Publicidad

El yate y la numeróloga: Sergio Massa frente a dos escándalos que opacaron el debate

El ministro de Economía y candidato a presidente por Unión por la Patria y pidió “disculpas” por los “errores” del Gobierno que “lastimaron a la gente”.

Compartir esta noticia
Sergio Massa pide "disculpas" por los "errores" del Gobierno que "lastimaron a la gente".
Sergio Massa.
Foto: EFE

Joaquín Morales Solá / La Nación (GDA)
Sigue en carrera la campaña electoral argentina hacia las elecciones del 22 de octubre con la resaca del debate del domingo entre los cinco candidatos presidenciales, en el que ninguno resultó ganador. La que la mirada está puesta en el que protagonizarán el próximo fin de semana en Buenos Aires. Entretanto, un nuevo escándalo irrumpe en el peronismo sin siquiera haber salido del affair de Martín Insaurralde y sus vacaciones en yate en el Mediterráneo. Ayer, una gerenta del Banco Nación fue despedida tras contratar a una numeróloga.

El candidato por Unión por la Patria (UP) y actual ministro de Economía, Sergio Massa, salió airoso de la polémica que salpicó al kirchnerismo 24 horas antes del debate. Insarrualde, ahora exjefe de gabinete de la Provincia de Buenos Aires, renunció nada más conocerse el caso. Y ayer desistió, además, a su candidatura a concejal de Lomas de Zamora. Ahora debe afrontar varias denuncias de sus adversarios políticos por lavado de dinero y enriquecimiento ilícito.

“Cirugía de guerra para evitar que avance la infección”. Así calificaron muy cerca de Sergio Massa la decisión de presionar a Martín Insaurralde para que renuncie.

Aunque hubo varias menciones en el debate celebrado en Santiago del Estero, ningún oponente arrinconó con ello a Massa. Luego de finalizado el debate, el ministro fue consultado al respecto por periodistas. “Cometió un grave error, renunció y tiene que renunciar a la candidatura en Lomas”, dijo Massa a La Nación + cuando abandonaba el Forum.

No obstante, aunque no haya sido central durante el debate, el tema está en agenda y Massa hace lo posible por sortearlo. Ayer martes ofreció declaraciones en un programa de televisión, donde insistió en que el episodio fue “grave”. “Pero su renuncia despeja la idea de que acá no pasa nada”, explicó. Y agregó: “No somos todos lo mismo. Acá, Pepín Rodríguez Simón lleva más de mil días prófugo”, dijo, en relación a un exasesor de Mauricio Macri y exparlamentario del Mercosur, que pidió asilo en Uruguay.

Consultado sobre cómo impactó la noticia hacia dentro del frente oficialista y cuál fue su reacción personal, Massa dijo: “Hablé con todos los que sentí que tenía que hablar. Dije lo que pensé. A la noche, él (Insaurralde) renunció. De alguna manera, destrabó una situación. Un error grave. Tuvo que pagar con dos renuncias”.

“Tercera y en caída”.

Quien sí mencionó este último escándalo, pero no fue tan contundente como se esperaba, fue la candidata por la coalición opositora Juntos por el Cambio, Patricia Bullrich, quien ayer confesó en una entrevista radial que sufría una “gripe fuertísima”, razón con la que justificó su inestable desempeño.

“Intentaron polarizar y no pudieron entre Massa y (Javier) Milei”, dijo Bullrich sobre la estrategia de ambos candidatos. “Logré derrumbar la estrategia de polarización de Sergio Massa y Javier Milei que estaba previamente acordada entre ellos”, afirmó en declaraciones a La Nación.

Según consignó ayer el mismo diario, entre los asesores de la exministra vinculan le traspié en el duelo con Massa -“¿mejor que decir es hacer?”- al engorroso formato de preguntas cruzadas. Por eso, planean ahora preparar a Bullrich para el segundo cruce con otra dinámica. “Para el próximo domingo necesitamos más power”, reconocía ayer uno de los dirigentes que escoltó a Bullrich en Santiago del Estero.

Javier Milei, líder de La Libertad Avanza, se autoproclamó ayer ganador del debate, donde se lo vio más calmado que en otros tramos de la campaña. El economista explicó ayer que apela a esa postura porque debe hablarles a los argentinos “como el futuro presidente”.

Además, aseguró que la postulante de Juntos por el Cambio fue la “gran perdedora” del domingo en Santiago del Estero. “Ella está fuera del balotaje, está tercera cómoda y en caída”, marcó sobre la dirigente de Pro, con la que supo tener momentos de sintonía que ahora quedaron atrás en el marco de la contienda de cara a octubre.

“Yo entiendo que hay un intento recurrente de mostrar mis inicios en la televisión, pero cualquiera que mire lo que son las entrevistas que vengo dando en los últimos tres años, no vas a encontrar ninguna situación en la cual yo tenga algún cruce o pelea”, indicó Milei en Radio La Red sobre su cambio de postura.

Quien apareció en la escena política como uno de los candidatos más radicales y vehementes, sostuvo: “Si quieren ir a buscar videos de siete, ocho, diez años atrás, cuando tenia que ir a lugares a pelear contra 15 personas, no me dejaban hablar, las producciones buscaban que se me agrediera, está bien. Pero no es la situación convencional”.

Además

Alianza “casi explícita” con Milei

Seguramente, ninguno sumó un voto más, y tampoco lo perdió. Cada uno cumplió el papel que más o menos viene desempeñando en esta tediosa campaña electoral.

Javier Milei fue el más sólido cuando se trató la cuestión económica, aunque por momentos hizo abuso de términos demasiado técnicos; el candidato libertario fue superficial, en cambio, cuando se abarcaron asuntos que no eran los económicos.

Patricia Bullrich estuvo algo incómoda en casi todos los temas, como si hubiera temido equivocarse en un momento crucial para su carrera política; se la notó especialmente insegura con los temas económicos. Y estuvo mucho más sólida en cuestiones de seguridad o de derechos humanos.

Sergio Massa tiene un envidiable dominio escénico, aunque no pudo evitar hacer casi explícita su alianza con Milei. Gran parte del debate se dio solo entre ellos.

Juan Schiaretti pasó inadvertido. No puede negársele a Myriam Bregman, en fin, su coherencia en el anacronismo. Nadie cambió nada.

Schiaretti no se apartó de su planteo antigrieta, pero pareció más un candidato a gobernador de Córdoba que a presidente. Myriam Bregman evitó quedar marginada con su actitud confrontativa y vivaz, aunque su mensaje careció de novedades.

Cinco denuncias contra Insaurralde

La Justicia recibió ayer al menos cinco denuncias contra el exjefe de Gabinete bonaerense Martín Insaurralde, después de que se reveló su viaje de lujo con una modelo en un yate que navegaba por el mar Mediterráneo. Las presentaciones, promovidas por diferentes dirigentes opositores, fueron radicadas en distintos tribunales: en Comodoro Py, en Lomas de Zamora y en La Plata. Todavía no está claro dónde se lo investigará finalmente.

Los delitos de los que se acusó a Insaurralde incluyen enriquecimiento ilícito, lavado de dinero y evasión. Una de las presentaciones -la que hizo la diputada Graciela Ocaña- incluye un pedido de embargo sobre los bienes de Insaurralde. También fue denunciada la modelo que lo acompañaba en su viaje, Sofía Clerici. Contra ella apuntó el abogado Gastón Marano, que se presentó en la justicia federal de Lomas de Zamora. Marano sostuvo que la modelo no tiene la capacidad económica necesaria para comprar bienes como aquellos con los que se muestra en las redes sociales.

En cuanto a las presentaciones contra Insaurralde, la del diputado nacional José Luis Espert se hizo en los tribunales federales de Comodoro Py y, por sorteo, le tocó al juzgado de Julián Ercolini, el magistrado que investigó a Cristina Kirchner en el expediente Hotesur-Los Sauces.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad