CONSUMO REGULADO

Uno de cada cuatro piensa (o pensó) usar cannabis medicinal

La inmensa mayoría apoya el fin sanitario de la marihuana.

Epifactrán: por ahora hay muchas consultas pero pocas ventas. Foto: F. Ponzetto
Epifactrán: por ahora hay muchas consultas pero pocas ventas. Foto: F. Ponzetto

Existe la falsa idea de que la marihuana medicinal te deja "re loco". Y existe la falsa idea de que el cannabis medicinal lo cura todo. Pero el acceso a la información, tras un año en que este aspecto de la regulación estuvo en el tapete, fue virando la mirada de los uruguayos sobre el tema. Uno de cada cuatro piensa o ha pensado en usar cannabis medicinal por una dolencia, enfermedad o síntoma.

Este resultado —que surge de una reciente encuesta de Monitor Cannabis y Factum— sorprendió hasta a los propios investigadores. Una cosa es estar de acuerdo con la regulación de la marihuana para un fin sanitario y otra es el interés de uso per se.

No importa si se es hombre o mujer; de Montevideo o del interior. El interés por el uso del cannabis medicinal en Uruguay es homogéneo. Eso sí: "cuanto más grande es la persona, mayor es su disposición a usar" la marihuana con fines sanitarios, explicó Gustavo Robaina, especialista en evaluación de políticas públicas. Entre los más jóvenes, dos de cada diez pensó alguna vez en utilizar un producto de este tipo. Entre los más veteranos, la cifra asciende a tres de cada diez.

Según Robaina, detrás de la aceptación del cannabis medicinal hay un componente social y cultural. Prueba de ello, dice, el interés de uso crece acorde a la riqueza de las personas y, por tanto, de su nivel educativo alcanzado.

Pero hay aspectos que, más allá del contexto, son hijos de nuestro tiempo, sostuvo la médica Julia Galzerano, integrante de la Sociedad Uruguaya de Endocannabinología. "El cannabis medicinal es cada vez más visible y hay quienes piensan que si aparece en la tele debe ser bueno". Eso se combina con otros dos factores: "hay un alto grado de automedicación" y, sobre todo, "existe una búsqueda de productos naturales".

Hubo un tiempo en que un producto médico era bueno si provenía de un gran laboratorio. "Hoy vemos que eso no es tan así y se nota, más bien, en las personas más educadas". Entre quienes respondieron que pensaron en el uso del cannabis medicinal, hay un 18% cuyo interés se basa en "experimentar" con productos alternativos y/o naturales.

Dentro de todos los usos del cannabis, el medicinal es, desde hace años, el que consigue más adhesión. Pero los resultados de esta encuesta denotan un apoyo unánime: nueve de cada diez urugua-yos está de acuerdo —o muy de acuerdo— con la regulación del cannabis con fines sanitarios.

El contundente apoyo a este componente de la regulación supera, incluso, a la adhesión del cannabis medicinal en Canadá, donde el sistema tiene dos décadas de vigencia. Pero, sobre todo, marca un "significativo" aumento de la aprobación a la interna de la propia sociedad uruguaya. Una medición de la consultora Cifra, en 2015, revelaba un apoyo del 70%. La nueva encuesta, esta de Monitor Cannabis, muestra un acompañamiento de 20 puntos más —si bien ambos estudios usan metodología distinta, los dos son representativos de la población.

A diferencia de quienes piensan en el uso, el apoyo a la regulación es más significativo en Montevideo (el 41% está "muy de acuerdo") que en el interior (26%). Esta encuesta —que se realizó a fin de año a 2.181 personas de entre 15 y 65 años— refleja que a mayor nivel socioeconómico, aumenta el apoyo a la marihuana con fines medicinales. Entre los más pobres, solo el 17% está "muy de acuerdo" con permitir este fin. Entre los más ricos, asciende al 50%.

Pese al gran apoyo entre la opinión pública, el medicinal fue el último uso en habilitarse de la ley de regulación aprobada en 2013. Más allá de la importación y de la confección artesanal, hay un laboratorio nacional que ya sacó al mercado unas gotas curativas y hoy lanza una crema cosmética (CannabiPiel).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)