Publicidad

Cinco años de la marihuana en las farmacias y el gobierno va por más: ¿de qué se trata?

Compartir esta noticia
Protesta a favor de la legalización de la marihuana. Foto: Archivo El País.

REPASO

Radío, director del Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca) y secretario general de la Secretaría Nacional de Drogas (SND), pidió que se elimine registro y se vendan más variantes.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

El 19 de julio de 2017 se generaron largas filas en la puerta de las farmacias que fueron habilitadas para vender marihuanaen Uruguay por primera vez en la historia. La noticia estuvo entre los titulares de los principales medios a nivel mundial y algunos elegían referirse a este acontecimiento como una revolución de la política de drogas mundial. Ese día cualquier uruguayo, de forma inédita, podría comprar marihuana de forma legal.

Se trataba de la culminación de un proceso con la habilitación de la tercera vía para acceder al cannabis recreativo tras la legalización del mercado en 2013, decisión que convirtió a Uruguay en el primer país del mundo en hacerlo.

¿Qué sucedió desde que se adoptó esa medida durante el gobierno de José Mujica? En todos los rubros hubo un crecimiento y la perspectiva es la de diversificar y continuar desarrollando esta política. Aunque lejos de cumplir con el objetivo en que Mujica enmarcó la iniciativa que fue atacar el delito.

Los puntos de venta se duplicaron. En aquel entonces eran 16 las farmacias donde se podía comprar la marihuana. Hoy son 28. Daniel Radío, director del Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca) y secretario general de la Secretaría Nacional de Drogas (SND), destacó a El País que el crecimiento se dio durante gobierno a cargo de Luis Lacalle Pou ya que en enero de 2020 eran 17 las farmacias inscriptas.

El número de adquirentes en farmacias también aumentó con el paso de los años. El hecho de tener que registrarse se planteó como un inconveniente, pero desde que se habilitó la comercialización se quintuplicó el número de compradores.

Actualmente hay 49.630, de acuerdo a datos del IRCCA, mientras que en un comienzo eran 9.221 las personas registradas. El aumento ha sido sostenido aunque, según Radío, se constató que no todos los registrados compran.

Un elemento que explica el aumento en el número de farmacias es que tiempo atrás el stock no era suficiente. “Cuando recién se puso a la venta había colas en las farmacias y se agotaba en seguida”, recordó Radío, quien explicó que esto se debía a que la falta de producción.

Actualmente existe una mayor producción por lo cual el IRCCA impulsó que haya más farmacias vendiendo. Sin embargo, aún persiste otro problema que apareció ni bien se puso en práctica esta iniciativa: las reestricciones del sistema financiero.

Por otra parte, Radío aseguró que a pesar de que existan más puntos de venta no son suficientes. Y por ello, aseguró que una de las apuestas del IRCCA hacia adelante es lograr que se extienda la oferta de lugares donde comercializar marihuana.

Junto a la venta en farmacias, la ley estipuló otros dos mecanismos para acceder al cannabis de forma legal. El cultivo doméstico y el pertenecer a un club.

El mecanismo que mayor desarrollo tuvo fue el registro en clubes canábicos. Entre 2019 y 2020 subió un 18% alcanzando actualmente los 7.166 miembros. Estos se distribuyen en 241 clubes, según cifras del IRCCA al 5 de julio de este año. Y quienes cultivan por su propia cuenta son 14.035 personas.

Variedad

Otro de los aspectos en donde Radío quiere que se siga avanzando es en la oferta de nuevas variedades.

Hoy en día las farmacias venden dos tipos de marihuana: “Alfa I” y “Beta I”, ambas con un 2% de THC (tetrahidrocannabinol). La primera tiene predominancia de la variedad “índica”, con un 7% de CBD (Cannabidiol), mientras que la segunda tiene mayor presencia de la variedad “sativa”, con un 6% de CBD.

Los productos con una alta relación THC/CBD, provocan mayores efectos psicoactivos. En todos los casos se venden en cogollos (flores) en paquetes de cinco gramos.

Sin embargo, en mayo del año pasado se anunció que en 2022 se comenzaría a vender una nueva variante que tendrá en el entorno de un 10% de THC, pero el Ircca debió aplazar su incorporación. El instituto vio necesario implementar ajustes al proceso de venta en farmacias dado que constató que perdía consumidores que optaban por los clubes o por el mercado negro porque allí conseguían droga “más fuerte”.

Radío agregó que el mayor problema de la venta en farmacias es, precisamente, que no se ofrece variedad. Cuando asumió la dirección en 2020, planteó que se pudiera vender variantes con más THC porque en los clubes se ofrece marihuana con un THC en el entorno del 17%. De todas formas, vender una variante con el 10% le parece insuficiente: “Lo ideal es que pudiéramos tener variedades no solo con más THC sino, por qué no, sin THC”.

El secretario general de la SND explicó que en países como Suiza, se fuma cannabis no psicoactivo, por ejemplo. Aunque Radío indicó que si el IRCCA quisiera ofrecer un cannabis que “no droga” estaría ante la “paradoja” de que la ley 19.172 no lo prevé.

Críticas a la ley

Radío sostuvo que hay puntos de la ley que deberían modificarse, si bien resaltó que fue “un avance para comenzar un camino, interesante e inteligente, de desprohibir”. Pero en su opinión no debería existir un registro de usuarios. Tampoco coincide con que solo los uruguayos puedan comprar cannabis porque, en su opinión, “la ley debería regir para todos igual”.

Julio Calzada, ex secretario general de la JND e impulsor de la ley de legalización de la marihuana, dijo a El País que “es necesario repensar la ley con una perspectiva aperturista”. Y evaluó que “ha sido una experiencia muy positiva”. Y está de acuerdo en eliminar el registro de consumidores en farmacias.

Estudio

Rosario Queirolo, doctora en Ciencias Políticas e Integrante del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), llevó adelante un estudio social sobre los impactos de la venta de marihuana en farmacias publicado en 2020. Entre los entrevistados, la percepción sobre los consumidores se resumía en comentarios como: “Gente común, joven y no tan joven. Muy educados; “Persona normal, promedio 40 años”; “Personas normales que nunca generaron un problema y muy tolerantes”.

Manini pide derogar la ley y Lacalle Pou se pone al margen

Cabildo Abierto propuso días atrás -en una reunión de diputados oficialistas de la Comisión de Presupuestos integrada con Hacienda del Parlamento- derogar la ley 19.172 que legalizó la comercialización de marihuana en nuestro país. Su líder, el senador Guido Manini Ríos, declaró que “es evidente que ha aumentado notoriamente la cantidad de fumadores de marihuana en el anca de la legalización”.

Por su parte, Lacalle Pou, dijo que el sistema “es mejorable y perfectible”, aunque puntualizó: “Proponer cambios, en lo personal, ahora no”. Además, citó sus declaraciones en entrevista con BBC durante su visita oficial a Reino Unido. “Creo que el Estado no tiene que dedicarse a plantar y vender. No voté esa parte de la ley”, declaró al programa Hard Talk del medio inglés.

“Sé que hay algunos legisladores que están en eso. Está en la pelota del Poder Legislativo, se podrán imaginar que no me voy a meter ahí”, dijo Lacalle Pou en la mañana de ayer. Sobre si debe continuar el control del Estado retrucó: “Si el Ejecutivo no lo mandó en la Rendición de Cuentas por algo es”.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad