LA LUCHA CONTRA LA PANDEMIA

Argentina amplía restricciones por el COVID-19 y suspende las clases presenciales

La medida implicará que a partir de hoy jueves no se podrá circular entre las 20 y las 6 de la mañana del día siguiente, informó el diario La Nación citando fuentes oficiales.

Paciente con coronavirus. Foto: AFP
Paciente con coronavirus. Foto: AFP

El gobierno argentino decidió ayer miércoles recortar aún más la circulación nocturna en las ciudades donde hay más riesgo epidemiológico de contraer COVID-19. La medida implicará que a partir de mañana no se podrá circular entre las 20 y las 6 de la mañana del día siguiente, informó el diario La Nación. También se decidió suspender por dos semanas las clases presenciales a partir del lunes.

A partir de las cero horas del viernes, quedan además interrumpidas las actividades recreativas, sociales, culturales, deportivas y religiosas en lugares cerrados. Según sostuvo el presidente Alberto Fernández, las actividades comerciales en el área metropolitana deberán cerrar a las 19.

“Buscamos lo mismo que siempre: evitar el encuentro social y bajar la circulación del virus. El aumento de los casos es sostenido”, dijo Fernández.

Las nuevas medidas se conocen una semana después del anuncio presidencial que dispuso una limitación de la circulación entre las 0 y las 6, prohibió las reuniones sociales en domicilios particulares y limitó la cantidad de gente que puede hacer deportes en espacios cerrados hasta el 30 de abril.

La decisión se tomó el mismo día en que Argentina registró 25.157 casos de COVID-19, mientras que hubo 368 nuevas muertes, llevando la cifra de decesos a 58.542.

El número de muertes anunciadas ayer es el mayor desde el 18 de enero, cuando se reportaron 424 fallecidos.

El número de contagios conocidos ayer marca un descenso con respecto a los informados el martes, cuando se notificaron 27.001, que había significado el récord de contagios absoluto en el país desde que empezó la pandemia.

El Ministerio de Salud informó que en la provincia de Buenos Aires se reportaron 13.241 casos nuevos, 2.658 de los cuales corresponden a la ciudad.

En todo el país hay 3.879 personas con diagnóstico confirmado de COVID-19 ingresadas en unidades de cuidados intensivos.

El creciente porcentaje de ocupación de camas de terapia intensiva por todo tipo de patologías es del 62,7% a nivel nacional, pero del 71,4% en Buenos Aires y su periferia.

Argentina atraviesa desde hace dos semanas un vertiginoso aumento de los casos de COVID-19, con creciente nivel de ocupación de camas en las unidades de terapia intensiva.

Más restricciones.

El diario La Nación informó anoche que el Gobierno decidió que recortará aún más la circulación nocturna en las ciudades donde hay mayor riesgo epidemiológico.

No se podrá circular entre las 20 y las 6 de la mañana.

El presidente se reunió ayer en la quinta de Olivos con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y la ministra de Salud, Carla Vizzotti, a fin de pulir los detalles de la decisión.

La resolución se aplicará en los distritos en “rojo”, es decir que tienen indicadores sanitarios críticos. Hoy son 87 las ciudades en esta fase, entre las que incluyen a Buenos Aires, 44 municipios del conurbano bonaerense, y las capitales de Córdoba, Mendoza, Tucumán, San Juan y Rosario, en Santa Fe.

La Casa Rosada actúa ante la convicción de que la curva de casos seguirá creciendo y que la pandemia por coronavirus de este año va a ser larga. Así lo marca el tablero de control epidemiológico del Ministerio de Salud y también lo advirtieron los especialistas que asesoraron al Gabinete en los últimos días.

El Gobierno pretende avanzar con un esquema “a la europea”, es decir con medidas estrictas, pero temporales y focalizadas geográficamente.

Vacunas.

Ayer de mañana la ministra Vizzotti dio una conferencia de prensa en la que llamó a la población a reforzar las medidas de prevención y a postergar las reuniones sociales. “Solo salgamos a trabajar, a realizar las actividades indispensables, a llevar a los chicos a la escuela”, dijo Vizzotti.

Y reclamó: “Posterguen lo postergable, los festejos, los cumpleaños, las reuniones con amigos”.

También apeló a “todo el arco político” a que “no es momento de generar más tensiones”, en relación a las críticas que recibe la gestión por las últimas medidas anunciadas la semana pasada.

En un comunicado emitido ayer miércoles, la mesa nacional de Juntos por el Cambio, la coalición del expresidente Mauricio Macri, criticó duramente las “enormes deficiencias de la campaña de vacunación” del Gobierno, a la vez que se preguntó “por qué no tenemos más vacunas”.

La ministra Vizzotti habló del avance del plan de vacunación. Pero no pudo dar precisiones sobre próximos embarques.

“Estamos esperando lo antes posible tener información. Tenemos la expectativa que pronto podamos tener algún embarque y en el momento en el que esté confirmado podamos transmitirlo”, dijo la ministra, tras admitir que era el “mensaje más difícil” que le había tocado transmitir desde el inicio de la pandemia.

De acuerdo con los datos oficiales difundidos este martes, se han aplicado 5.754.919 vacunas: 4.996.672 personas recibieron la primera dosis, mientras que 758.247 recibieron la segunda.

OPS pide "estrategia integral".

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) pidió a los países de las Américas aplicar una “estrategia integral” para frenar el nuevo embate de COVID-19, advirtiendo que las vacunas por sí solas no bastan. “Necesitamos detener la transmisión”, urgió Carissa Etienne, directora de la OPS. “Esto requerirá estrategias integrales tanto para acelerar la vacunación como para controlar el virus utilizando medidas de salud pública comprobadas”, enfatizó.

Alemania, más jóvenes internados

Como en otros países europeos, en Alemania la tercera ola de coronavirus se diferencia de las dos anteriores: la mayoría de los pacientes son portadores de la variante británica. Y son mucho más jóvenes, “la mayoría tiene entre 40 y 60 años”, afirma Thomas Marx, director médico de la unidad de cuidados intensivos del hospital de Freising, en Baviera, sureste de Alemania. “Con frecuencia hay que intubarlos y luchar mucho tiempo contra la enfermedad”, explica, y añade que una cuarta parte muere.

El número de pacientes hospitalizados de entre 35 y 49 años “aumentó considerablemente”, advirtió a finales de la semana pasada Lothar Wieler, director del instituto de vigilancia sanitaria Robert Koch (RKI). “La situación es grave”, insistió el martes la canciller Angela Merkel, justificando la decisión de su gobierno de endurecer las restricciones.

Alemania estuvo semanas debatiendo si reforzaba las medidas para combatir la pandemia. Merkel logró el martes imponer su línea estricta frente a las regiones y establecerá próximamente un mecanismo nacional que armonice las restricciones en todo el territorio: los toques de queda nocturnos, la reducción de contactos y el cierre de comercios serán obligatorios cuando la tasa de incidencia, que mide las infecciones durante una semana, supere 100 durante tres días. El martes esa tasa de incidencia se situó en 140,9 en el país. La ley aún tiene que ser votada en el parlamento, posiblemente la próxima semana, para que se aplique.

En Brasil, 1,5 millones de personas no han ido por su segunda dosis
Vacuna contra el coronavirus. Foto: Ricardo Figueredo.

Más de 1,5 millones de brasileños no acudieron todavía a los puestos de salud para tomar la segunda dosis de la vacuna anti-COVID, informó ayer miércoles el Ministerio de Salud.

Hasta ahora, Brasil, de 212 millones de habitantes, ha vacunado a 23,8 millones de personas con la primera dosis y 7,3 millones con la segunda.

Las autoridades sanitarias de los diferentes estados y municipios brasileños, fuente primaria de los datos sobre vacunación, señalan sin embargo que puede haber un “desfase” en los números presentados por el Ministerio y que la cantidad real de personas que faltaron a su segunda dosis puede ser menor. El Ministerio exhortó a las personas a acudir por su segunda dosis, aunque sea con atraso.

Brasil está inmunizando con la vacuna china de Sinovac, con un intervalo de 28 días entre ambas dosis, y en menor proporción con la de AstraZeneca/Oxford, que prevé un intervalo de 84 días. La vacuna de Pfizer, también de dosis doble, empezará a llegar a Brasil a partir de fines de abril, con 15,5 millones de dosis previstas hasta junio. El gobierno anunció que logró anticipar el envío de 2 millones de dosis de esa vacuna para el primer semestre.

El gobierno pretende acelerar el ritmo de vacunación y aplicar 2,4 millones de dosis por día, capacidad máxima de su Programa Nacional de Inmunización. El cronograma oficial prevé contar con un total de 520 millones de dosis en 2021, pero más de la mitad están previstas para el segundo semestre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados