PANDEMIA

Tenía las dos dosis de la vacuna de Sinovac, pero no se pudo salvar

La mujer de 57 años se enfermó cinco días después de la segunda vacuna contra el nuevo coronavirus; presentaba asma y obesidad.

En los 90, Dodera fue la principal vocera de la huelga policial. Foto: El País
En los 90, Dodera fue la principal vocera de la huelga policial. Foto: El País

"Salí de mi burbuja solo para ir a vacunarme el 11 de marzo y el 8 de abril”, escribió en su cuenta de Facebook Sandra Dodera, directora del semanario La Fraybentina y protagonista de la huelga policial de los 90. Ayer falleció a pesar de tener las dos dosis de la vacuna Sinovac y luego de luchar 24 días contra COVID-19.

En la publicación realizada el 16 de abril en la red social contó los pormenores de su caso. “Dijeron que con las vacunas desarrollaba pocos síntomas. Vengan a casa y van a ver que no es changa”, señaló. “No podés caminar, solo pasás acostada”, relató.

El País confirmó con familiares de Dodera y fuentes de la salud que la mujer de 57 años tenía las dos dosis de Sinovac cuando se enfermó, pero no estaba completamente inmunizada porque no habían pasado los 14 días.

Los primeros síntomas del coronavirus empezaron justo cinco días después de vacunarse: pérdida del gusto, sabor metálico en la boca y luego fiebre que no cesaba. La falta de aire llegó unos días más tarde: el 16 de abril, cuando debió hacerse disparos porque era asmática. “Mi saturómetro indica que saturo bien, pero me desmayo y vuelvo a despertar con fiebre. Sigo con los disparos pero necesito algo de oxígeno más directo”, escribió el mismo 16 de abril en Facebook, donde era muy activa e informaba casi a diario de su estado desde que se infectó.

En otra publicación, la comunicadora señaló que concurrió a vacunarse con “cinco tapabocas” y “dos máscaras faciales”, y dijo no haber salido de su casa de forma previa, por lo que planteó sus dudas respecto a si no fue la vacuna la que le generó los síntomas. “No creo que alguien se cuidara más que yo. Hay algo que no nos han dicho y que no me cierra”, afirmó. Además grabó un video que se hizo viral, en el que también puso el foco en su sospecha hacia la vacuna, contaron a El País residentes de Fray Bentos, localidad que ha sido especialmente golpeada por el COVID-19.

Dodera llegó a escribir en su cuenta de Facebook que estaba dispuesta a “bloquear” a todo aquel que no le diera argumentos científicos “de las mal llamadas vacunas” y cuestionó las “aglomeraciones” de personas para recibir las dosis.

Sin aire.

Durante la administración de Luis Alberto Lacalle Herrera, Dodera (esposa de un funcionario policial) se convirtió en una de las voceras de la huelga que se levantó contra el gobierno de la época. Se definía como “batllista”, pero integró en las dos últimas elecciones una lista del Partido Nacional con el intendente Omar Lafluf; incluso fue electa edila en el período pasado.

Pero más que nada era una “activista social” y defensora del derecho de los animales. Solía llamar a políticos para tratar de solucionar problemas que le acercaba la gente. En sus redes sociales también pedía ayuda para otros.

“Me mandó un mensaje que precisaba una cama de cuidados intermedios y pensé que era para alguna persona que ella conocía. La llamé y cuando me atendió sentí el flujo de oxígeno y ella hablándome casi sin voz”, contó Lafluf a El País sobre la última comunicación que tuvieron cuando Dodera ya estaba internada. El intendente se comunicó con la directora del Hospital de Fray Bentos y ella le transmitió que pronto contemplarían su caso, y así finalmente sucedió.

Un día antes de ingresar a cuidados intermedios, Dodera publicó otro mensaje en el que agradecía las oraciones y maldecía la vacuna que había recibido. “Si pudiera dar marcha atrás no me vacuno”, aseguró la mujer.

Vacuna Coronavac, del laboratorio chino Sinovac. Foto: Reuters
Vacuna Coronavac, del laboratorio chino Sinovac. Foto: Reuters

Dodera ingresó a cuidados moderados el 20 de abril y un día después la derivaron al CTI. El 2 de mayo, luego de presentar niveles de oxígeno muy bajos, la intubaron. Su cuadro empeoró cuando presentó una insuficiencia renal, que se sumó a la dificultad respiratoria que terminó derivando en su muerte.

Fuentes médicas indicaron a El País que Dodera tenía un cuadro de asma y obesidad que perjudicó su evolución a pesar de haber sido vacunada. Su esposo confirmó a El País que ella recibió las dos dosis de Sinovac, pero prefirió no hacer declaraciones al respecto. El infectólogo Eduardo Savio dijo a El País que en este caso, al no completarse los 14 días de la segunda dosis, existió una “inmunización parcial y precaria”, a lo que se suman dos grandes factores de riesgo.

Detectan brote por una fiesta clandestina

Algorta, un pueblo de 800 habitantes ubicado a unos 50 kilómetros de Young, tiene 27 casos de COVID-19 y se realizarán hisopados a otras 40 personas.

“Todo arrancó en una fiesta que hicieron en un establecimiento de un camino vecinal que no es muy visible”, afirmó a El País el intendente Omar Lafluf. A eso se suma el cumpleaños de una niña que se celebró en dos oportunidades: un día con sus pares y otro con los adultos.

Lafluf dijo que el número de casos en Río Negro y en especial Fray Bentos viene descendiendo, aunque se puede decir que “sigue muy complicado”. El intendente se mostró esperanzado en el que el número de casos baje en la semana, cuando se reinicie la vacunación.

El diputado frenteamplista Constante Mendiondo envió una exposición escrita al Ministerio de Salud Pública, en la que reclama disponer “de forma urgente” de una investigación científica que esclarezca las causas del impacto del COVID-19 en el departamento y se remitan orientaciones para el abordaje de la problemática.

Según el último reporte del Sistema Nacional de Emergencias, en Río Negro hay 450 casos activos; ayer se registraron 40 nuevos. Desde que comenzó la pandemia se contabilizaron 102 fallecimientos por COVID-19 en el departamento en un total de 4.146 contagiados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados