ESTE VIERNES

El festejo inédito de los nuevos doctores en plena pandemia de coronavirus

En esta oportunidad el festejo no se desarrolló en el Mercado del Puerto, como es habitual, sino en las inmediaciones del Velódromo y el Estadio Centenario.

Festejos de médicos recién recibidos. Foto: El País
VEA EL VIDEO

Unos 550 nuevos médicos festejaron este viernes su recibimiento en Parque Batlle con música, baile, alcohol y casi sin tapabocas. La fiesta comenzó sobre las 12:00 horas con los jóvenes que llevaban camisetas blancas que anunciaban que Uruguay cuenta con nuevos doctores.

En esta oportunidad el festejo no se desarrolló en el Mercado del Puerto, como es habitual, sino en las inmediaciones del Velódromo y el Estadio Centenario debido al pedido del gobierno de evitar las aglomeraciones y así la propagación del nuevo coronavirus.

Al llegar a la zona, sobre las 14:00 horas, se podía ver a una mujer en la esquina de Lord Ponsomby y la Avenida Américo Ricaldoni que aprovechó la oportunidad para vender maples de huevos para usar en el festejo.

#Doctores2020: alumnos graduados en Medicina festejan en Parque Batlle. Foto: Francisco Flores.
#Doctores2020: alumnos graduados en Medicina festejan en Parque Batlle. Foto: Francisco Flores.

Una parte de la fiesta se desarrollaba en las inmediaciones del estadio de Miramar Misiones, donde parte del pasto que tapiza toda esa zona mostraba un color blanco, amarillo y otros colores producto de la harina, la polenta y otros menjunjes que se armaron para celebrar este logro en sus vidas.

El País conversó con algunos de los recién recibidos, todos con la cabeza casi plastificada por la mezcla viscosa en la cabeza y otros directamente rapados. En promedio dedicaron unos ocho años al estudio del cuerpo humano y ahora comenzarán su especialización. Una médica de 25 años dijo que "no se vive con tanto miedo como la sociedad" la situación de la pandemia, porque al estar en el entorno médico todo el tiempo, más expuestos que el resto, siente que de cierta manera se naturaliza esa situación.

#Doctores2020: alumnos graduados en Medicina festejan en Parque Batlle. Foto: Francisco Flores.
#Doctores2020: alumnos graduados en Medicina festejan en Parque Batlle. Foto: Francisco Flores.

En esa zona, los médicos se juntaron con familiares y amigos en varios grupos de unas 10 personas, y en otros casos en un número mayor. La música no paró en ningún momento de sonar mientras algunos tomaban cerveza, otros vino y el ambiente era de jolgorio permanente.

Otra médica de 25 años, oriunda de Montevideo, contó a El País que en su caso trabajó en una mutualista con "mucho miedo" durante la pandemia porque vive con población de riesgo, pero dijo que esto fue cambiando cuando se fue conociendo más del virus. En su caso, es la primera profesional en la familia que se dedica a la medicina.

Lo mismo que otro doctor de 32 años, oriundo de Melo (Cerro Largo), que estaba solo con sus amigos en el festejo porque su padre estaba enfermo, pero se mostró feliz de dar este paso tras 10 años de estudio. Por ahora, aunque no trabaje en un centro de salud, tiene la esperanza de conseguir brevemente trabajo. Explicó que como algunos doctores han sido aislados por algunos contagios que han ocurrido en centros de salud, esto le permitiría hacer suplencias allí de manera más fácil que en otra circunstancia.

#Doctores2020: alumnos graduados en Medicina festejan en Parque Batlle. Foto: Francisco Flores.
#Doctores2020: alumnos graduados en Medicina festejan en Parque Batlle. Foto: Francisco Flores.

La plena no paraba de sonar y se escuchaban bocinazos de autos particulares y hasta de ambulancias que pasaban por el lugar. En ese momento algunos estaban a caballito, otros tomando vino y cerveza, y otros bailando. Las bebidas circulaban en un día con un clima favorable para salir. A pesar de que las nubes amenazaban, no se largó a llover y siguió la fiesta.

Sin embargo, allí no fue el único lugar donde se concentraron los doctores y sus allegados. A la vuelta, sobre Federico Vidiella y Héctor Scarone, la situación era diferente. Los grupos más chicos que se concentraban con una distancia mayor ahora era más parecido a un solo grupo grande de doctores, familiares, amigos y también con bastante música.

Las personas generaron allí una especie de pista en plena calle y un auto con parlantes y una camioneta le ponían onda al encuentro con cuarteto y plena. "Esto es inevitable", dijo una señora conversando con otro familiar de un médico, sobre la cantidad de gente que se juntaba y se agolpaba según la canción. 

El ambiente aquí era bastante más relajado, tampoco habían muchas personas con tapabocas y la fiesta continuaba para celebrar que Uruguay cuenta con nuevos doctores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error