"TRANSNACIONALES DE LA FE"

Investigación en la que participó El País ganó el prestigioso premio Ortega y Gasset

La pieza uruguaya, escrita por los periodistas Mathías Da Silva y Tomer Urwicz, fue reconocida por el equilibrio informativo, el entrecruzamiento de fuentes e información.

Investigación en la que participaron dos periodistas de El País de Uruguay. Foto: Captura
Investigación en la que participaron dos periodistas de El País de Uruguay. Foto: Captura

La investigación periodística “Transnacionales de la fe”, que narra cómo se estaba tejiendo una agenda “conservadora” en América y las conexiones con el gobierno de Donald Trump, ganó el célebre Premio Ortega y Gasset como mejor historia investigativa.

El diario El País de Uruguay fue uno de los 16 medios regionales que participó en esta investigación, en la que se cuenta, entre otros hallazgos, cómo la llamada “bancada evangélica” en el Parlamento uruguayo presentó 11 proyectos de ley basados en su visión religiosa.

La pieza uruguaya, escrita por los periodistas Mathías Da Silva y Tomer Urwicz, fue reconocida por el equilibrio informativo, el entrecruzamiento de fuentes e información.

“Transnacionales de la fe” fue el primer proyecto de investigación colaborativa del novel Centro Latinoamericano de Investigación Periodística (CLIP), y contó con la también coordinación de la Universidad de Columbia.

En este sentido, el jurado internacional destacó la historia que trasciende fronteras y que tuvo al diario El País como uno de sus artífices.

Los Premios Ortega y Gasset de Periodismo son uno de los reconocimientos más destacados en la profesión periodística de habla hispana. Fueron creados en 1984, en homenaje al pensador y periodista español homónimo, y desde su nacimiento busca “resaltar la defensa de las libertades, la independencia y el rigor como virtudes esenciales del periodismo y dar reconocimiento a aquellos trabajos que hayan destacado por su calidad”. Así lo expresa en su carta de presentación.

“Los premios son, en esencia, un mimo en medio de la vorágine. Pero, en el contexto de la superabundancia informativa, la llamada infodemia, el descreimiento de la democracia y el cambio de la industria de los medios, el premio es también una voz de alto para valorar el trabajo periodístico profesional, de calidad”, reflexionó Urwicz al haberse enterado del reconocimiento.

Por su parte, Da Silva manifestó que este es "un premio que sirve de reconocimiento a la modalidad de periodismo colaborativo, en el que periodistas de varios países investigan con tiempo y libertad de abordaje un tema común. Así como en este caso el foco estuvo en el peso político de los movimientos evangélicos en América Latina, hay un sinnúmero de fenómenos comunes a los países de la región que se pueden investigar de esta forma".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error