final”.

Protestas en Brasil por la gestión de la pandemia que lleva adelante el gobierno de Bolsonaro. Foto: AFP
Protestas en Brasil por la gestión de la pandemia que lleva adelante el gobierno de Bolsonaro. Foto: AFP

El cambio de sede de la Copa América de Argentina a Brasil provocó un sacudón político en ambos países, donde sus respectivos presidentes consideraron los pros y contras que les significaría una decisión de este tipo.

El domingo cayó la sede en Argentina por la pandemia de COVID-19, y hace diez días se había bajado Colombia a raíz del estallido social en ese país.

Ayer lunes la Conmebol anunció que Brasil sería la sede, manteniendo por ahora la fecha del 13 de junio como inicio y el 10 de julio para finalizar el torneo.

El diario OGlobo informó anoche que el presidente Jair Bolsonaro fue contactado directamente por el presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Rogério Caboclo, para hablar sobre el interés de la Conmebol en realizar la Copa en Brasil. Y Bolsonaro de inmediato se mostró favorable.

Todavía está por saberse si Bolsonaro midió el impacto de la Copa en sus aspiraciones electorales para el próximo año, donde Luiz Inácio Lula da Silva es favorito.

“Bolsonaro ve que su rechazo en intenciones de voto aumenta a medida que aumenta el número de muertos por la pandemia. Brasil ya supera los 460 mil muertos. El sábado, el presidente fue blanco de manifestaciones en varias ciudades del país”, recordó ayer OGlobo.

La Conmebol habló el domingo con Caboclo sobre la posibilidad de que Brasil fuera sede. El argumento fue que Brasil ya había acordado albergar el Mundial Sub-17 en octubre, luego de que la FIFA retirara el torneo de Perú.

El presidente de la CBF, entonces, se ofreció a contactar directamente con Bolsonaro con quien mantiene una relación amistosa.

Pese al anuncio de que Brasil será sede de la Copa, el gobierno brasileño dijo anoche que todavía no está confirmado, y que hoy martes tendrá “una posición final”.

“Todavía no hay nada cerrado, quiero dejar esto de forma bien clara. Estamos en medio del proceso”, declaró el ministro de la Casa Civil, Luiz Eduardo Ramos.

Bolsonaro ha puesto varias condiciones a la CBF para la realización del torneo, como que no haya público y que todas los miembros de las delegaciones sean vacunados.

“Por ahora son 10 equipos, en dos grupos, habrá 65 personas por delegación, todos vacunados. Las sedes serán responsabilidad de la CBF”, declaró el ministro Ramos.

“Mañana (por hoy martes) tendremos una posición final”, concluyó.

Sin embargo, interlocutores gubernamentales aseguran que la realización de la Copa es prácticamente segura, y que solo falta definir la ciudades que albergarán los partidos.

Llueven críticas.

El vicepresidente brasileño Hamilton Mourao aseguró ayer que la realización de la Copa América en su país tiene “menos riesgo” que en Argentina. “La ventaja es el tamaño de nuestro país y el número de estadios. Se pueden repartir” los partidos en todo el territorio, afirmó.

Sin embargo, el anuncio de que Brasil acogerá la Copa desató una oleada de críticas.

“Un evento de esa magnitud moviliza innumerables personas aunque los partidos sean sin público. Y la movilidad aumenta transmisión del virus”, declaró el infectólogo José David Urbáez, de la Cámara Técnica de Infectología del Distrito Federal de Brasilia. “Ese torneo debería haber quedado cancelado y listo”, agregó Urbáez.

“Es una decisión de psicópata. Es una locura total”, afirmó Raquel Stucchi, infectóloga de la Universidad de Campinas y consultora de la Sociedad Brasileña de Infectología (SBI).

También hubo repercusiones políticas. El senador Renan Calheiros, relator de la comisión que está investigando la gestión de Bolsonaro, denunció lo que calificó el “campeonato de la muerte”.

brasil bolsonaro covd coronavirus pandemia protestas manifestacion
Manifestantes participan en una protesta contra el manejo del presidente brasileño Jair Bolsonaro de la pandemia de COVID-19 en Sao Paulo, Brasil. Foto: AFP

“Sindicato de negacionistas: gobierno, Conmebol y CBF. Las ofertas de vacunas se llenaron de moho en los cajones, pero el ok al torneo fue ágil. Escarnio”, escribió en twitter.

El vicepresidente de la comisión, el senador Randolfe Rodrígues, pidió que sea convocado el presidente de la CBF para que dé explicaciones.

El diputado del Partido Socialista Brasileño (PSB), Julio Delgado, aseguró que interpondrá un recurso ante el Supremo Tribunal Federal para impedir la decisión del torneo.

El Partido de los Trabajadores (PT), que lidera Lula, fue de los primeros en oponerse a acoger la Copa América. “¿Esto es serio? ¿En medio de la pandemia, la llegada de la tercera ola, con riesgo por falta de camas y suministros y con vacunación lenta? ¡Increíble!”, señaló en redes sociales la presidenta del PT, Gleisi Hoffmann.

También se sumó a las críticas el líder del Partido Democrático Laborista (PDT), Ciro Gomes. “La cuestión no es que te guste o no te guste el fútbol. ¡Yo lo adoro! La cuestión es no jugar con la vida de los brasileños y no hacer demagogia a cambio de la muerte de inocentes”, expresó en Twitter.

La interna argentina.

En el gobierno argentino parece que hay una sensación de que se sacaron un problema de encima.

“No había margen social para seguir adelante. Íbamos a pagar un costo político alto”. La expresión, de boca de uno de los ministros del gobierno de Alberto Fernández que participó de las conversaciones, refleja el pensamiento del oficialismo, informó ayer el diario La Nación.

Más allá de las declaraciones oficiales -el propio presidente Fernández afirmó ayer que las sedes elegidas para el torneo están en alerta epidemiológica y que no quería “sumar un riesgo” a la actual situación sanitaria-, fuera de micrófono admiten una “decisión política” y sostienen que estuvo motiva- da en el rechazo social a la realización de la Copa América, incluso entre los votantes del kirchnerismo.

Alberto Fernández, presidente de Argentina. Foto: AFP
Alberto Fernández, presidente de Argentina. Foto: AFP

Una encuesta de la consultora Poliarquía, publicada por La Nación el sábado, advirtió que el 70% respondió que Argentina “no debería organizar” el torneo.

“La encuesta no la miramos, y riesgo epidemiológico había poco, pero sí era un mensaje confuso para la sociedad”, dijo una fuente cercana al Presidente. “¿Cómo le decís a la gente que no abren las escuelas o los negocios y al mismo tiempo se juega un torneo internacional?”, alegó.

Ese fue -dicen en el Gobierno argentino- el mensaje compartido durante el domingo por el presidente Fernández, su jefe de gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro del Interior, Eduardo de Pedro, en conversaciones y chats simultáneos con la ministra de Salud, Carla Vizzotti, su par de Deportes y Turismo, Matías Lammens, y el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa.

Nicolás Kreplak, viceministro de Salud en Buenos Aires, la provincia que gobierna Axel Kicillof, un cristinista puro, se había manifestado en contra del campeonato. “Desde mi punto de vista sería mejor si se pospusiera un par de meses”, había dicho en Radio El Destape.

No escapó tampoco al gobierno que, desde el expresidente Mauricio Macri hasta funcionarios del alcalde de Buenos Aires Horacio Rodríguez Larreta, la oposición criticó en duros términos la realización de la Copa. (OGlobo, La Nación, AFP y EFE)

En Chile vacunarán a menores
Vacuna de Moderna contra el coronavirus. Foto: AFP

El Instituto de Salud Pública (ISP) de Chile aprobó ayer lunes el uso de la vacuna de Pfizer/BioNTech en menores de entre 12 y 16 años. “Esta es una muy buena noticia para avanzar en la inmunidad, también protegiendo a nuestros adolescentes, quienes con dos dosis y 14 días tendrán una muy buena inmunidad para ir retomando la anhelada normalidad”, señaló el director del ISP, Heriberto García.

Este grupo etario se unirá así en las próximas semanas a las 7,9 millones de personas que ya han recibido el esquema completo de vacunación en Chile, país con 19 millones de habitantes.

“Mientras más vacunados tengamos, más rápido lograremos la inmunidad”, agregó García.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) ya autorizó la vacuna en adolescentes. Y la Agencia Europea del Medicamento (EMA) dio luz verde el pasado viernes a la aplicación de la vacuna Pfizer/BionTech para jóvenes de 12 a 15 años.

Hasta la fecha, Chile ha recibido casi 22 millones de vacunas de Sinovac (17 millones), Pfizer/BioNTech (3,6 millones), AstraZeneca (693.600) y CanSino (300.000). Sin embargo y pese al esfuerzo por impulsar un despliegue vacunatorio elogiado en el mundo, Chile no ha logrado contener la ola de contagios que hasta ahora tiene la capacidad hospitalaria copada en un 96%. Desde el inicio de la pandemia en marzo de 2020, más de 29.300 personas han muerto en Chile por Covid.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados