Publicidad

Complejo fin de semana en playas de Maldonado: hubo 22 rescates con 63 personas involucradas

En lo que va de la temporada, cinco personas murieron ahogadas y una desapareció. Algunos guardavidas hablan de estar "desbordados", otros exigen más horario de cobertura.

Compartir esta noticia
La tarea de prevención es esencial para los guardavidas.
Prevención.
Foto: archivo.

Redacción El País
Para los guardavidas de Maldonado, el fin de semana que pasó fue "complicado". En total, entre viernes y sábado hubo 22 rescates, que involucraron a 63 personas. "Estamos desbordados", dijo a El País Carlos Curbelo, coordinador de Guardavidas de Maldonado, al describir la cantidad de trabajo y exigencia de este último fin de semana.

En lo que va de la temporada, el personal de Maldonado ha tenido que intervenir en 149 situaciones de distinta índole, 70 han sido asistencias, 69 han sido rescates y en otras 10 han ayudado a encontrar a niños perdidos. Estas situaciones se complican aun más en función de la cantidad de personas involucradas, hasta este lunes, las intervenciones registradas involucraron a un total de 312 personas afectadas, 173 de ellas menores de edad.

A juicio de Curbelo, "la gente incumple" y varias situaciones son generadas por la práctica de deportes acuáticos cerca de la costa y, por lo tanto, de los bañistas.

Sombrillas y reposeras de edificios privados en las playas de Punta del Este. Foto: Ricardo Figueredo/El País.
Playa de Punta del Este
Foto: Ricardo Figueredo/El País.

Desde las costas de Canelones, Nicolás Chacon, representante departamental de la Mesa Nacional de Guardavidas del Uruguay, señaló a El País que pese a no contar con el balance de las intervenciones totales de enero, viene siendo "un mes con mucho trabajo ya que hubo mar de fondo (una agitación de las aguas desde el interior hacia la costa) que dura unos días y han habido muchas asistencias y rescates".

Chacon indicó que en diciembre se realizaron 30 actuaciones, 15 de las cuales fueron en el agua y las otras 15 en la arena, pero también hubo "rescates fuera de hora" que no entran en estas estadísticas. En este sentido, recordó el fallecimiento de una persona a las 9:30 de la mañana, una hora antes de que iniciara el servicio.

"Hay que aclarar que nuestra principal tarea es la prevención y es ahí donde se nota nuestro trabajo, de no ser así tendríamos que lamentar muchísimas situaciones que presenten riesgo alto para el público", explicó Chacon y rechazó la idea de que el servicio en Canelones esté "desbordado". Para el guardavidas, las "situaciones extremas" que se dan en las playas representan una pequeña parte de su tarea, ya que la prevención insume la mayor parte de su jornada y les implica advertir al público sobre los riesgos y cuidados. "Acercarnos, hablar, explicar, evacuar dudas y señalizar la playa", describió.

Atlántida. Foto: El País
Playa de Villa Argentina, en Canelones

"De la mano de que muchas de las fatalidades suceden fuera del horario de los diferentes servicios es que la extensión horaria de cobertura debe ser mayor, pero este punto no es fácil de resolver", sugirió y señaló que en cada intendencia departamental hay realidades y presupuestos distintos. "Es un problema nacional donde el gobierno nacional debería ayudar económicamente a las intendencias que tienen la experiencia de organización y el personal para brindar el servicio. La seguridad acuática es un problema nacional que debe tener una mirada nacional también", afirmó Chacon.

Pese a que Uruguay es un país rodeado de agua, para Chacon la sociedad uruguaya no cuenta con una "adaptación al medio acuático". "No tenemos como sociedad cultura acuática y generar esa cultura debería ser política de Estado", señaló y lo asoció al hecho de que las personas elijan bañarse en zonas alejadas a la costa o en playas sin servicio de guardavidas, poniéndose en riesgo. "Muchas veces los bañistas subestiman las condiciones del mar o el río y sobrestiman sus propias capacidades, lo cual es muy peligroso", concluyó.

Cinco fallecidos y un desaparecido

Desde el inicio de la temporada de verano cinco personas murieron ahogadas en costas nacionales, cuatro fueron asistidas, otras 16 fueron rescatadas y una permanece desaparecida, según el balance de la Armada Nacional. "En este momento contamos con una persona desparecida que es la que intentó cruzar a nado el balneario Bocas de Cufré", indicó el vocero de la Armada, Alejandro Pérez, a Radio Sarandí.

"Hasta ahora los cinco casos que llevamos se dieron en circunstancias donde no se respetaron las recomendaciones. La mayoría se introdujo en zonas no aptas para baños o no tenían embarcaciones como corresponden o no respetaron las señalizaciones o simplemente entraron en un momento que no había servicios de guardavidas", explicó Pérez y señaló que "aún habiendo salvavidas puede pasar que las personas no puedan ser rescatadas", pero que aumentan los riesgos cuando éstos no están presentes.

Entre las recomendaciones de la Armada, Pérez recordó que quienes ingresan con una embarcación deben asegurarse de que ésta esté "debidamente registrada" y que cuente con chalecos salvavidas, además recomendó advertir a las autoridades y mantener una comunicación con alguien en tierra. Mientras que a los veraneantes se les recomienda entrar a aguas aptas para baños y con servicio de guardavidas.

En este sentido, el Sistema Nacional de Emergencias (Sinae) respalda que el 94% de los ahogamientos ocurren en zonas no habilitadas para baños y en las que no hay guardavidas. El Sinae recomienda que si alguien es arrastrado por una corriente, debe mantener la calma e intentar flotar. "Nunca nades contra corriente sino en paralelo hacia la costa o flotá para esperar ayuda manteniendo el brazo en alto como señal de auxilio", indica.

Ahogamientos en piscinas

Este sábado un joven de 24 años se ahogó en la piscina de un hostel en Punta del Este. Cuando la Policía llegó al lugar el hombre ya había sido sacado de la piscina y carecía de signos vitales, por lo que se le practicaron tareas de reanimación. Ante la llegada de la emergencia médica, se constató su fallecimiento.

Estas situaciones exceden a la tarea de los guardavidas que, como en este caso, se enteraron a través de la prensa. Curbelo señaló a El País que en algunas situaciones, en paradores sobre todo, suelen recibir llamados directos, pero no así en negocios alejados de la costa.

El coordinador de Maldonado añadió que aguarda por una reunión con la directiva de Medio Ambiente departamental para la creación de un decreto que haga que sea obligatorio, tanto a hoteles, hostels y negocios, el servicio de guardavidas.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad