SÚPERS: NO HAY FALTA DE STOCK

Caos en los comercios de Montevideo: filas interminables y carritos desbordados

Las filas en algunas sucursales de principales cadenas de supermercados de Montevideo eran interminables ayer, tras la confirmación de cuatro casos de coronavirus en Uruguay.

Los uruguayos se volcaron masivamente a los supermercados tras la confirmación de casos de coronavirus en el país. Foto: Marcelo Bonjour
Las filas de varios supermercados rodeaban las góndolas y eran interminables. Foto: Marcelo Bonjour

En el medio del caos dos hombres bromean. “Habría que poner un semáforo para ordenar y acelerar esto, es una locura”, decía uno de ellos. Pero los hombres no estaban dialogando de un auto a otro sobre una avenida principal de la capital en hora pico, donde se hace imposible transitar. En realidad lo único que “conducían” era dos carritos de supermercado, que más bien estaba estacionados, en uno de los tantos pasillos de un supermercado de Punta Carretas. La congestión de ese tránsito interno era consecuencia de lo ya conocido: el coronavirus.

Habían pasado apenas unas horas desde que el Ministerio de Salud Pública confirmara cuatro casos en Uruguay y los pasillos de varios supermercados estaban repletos de carros desbordados mientras la gente pedía permiso para encontrar la fila más cercana a la caja.

“Me acabo de enterar que soy el último de la fila”, contó a El País un hombre que estaba tan cerca del final de la fila como del inicio. Es que hasta ahí llegaba la fila: hasta la puerta de entrada.

Los uruguayos se volcaron masivamente a los supermercados tras la confirmación de casos de coronavirus en el país. Foto: Marcelo Bonjour
Muchos clientes llenaron sus carros con productos de limpieza, agua y alimentos no perecederos. Foto: Marcelo Bonjour

La fila de carros repletos daba vueltas en espiral alrededor de las góndolas como si fueran luces rodeando un árbol navideño. Por eso, bromeaban los hombres, era “necesario” instalar un semáforo para encontrar la salida en ese laberinto de gente y carritos.

“Nunca vi algo igual. Ni en Navidad, ni en fin de año, ni siquiera en algún feriado que saben que al otro día no se abre”, le decía un trabajador del supermercado a una señora que movía la cabeza de un lado a otro buscando algo. “Mire que si buscan carritos ya no nos quedan. Hay que esperar un poco”, le explicó.

Los uruguayos se volcaron masivamente a los supermercados tras la confirmación de casos de coronavirus en el país. Foto: Marcelo Bonjour
A pesar de que los estantes aparezcan vacíos, recomiendan esperar a que se repongan. Foto: Marcelo Bonjour.

La desesperación por llenar los carritos con productos, básicamente agua y papel higiénico, se palpitaba en cada góndola. Algunas quedaban vacías y la gente se frustraba. Esa desesperación, indicó una fuente supermercadista a El País, es “preocupante e innecesaria”.

“No tiene mucho sentido, hay que evitar entrar en pánico porque no conduce a nada. Llevarse más de lo que uno necesita no tiene mucho sentido”, indicó. Es justamente esa desesperación por abastecerse lo que llevan a la posible falta de artículos, explicó la fuente: “Si se actúa de forma desmedida corre riesgo la cadena de abastecimiento”, explicó.

En ese sentido indicó que cuando los clientes “ven que el producto falta, se asustan”. Pero recalcó que eso “es simplemente que el proveedor no pudo entregar a tiempo el artículo, porque a veces se demora el pedido interno y se genera un círculo vicioso”. Esa desesperación se podía apreciar ayer en cada carro.

Los uruguayos se volcaron masivamente a los supermercados tras la confirmación de casos de coronavirus en el país. Foto: Marcelo Bonjour
Los uruguayos se volcaron masivamente a los supermercados tras la confirmación de casos de coronavirus en el país. Foto: Marcelo Bonjour

Abastecimiento.

La premisa de las personas que entraban y salían en varios supermercados de la capital era la misma: comprar todos los productos básicos que pudiesen.

Christopher Jones, CEO de Ta-Ta, explico a El País que en esa cadena “se está notando una suba en demanda del alcohol en gel y elementos de desinfección”. De todas maneras, indicó el CEO de Ta-Ta que la cadena cuenta con “capacidad de inventario importante centralizado”.

En ese sentido Jones indicó que están “teniendo quiebres puntuales normales y temporarios en algunas sucursales, hasta que nuevamente son repuestos en forma normal (...) Nuestra empresa está trabajando arduamente para mantener abastecidos y servidos a nuestros clientes de la mejor manera, con los mejores precios todos los días”, agregó. Una fuente de Grupo Disco, por su parte, indicó a El País que existe un “riesgo menor” de desabastecimiento, y que sí hubo un aumento de la demanda. Sobre todo, explicó la fuente, en los productos de la canasta básica. La fuente indicó que hay que tener “tranquilidad y ceñirse a las recomendaciones del MSP”.

Los uruguayos se volcaron masivamente a los supermercados tras la confirmación de casos de coronavirus en el país. Foto: Marcelo Bonjour
Mucha gente se abasteció con varios litros de agua. Foto: Marcelo Bonjour

Pero mientras que representantes y dueños de grandes cadenas piden calma, en un supermercado un hombre festeja y le dice a su hijo : “Ahora por un mes no volvemos”.

Dieciséis litros de jane, papel higiénico y latas
Los uruguayos se volcaron masivamente a los supermercados tras la confirmación de casos de coronavirus en el país. Foto: Marcelo Bonjour

El carro que llevaba estaba desbordado. Casi todos los productos que había eran de la canasta básica. Estaba parado frente a la góndola de limpieza.

De reojo, mientras esperaba, miraba una de las pantallas de la sucursal de Ta-Ta, ubicada en Avenida San Martín.

Las imágenes de ese televisor frente a la góndola proyectaban información sobre el coronavirus: recomendaciones, qué es el virus y la importancia de lavarse las manos eran algunos de los mensajes que se leían. Unos minutos después pasó uno de los empleados del supermercado. “Disculpa Jane tenés”, le preguntó. “Sí, sí, tenés que esperar unos minutos que ya lo vamos a reponer”, respondió el empleado.

La góndola estaba vacía, pero el hombre eligió seguir las indicaciones del empleado. “Estoy comprando para mi casa, para la casa de mi madre y para la casa de mi hermana, por eso estoy comprando tanto”, contó a El País con el carro desbordado. En ese momento llegó una grúa con varias cajas de botellas de Jane. El hombre, sin dejar que la llegaran a colocar en los estantes dijo: “Dejala por acá nomás, me la llevo así”.

“Me estoy llevando 16 litros y además dos paquetes de dos litros para mi madre que me pidió chicos porque con las botellas de cuatro no puede”, indicó el hombre.

Según contó el cliente, esa mañana intentó hacer un pedido online en otra cadena de supermercados pero no había stock. Por eso, dijo, decidió ir hasta ese supermercado y así obtener productos grandes.

Además de los 16 litros de Jane, llevó varios paquetes de papel higiénico y muchos productos enlatados. “Ya que vine trato de llevar y abastecer las tres casas. No se va a terminar el Jane, todavía hay stock, pero por las dudas llevo toda la caja”; indicó. Con el carro sin lugar para nada más, se colocó en la fila.

Reposición es más lenta; no hay falta de stock
Los uruguayos se volcaron masivamente a los supermercados tras la confirmación de casos de coronavirus en el país. Foto: Marcelo Bonjour

Aunque algunas góndolas lucen más vacías de lo normal, las grandes cadenas de supermercados coinciden en lo mismo: no hay falta de stock.

La gerenta de Macro Mercado, Alejandra Mejlovitz, explicó a El País que en esa cadena “no hay falta de stock”. “Lo que tenemos es que la reposición es más lenta porque hay demasiada demanda. Tenemos stock para reponer, pero muchas veces no damos abasto de terminar de reponer el mismo día por la cantidad de ventas que estamos teniendo”, explicó.

Las puertas de la sucursal, ubicada en la avenida San Martín entre José Pugnalini y Dr. Magested, se abrieron a las 8:00 horas como todos los días. A los pocos minutos empezó a llegar casi el triple de clientes que en un día normal. En la tarde de ayer las 21 cajas de la sucursal estaban abiertas y las filas eran de varios metros.

“Cambiamos la logística y habilitamos más cajas para que la gente circule más, cuanto menos tiempo pueda estar la gente en un ambiente cerrado mejor”, explicó Mejlovitz.

La gerenta de Macro indicó que si bien la gente se está abasteciendo de mucho productos “el alcohol en gel es de los que más venta ha tenido”

Pero ese movimiento de gente comprando y abasteciéndose de muchos productos no empezó ayer. “El día anterior también fue muy movido”, dijo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados