Publicidad

"Cambio radical": así fue el primer día de varios vecinos luego de abandonar un asentamiento histórico

Con la presencia de Luis Lacalle Pou, ayer quedó oficialmente inaugurado el proceso de realojamiento de los habitantes del “Kennedy”, en Maldonado.

Compartir esta noticia
El asentamiento Kennedy pasará a la historia a partir de la mudanza de unas 500 familias a viviendas frente al aeropuerto El Jagüel.
El asentamiento Kennedy pasará a la historia a partir de la mudanza de unas 500 familias a viviendas frente al aeropuerto El Jagüel.
Foto: Ricardo Figueredo

Alas tres de la tarde, en un predio enfrentado a la solitaria pista de aterrizaje del aeropuerto El Jagüel y que tiempo atrás era una suave lomada deshabitada, ya no queda nada de la música y la clásica parafernalia de los actos políticos. El escenario donde los políticos dieron sus esperables discursos que los vecinos aguantaron estoicos bajo el sol ya está casi desarmado, y queda eso que en un tiempo, cuando todo se asiente, se dirá que compondrá el alma del lugar: niños que juegan con armas de agua en un jardín todavía reseco, perros que olfatean inseguros la cuadra a donde pasaron a vivir, y adultos que acomodan los muebles de su nueva casa.

Porque el Kennedy, el icónico asentamiento de Maldonado que el intendente Enrique Antía y el gobierno de Luis Lacalle Pou se propusieron eliminar para realojar a cerca de 500 familias en este sitio, pasará pronto a la historia cuando las precarias viviendas vayan siendo abandonas por sus habitantes -y luego derruidas-, para ocupar estas de aquí que se erigieron en poco más de dos años. Esto, luego de un camino que puede verse como relativamente breve o décadas de larga espera, y que implicó que la intendencia obtuviera un crédito internacional y un préstamo del Banco República, además de que destinara recursos propios, que se sumaron a los Ministerio de Vivienda y que totalizaron una inversión de US$ 57 millones.

El procedimiento fue, para este gobierno, un ejemplo de efectividad en un eje de gestión al que Lacalle Pou le ha dado prioridad desde 2014, cuando prometió erradicar a cero todos los asentamientos -y que luego, para su programa de 2019, ratificó pero habló entonces de una meta a alcanzar en un plazo de 10 años.

“¿Hace cuánto tiempo que me escuchan decir que no puede ser que en Uruguay no se invierta más en solucionarles los problemas a la gente que vive en asentamientos? Bueno, duplicamos la inversión que todos los uruguayos van a destinar a los vecinos que más lo necesitan”, dijo ayer el presidente en su discurso, refiriéndose a los US$ 540 millones que dispuso el gobierno en este período para el denominado Plan Avanzar -que participó, aunque con menor protagonismo que en otros casos, en el realojo del Kennedy.

Comienzo del realojo del barrio Kennedy, en Maldonado.
Comienzo del realojo del barrio Kennedy, en Maldonado.
Foto: Ricardo Figueredo/El País

Algo similar sostuvo el ministro de Vivienda, el cabildante Raúl Lozano, que incluso buscó responder las críticas del Frente Amplio, cuyos dirigentes suelen señalar que el plan de erradicación de los asentamientos se basa en “anuncios” y en pocos resultados

El cambio

El asentamiento Kennedy forma parte del imaginario y la cotidianidad de los maldonautas. Lo dijo Lozano, al rememorar los veranos de su infancia en el departamento, y lo recordó Antía, al reconocer que la problemática existía ya desde hacía décadas. “En nuestro programa, desde hace un par de elecciones, estuvo aquello de la erradicación de los asentamientos, sobre todo acá en Maldonado, donde teníamos más de 3.000 familias viviendo en estas condiciones”, siguió el intendente, que luego pasó a hacer un racconto de los pasos dados para concretar esta anunciada inversión que borrará de un plumazo la palabra “Kennedy” asociada a viviendas de chapa e irregular acceso a servicios básicos.

Lacalle Pou en el realojo del Kennedy. Foto: Ricardo Figueredo/El País
Lacalle Pou habla en el realojo del barrio Kennedy.
Foto: Ricardo Figueredo/El País

Sait Díaz y su esposa, ambos colombianos, eso lo saben muy bien porque hasta hace pocas horas durmieron en esas condiciones. Ahora están acomodando su comedor, extendiendo una alfombra roja que recibirá en la entrada a quienes los visiten, mientras sus dos hijos -una niña de 10 años y un adolescente de 14- miran curiosos por la ventana, aprendiendo los movimientos de una vecindad que no termina de conformarse, todavía alterada por el ir y venir de los obreros que trabajan en la calzada.

“Todo se empezó a aclarar en 2019”, dice Díaz, que cruzó el continente hace ocho años -primero solo- para, una vez instalado en Maldonado como empleado de una casa de cerámicas, traerse a su familia. Fácilmente, como muchos otros -y luego incluso de haber pasado un tiempo en la calle-, terminaron en el Kennedy, donde incluso sufrió la inseguridad del barrio. “Siempre venían con el mismo cuento (de la mudanza) pero no se daban las cosas. Y nosotros siempre estábamos a punto de abandonar el barrio porque estaba complicado”.

El presidente Lacalle Pou y el intendente Antía cortaron la cinta en la inauguración de las nuevas viviendas
El presidente Lacalle Pou y el intendente Antía cortaron la cinta en la inauguración de las nuevas viviendas
Foto: Presidencia

A unos metros de allí, detrás del escenario que ahora parece un triste esqueleto, Lorena Larrosa todavía no entiende que mañana despertará bajo el techo que tiene a sus espaldas. Fueron 22 años -todos los que lleva desde nacida- viviendo en “una piecita” con sus dos niños. Sabía que faltaba poco, que las primeras familias se mudaban y que entre ellas estaban su padre y su hermano, pero su nombre todavía no aparecía en la lista. Hasta la semana pasada. No hace falta que lo diga pero lo dice: “El cambio es radical y será un sueño cumplido”.

Además

Lozano respondió al Frente Amplio: “Estas casas no son humos”

La apuesta de erradicar los asentamientos de todo el país es necesariamente a largo plazo, afirmó ayer Raúl Lozano. “Somos conscientes” de esa realidad, precisó el ministro de Vivienda en ese sentido, y agregó, como lo ha dicho en otras oportunidades, que el objetivo de este gobierno es “crear las bases” de una política más enfática en solucionar este problema y dejar un camino andado “para el próximo gobierno, sea cuál sea”.

Ahora bien, el Frente Amplio ha insistido con la falta de resultados de esta política, y ha marcado que muchas inauguraciones de viviendas de esta administración en realidad correspondían a procesos iniciados en el gobierno anterior.

A algunos de estos cuestionamientos respondió Lozano: “Estas son casas, no son humos como se dijo en algún lado. Acá y en distintos lugares. Ayer estuvimos en San José, mañana entregaremos (viviendas) en Villa Española, pasado en Fraile Muerto y en Melo”, agregó Lozano, que remarcó que el trabajo en esta materia se hace en “equipo”.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad