CORONAVIRUS

Argentina confinada nueve días por la pandemia; salen solo por compras básicas

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, anticipó que en caso de ser necesario puede haber cierres “intermitentes”.

Argentina durante la pandemia. Foto: La Nación | GDA
Argentina durante la pandemia. Foto: La Nación | GDA

Argentina inició ayer sábado un confinamiento total de nueve días por el que se suspende todo tipo de actividad no esencial en las zonas del país de alto riesgo por la segunda ola de COVID-19, que está dejando récord de contagios y muertes y elevando la tensión en los hospitales.

La administración del presidente Alberto Fernández ha establecido que las personas deben permanecer en sus residencias habituales y solo podrán circular en las cercanías de su domicilio, entre las 18:00 horas y las 6:00 de la mañana, o por razones especialmente autorizadas, en las zonas del país en “alto riesgo” y “alarma” sanitaria.

También suspendió las actividades sociales, económicas, educativas, religiosas y deportivas en forma presencial, en un nuevo intento de frenar el avance del coronavirus.

Entre los puntos destacados, el transporte público se limitará para una porción de los trabajadores esenciales. No se autorizó la construcción privada ni el empleo doméstico. Y solo se podrán practicar deportes individuales en la cercanía de los domicilios.

“Las personas tienen que mantenerse en su domicilio o cercanías y tienen que abstenerse de ir a sus trabajos, salvo las excepciones”, explicó una de las funcionarias que asesoró al Presidente en la elaboración del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU).

Según indica el DNU, “solo podrán desplazarse para aprovisionarse de artículos de limpieza, medicamentos y alimentos y otros artículos de necesidad en los comercios esenciales y para retiro de compras autorizadas por este decreto, siempre en cercanía a sus domicilios”.

La medida, que regirá hasta el 30 de mayo inclusive, se repetirá el fin de semana del 5 y 6 de junio, y afectará todas las actividades sociales, económicas, educativas, religiosas y deportivas en forma presencial en aquellas zonas del país que, por sus índices, se encuadren en “alto riesgo” o en “alarma epidemiológica”.

El objetivo del gobierno, de acuerdo con lo que adelantó el presidente Fernández en el mensaje que dio por cadena nacional, es limitar la circulación y suspender las reuniones sociales, uno de los principales focos de contagios, según advirtió.

Cerca del Presidente comentaron que se buscó un “equilibrio entre la economía y el sistema de salud”.

Hasta el 30 de mayo, solo estarán habilitados los comercios esenciales, mientras que el resto debería funcionar con envío a domicilio o retiro en los locales; lo mismo ocurrirá con los locales comerciales.

“No habrá atención al público. Nadie puede ir a un comercio a elegir. Puede vender por vía remota y la persona retirar lo que compró y pagó. No puede haber atención al público”, explicó la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra.

Monitoreo.

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, se refirió ayer sábado a las nuevas restricciones por el avance del COVID-19, y si bien consideró que la medida que establece DNU es “transitoria”, anticipó que en caso de ser necesario puede haber cierres “intermitentes” después estos nueve días de cese de actividades que estableció el Ejecutivo.

“La medida es transitoria y se va a volver a evaluar la situación después de estos nueve días. Nosotros necesitamos ir monitoreando y en caso de ser necesario, generar medidas intermitentes”, señaló Vizzotti en diálogo con CNN Radio.

“Se va a evaluar el impacto, los próximos meses son de más riesgo, por el invierno”, destacó Vizzotti. “Cada medida se va analizando muy cuidadosamente, en función de la situación epidemiológica, la velocidad de los contagios y el punto más importante: la ocupación de las camas en las terapias intensivas”, aclaró la ministra al respecto.

Argentina durante la pandemia. Foto: La Nación | GDA
Argentina durante la pandemia. Foto: La Nación | GDA

Vacunas.

En relación a la campaña de vacunación masiva, Vizzotti confirmó que se están esperando 860.000 dosis de AstraZeneca de Covax. “Estamos terminando de ver los controles de calidad pero nos informaron que hay un número asegurado y nos falta ver el resto”, aclaró la funcionaria.

“La idea es que se pueda escalar en las producciones en los países que están produciendo y tener un flujo de vacunación más grande y regular con menos trabajo, tensión e incertidumbre cada embarque. Yo creo que en junio va a empezar a suceder”, pronosticó Vizzotti, aunque aclaró: “Nada es seguro con esta pandemia”.

Por otro lado, al ser consultada respecto de cómo seguirá el plan de inoculación, sobre todo en relación a las segundas dosis, la ministra Vizzotti explicó que con las partidas que llegan ahora de AstraZeneca se podría completar el esquema de quienes se vacunaron con ese laboratorio.

Y en relación a la segunda tanda de la Sputnik V de producción rusa, indicó: “Estamos trabajando para tener novedades pronto, pero quiero transmitir seguridad a aquellos que están cumpliendo los tres meses de la primera dosis”.

La experta rechaza presiones

La secretaria de Lucha contra el COVID-19, Luana Araújo, dejó el Ministerio de Salud diez días después de ser designada para esa función clave. De acuerdo con un comunicado oficial, el ministerio indicó que “busca otra persona con un perfil profesional similar, un técnico basado en pruebas científicas. El ministerio le agradece a la profesional por los servicios prestados y le desea éxito en su trayectoria”, señaló sin informar los motivos por los que salió la médica.

Se estima que el retiro de Araújo es consecuencia de que ella no aceptó presiones del gobierno que encabeza Jair Bolsonaro respecto de la conducción de la lucha contra la pandemia.

Araújo es egresada de la Universidad Federal de Río de Janeiro y realizó el posgrado en epidemiología en la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos.

Por otra parte, el ministro de Salud, Marcelo Queiroga, dijo que no prevé otra ola de COVID-19. “Siempre preguntan sobre una tercera ola. Estamos en una pandemia, ya tuvimos la primera ola, estamos reduciendo los fallecimientos en esta segunda ola y todos debemos estar vigilantes a una posible tercera ola, pero no la vislumbramos en este momento. La manera adecuada de evitar la tercera ola es avanzar en la campaña de vacunación y es lo que estamos haciendo”.

Queiroga admitió que algunos estados tienen el sistema de salud bajo presión. (Con información de O Globo-GDA)

Ciudad vacía

Lluviosa, fría y muy tranquila. Así transcurrió la primera jornada del regreso del aislamiento obligatorio a la ciudad de Buenos Aires. Entre las nuevas disposiciones, el cambio de ritmo del sábado y el clima adverso, muy pocos fueron los que salieron a las calles. Salieron trabajadores esenciales y otras personas a hacer compras básicas en comercios cercanos a su zona de residencia. Anoche, el gobierno infirmó que surgieron 32.171 nuevos contagios, en tanto hubo 297 fallecimientos. En los últimos siete días se registraron 223.748 casos y 3.435 muertos, llevando el total de personas que perdieron la vida a 73.688.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados