inn content para fundación itaú

Una vía profesional que vincula cultura y sociedad

Fundación Itaú inicia en abril el Diploma en Gestión Cultural, que brinda herramientas de management para potenciar proyectos artísticos

Itaú apoya a las distintas disciplinas artísticas en Uruguay.
Lucía Cabanas, directora ejecutiva de la Fundación, y Stella Elizaga, directora del Programa Cultural. 

El éxito de un evento cultural requiere, además del talento del artista, el expertise en áreas que —aunque originarias del mundo empresarial— son esenciales para hacer relevante y lograr la diferenciación del proyecto.

El boom que vive la industria cultural —con cada vez más actividades así como herramientas para la generación y financiación de producciones— exige hoy potenciar y profesionalizar las capacidades de gestión. Con ese acento, Fundación Itaú inicia este 16 de abril la actividad 2018 de su Diploma en Gestión Cultural (DGC), un curso de capacitación para los profesionales del sector que brinda herramientas en temas como contabilidad, finanzas, planificación estratégica, marketing y comunicación.

Creado en 1997, el Diploma es el primer curso de gestión cultural en el país.
“Básicamente lo que incorpora el estudiante son herramientas metodológicas de trabajo, conceptos de organización y planificación estratégica con las que se apunta a atender la complejidad que presenta hoy el hecho cultural”, explicó Stella Elizaga, directora del Programa Cultural de Fundación, institución a la que ingresó en 1997. Elizaga es licenciada en Historia del Arte con especialización en Arte Contemporáneo por la Universidad de Barcelona y cuenta con una amplia trayectoria en el ámbito cultural uruguayo.

En estos años, ha visto cómo la industria cultural ha crecido en su profesionalización. “Antes podíamos percibir que había emprendimientos de mayor impacto que otros, pero podía pasar también que un gran proyecto se viera afectado, por ejemplo, porque falló la comunicación”, señaló Elizaga.

Este proceso ha ido madurando y diversificándose; inicialmente, se basaba en un esquema “más empresarial” pero "hoy por hoy, frente a la complejidad del hecho cultural, surgen nuevos enfoques que hacen que este campo expanda su alcance" a más sectores de la sociedad y áreas de actividad, enfatizó.

Para Elizaga, la evaluación de los emprendimientos culturales ofrece un espacio para que la industria siga desarrollándose. “Los proyectos deben hacer hincapié en la evaluación de su desempeño a los efectos de su profesionalización y compartir los resultados con sus socios, financiadores y consumidores de una forma transparente”, analizó la directora del Programa Cultural de Fundación Itaú.

“Con la profesionalización (de la gestión), los proyectos culturales tienen más impacto”, afirmó Elizaga.

El Diploma está dirigido a profesionales que trabajan en la cultura; no obstante, no hay requisitos preestablecidos para participar de la convocatoria. “Solamente aconsejamos que la persona tenga un nivel de bachillerato terminado, porque eso permite el mejor aprovechamiento del curso”, afirmó Elizaga.

Como perfil general, los estudiantes del DGC son personas de unos 30 años en promedio, con formación académica y que se desempeñan en el ámbito cultural, razón por la que buscan sumar nuevas herramientas con esa especialización. Asimismo, atrae a profesionales de otras ramas de actividad, algunos asociados al mundo del diseño y el arte como los arquitectos, así como también a abogados o economistas que han entrado en contacto con emprendimientos culturales. La mixtura no debería sorprender. “Hoy los cruces con proyectos relacionados a la cultura son más transversales”, analizó Elizaga, quien además ejerce como coordinadora académica del Centro de Capacitación.

En ese centro se imparte el DGC así como otros cursos a cargo de Fundación Itaú como el de Gestión de la Producción Artística y el de Periodismo Cultural. Desde su creación, más de 1.000 personas han egresado de los distintos cursos.

El DGC tiene dos fortalezas, recalca Elizaga: la rigurosidad de los cursos (ver aparte) y la calidad de los especialistas a cargo de las clases en cada uno de los módulos que abarca. Los docentes son “expertos en la formación en gestión cultural” y cuentan con importantes antecedentes académicos. Con esa premisa, “la selección de los profesores va por el lado de la solidez y la transmisión de experiencias. Son todas personas que participan en distintos niveles de la gestión de la cultura”, destacó Elizaga.

Itaú apoya a las distintas disciplinas artísticas en Uruguay.
Itaú apoya a las distintas disciplinas artísticas en Uruguay.
Itaú apoya a las distintas disciplinas artísticas en Uruguay.
Itaú apoya a las distintas disciplinas artísticas en Uruguay.
Itaú apoya a las distintas disciplinas artísticas en Uruguay.

Mirada a largo plazo

Creada hace 30 años, Fundación apuesta al desarrollo de la cultura en una mirada de largo plazo. A través de acciones de gestión y patrocinio, la institución apoya las distintas disciplinas artísticas: desde las artes visuales, el teatro, la danza, las artes audiovisuales y la producción editorial.

Su trabajo se traduce no solo en el financiamiento de proyectos culturales específicos sino también en el asesoramiento y acompañamiento de los realizadores para el diseño, producción y ejecución de los eventos y producciones artísticas.

Ese pensamiento estratégico se ha puesto al servicio del desarrollo de audiencias. Prueba de ello es el exitoso Ciclo de Danza Contemporánea, que se celebra anualmente en la sala Zavala Muniz entre abril y diciembre. El interés que ha despertado el evento traspasó a su público objetivo para ganar nuevos espectadores. De hecho, en las últimas ediciones las funciones han registrado ventas anticipadas.

La directora ejecutiva de Fundación, Lucía Cabanas, explicó que Itaú es un actor relevante en la sociedad y que su Fundación representa una “oportunidad de contribuir al desarrollo de la comunidad”.

En paralelo a su posición en Fundación, Cabanas se desempeña como gerente de Marketing y Sustentabilidad de banco Itaú. La ejecutiva, con 18 años de trayectoria en la compañía, es licenciada en Dirección de Empresas egresada de la Universidad Católica y tiene un Máster en Dirección de Comunicación de la Universidad de Montevideo, además de ser profesora de dicha institución.

Con ese enfoque, Fundación Itaú ha desarrollado dos grandes ejes de acción: el Programa Cultural y el Programa Social, éste último creado para dar apoyo a iniciativas innovadoras que mejoren la educación en Uruguay. “Con estas dos áreas logramos tangibilizar el propósito de Itaú de estimular el poder de transformación de las personas”, remató Cabanas.

El Diploma en Gestión Cultural (DGC) se compone de siete módulos (que pueden cursarse de forma independiente) y un total de 180 horas. Las clases se realizan en un régimen de tres sesiones por semana (lunes, miércoles y viernes) de dos horas cada una. Los módulos abordan distintas temáticas como Introducción a la gestión cultural, Planificación, Gestión de RR.HH., Contabilidad y Finanzas, Comunicación y Marketing, Taller de Proyectos, y Recaudación de Fondos y Negociación. Las clases tienen lugar en la sede de Fundación Itaú (Av. Uruguay 1157).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos