Publicidad

Intendencia avanza en retiro de papeleras y edil dice que aumentará la basura en las calles

La comuna destaca el éxito de plan piloto y confirma que es una política definida. Edil opositor cuestiona política ambiental y dice que "lo más verde" de Montevideo son los semáforos.

Compartir esta noticia
Papelera.
Intendencia avanza en al retiro de las papeleras.
Municipio B.

Redacción El País
El edil nacionalista Diego Rodríguez le envió este lunes una carta a la intendenta de Montevideo, Carolina Cosse, a los efectos de expresarle su preocupación y descontento ante una decisión que tomó la comuna capitalinay cuya ejecución puede apreciarse por todos aquellos que hayan transitado en los últimos meses por el Centro de Montevideo y sus zonas de influencia.

Se trata del retiro paulatino, pero sistemático de las papeleras que, cada cierta distancia, estaban colocadas tanto en la Avenida 18 de Julio como en otras calles y plazas del área.

"Considero que se trata de un retroceso en términos de higiene y cuidado del medio ambiente en nuestra querida ciudad" apuntó Rodríguez en su carta, al señalar que las papeleras desempeñaban un papel fundamental en la adecuada gestión de los residuos y en el mantenimiento de la limpieza de los espacios públicos. Según advirtió, su eliminación puede llevar a un incremento en la cantidad de basura abandonada en calles y plazas, "generando un ambiente poco higiénico y poco atractivo para residentes y visitantes".

Para Rodríguez, la presencia de estos elementos fomentaba una "cultura de responsabilidad ciudadana". El edil le propuso a Cosse revisar la medida y mejorar el sistema existente, aumentando la cantidad de papeleras disponibles y su distribución estratégica, junto a la implementación de campañas educativas y de concientización que promueban la correcta disposición de los residuos y el fomento de una cultura del reciclaje.

En una jornada abocada a la presentación de los contenedores de nuevo diseño que serán distribuidos en la ciudad, en la intendencia se optó por no emitir comentarios oficiales sobre el tema. Los responsables de la comuna sí confirmaron a El País que el retiro de las papeleras de los espacios públicos es una política definida.

Para Rodríguez, la decisión es contradictoria con la la premisa de una "Montevideo más verde" que pregona la comuna. "La ciudad está más sucia", afirmó. "Lo más verde que hay son los semáforos y el cartel en la puerta de la intendencia", ironizó.

En agosto de 2021 la intendencia había iniciado una experiencia piloto de "espacios públicos libres de residuos" en las Plazas José "Pepe" D'Elía, Argentina, Federico Chopi y de la Democracia, junto al parque lineal ubicado sobre la calle Santa Mónica. Allí además del retiro de las papeleras se reforzó la limpieza y se realizaron acciones de concientización. Según se había afirmado desde la comuna, la medida se realizó en diálogo con los vecinos, instituciones y comercios de esas zonas.

"La pandemia nos ha demostrado la importancia de tener buenos espacios públicos" declaraba entonces la intendenta Cosse, que se planteaba una pregunta: Si en una plaza hay instaladas gran cantidad de papeleras y contenedores "¿No estoy de alguna manera invitando a que en esas papeleras se ponga cualquier cosa? Porque es lo que está pasando", dijo. La jefa comunal indicó que "por la vía de los hechos hay un incentivo objetivo a que se coman una fruta y tiren la cáscara, tiren en pañal del nene... no sé, hay demasiado".

Luego de esa primera etapa comenzaron a retirarse las papeleras en los espacios públicos pequeños de zonas de los Municipios B y C, además de las que estaban colocadas las veredas de la Ciudad Vieja.

En la edición de mayo de la publicación ABC, editada por la Intendencia de Montevideo y bajo el título "una prueba exitosa", se detallaban los resultados de un relevamiento realizado por la consultora Equipos, que había demostrado el "buen recibimiento" que había tenido por parte del vecinos el plan piloto desplegado.

Según esa muestra, el 96% de los casi 400 usuarios consultados de la Plaza José "Pepe" D'Elía, en Juan José de Amézaga y Porongos, consideraron que espacio estaba "limpio" o "muy limpio". El 70% dijo además preferir que las plazas cuenten con personal de limpieza permamente antes que con papeleras.

Según la comuna el 48% dijo ver la plaza más limpia a partir del retiro de las papeleras, frente a solo 2% que dijo verla en peores condiciones. El plan piloto también se había desarrollado en la Plaza de la Democracia.

El estudio, indicó la intendencia, también analizó prácticas, usos y costumbres en torno al manejo de los residuos. Así se logró establecer cuatro diferentes perfiles y determinar que "el nivel socioeconómico tiene una fuerte influencia en el comportamiento de las personas respecto a sus residuos".

El análisis detectó a personas que guardaban residuos grandes para tirarlos más tarde, pero arrojaban colillas de cigarrillos y envoltorios pequeños. Eran, se señaló, fumadores que aguardaban el ómnibus. Otro grupo estaba conformado por los que tiraban recursos orgánicos. En general se trataba de tomadores de mate, que descartaban yerba o cáscaras de fruta entre los arbustos.

También fueron ubicados los que no dejaban ningún residuo en la plaza: guardan los desechos o los llevan en la mano hasta encontrar dónde descartarlos. Por ejemplo, subraya la comuna en la Plaza D'Elía los que más residuos dejaban eran los cuidadores de mascotas, que tiraban los envoltorios del almuerzo. Otro perfil detectado fue el de las personas que no recolectaban los residuos de sus mascotas.

Nuevos usos

La Rendición de Cuentas que la intendencia había presentado ante la Junta Departamental a mediados del año pasado marcaba el objetivo de llegar, en 2023, a unas 300 plazas de la ciudad sin papeleras.

En el número de mayo de ABC la directora del Laboratorio de Innovación Ciudadana de la intendencia (Montevideo LAB), Andrea Apolaro, explicaba que se estaba trabajando con la Dirección de Desarrollo Ambiental sobre qué hacer con las papeleras que se sacaban de los espacios públicos. Considerando que estaban fabricadas con "buen material", contó que se realizaron talleres con vecinos y diseñadores para determinar su futuro. Fue, dijo, a través de una técnica denominada "scamper" (una especie de "lluvia de ideas") para conocer qué otros destinos se visualizaban. "Fue muy novedoso lo que plantearon. La gente se imaginó un montón de usos buenísimos" aseguró, sin dar detalles.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad