Publicidad

Asesinato de Jonathan Otero: su madre contó cómo fue el fatídico día del crimen del hincha de Nacional

Alejandra Graña contó que las cenizas del hincha tricolor fueron esparcidas en el Gran Parque Central "como él siempre había querido". "No he podido salir de mi casa", reconoció.

Compartir esta noticia
Jonathan Otero, el hincha de Nacional asesinado, junto a su familia.
Jonathan Otero, el hincha de Nacional asesinado, junto a su familia.
Foto: Facebook.

Pasó una semana desde que Jonathan Otero fue asesinado de un disparo en el pecho frente a la sede de Nacional, que entre la noche del lunes 13 de mayo y la madrugada del martes 14 festejaba su aniversario número 125. De momento hay un joven de 19 años preso de manera preventiva, acusado de ser quien disparó, pero los investigadores entienden que al menos una persona más pudo haber estado involucrada en el crimen. Alejandra Graña, la madre del hincha tricolor, habló con El País y contó qué es lo que sabe hasta ahora del homicidio, y reconoció que está enojada tanto con la Fiscalía como con el club.

Jonathan vivía junto a su esposa, Natalia Díaz, en La Blanqueada, a pocas cuadras de la sede de Nacional, donde se congregaron miles de personas para festejar el aniversario del club. Ambos estaban al cuidado de cuatro niños, dos hijos del matrimonio y otros dos que eran hijos de Díaz y una pareja anterior.

"Era un muchacho que nunca fue de tener juntas, sus amigos eran sus hermanos. Se casó, tuvo sus hijitos. Vivía para su casa, su señora y sus hijos. Se hizo cargo de dos niñas cuyo papá es ausente", contó Graña.

Gran parte de su familia trabaja en la Policía. Su padre, su hermano y su esposa se desempeñan en esa fuerza de seguridad.

Jonathan Otero.JPG
Jonathan Otero, el hincha de Nacional asesinado en los festejos del 125° aniversario del club.
Foto: captura de pantalla.

"Era un botija callado", explicó y añadió que Jonathan no concurría habitualmente al Gran Parque Central, sino que iba contadas veces y, en general, acompañado de sus hijos, "siempre a un lugar seguro" en la tribuna.

La noche en que lo mataron, él no tenía pensado ir a los festejos. Pero, según Graña, Jonathan, su esposa y los niños estaban cenando y, en determinado momento, los adultos salieron al patio a fumar. "Tenía por costumbre salir a fumar afuera porque tienen una chiquita con un problema de asma", narró. Una vez afuera "empiezan a ver las luces" que provenían de 8 de Octubre. "Entonces mi nuera le dice: 'No te quedes con las ganas, andá a mirar, yo me quedo con las nenas'".

"Él se iba a llevar la nena chica, pero como hacía tanto frío decide dejarla y se va solo con el termo y el mate a mirar el festejo", contó.

Qué pasó frente a la sede de Nacional durante los festejos

Según explicó Graña, lo que saben hasta ahora en base a los comentarios de una mujer presente en los festejos es que en determinado momento de la celebración "se armó un borbollón" y Jonathan "se tiró para el costado", pero recibió "una bala perdida".

La madre del hincha asesinado está enojada con la Fiscalía porque de momento no ha podido dar con otros responsables del crimen. Afirmó que, por versiones que le llegaron, otras dos personas estaban junto al asesino. La fiscal del caso, Mirta Morales, dijo la semana pasada en una rueda de prensa que están tras los pasos de una segunda persona que, según se ve en las filmaciones de las cámaras de seguridad, corrió junto al homicida instantes después de los disparos, que también hirieron a otros dos hinchas.

Mirta Morales. Foto: Marcelo Bonjour.
Fiscal Mirta Morales, quien investiga el crimen de Jonathan Otero.
Foto: archivo El País.

"Eran tres. Es lo que dijeron los hinchas", afirmó Graña. De todas formas, señaló que si solamente eran dos, deben encontrar a esa segunda persona. "¿Dónde está? ¿No la pueden encontrar? ¿A un bichicome de estos que quita la vida a la gente no lo pueden encontrar?".

Cenizas de Jonathan Otero en el Parque Central

Nacional, según dijo Graña y confirmó a El País el presidente del club, Alejandro Balbi, se hizo cargo de los costos económicos de la cremación del cuerpo de Otero, y además permitió que las cenizas se esparcieran en el Gran Parque Central.

"Pero a mí nada de eso me conforma", dijo la madre del hincha asesinado. "El club tapó el ojo", interpretó y aseguró que, de aquí en más, los festejos por el aniversario del club deberían suspenderse.

"Que se suspendan los festejos por no respetar las vidas humanas", expresó y añadió: "Ellos no tienen que permitir seguir haciendo festejos hasta que la gente empiece a respetar. Como hoy se llevó la vida de mi hijo, mañana se lleva la vida de otra persona, porque son energúmenos, van a un festejo armados".

Sobre la situación familiar luego del crimen, confesó: "No he podido salir de mi casa. Mi nuera lo único que hace es llorar".

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad