VIOLENCIA EN EL FÚTBOL

Bandera de Nacional cubrió el ataúd de Lucas Langhain

La dirigencia de Nacional fue ayer al velatorio, donde se vivió un emotivo encuentro con la madre del joven de 24 años asesinado en la noche del domingo.

Parte de la Directiva de Nacional fue a despedir a Lucas Langhain. Foto: Gerardo Pérez
Parte de la Directiva de Nacional fue a despedir a Lucas Langhain. Foto: Gerardo Pérez

A las 17:00 horas se abrieron las puertas de la sala velatoria de la empresa Belvedere, ubicada en San Quintín 4274, en Paso Molino. Para entonces había unas 50 personas, muchas de las cuales llevaban la remera del club de los amores de Lucas Langhain.

Veinte minutos más tarde, llegaba una enorme corona de flores enviada por la Comisión Directiva del Club Nacional de Football, que luego se hizo presente para despedir personalmente al joven de 24 años, asesinado luego del clásico del domingo, mientras festejaba junto a su novia de 22 años en la esquina de 8 de Octubre y Berro.

Sobre las 17:45, buena parte de la Directiva de Nacional ingresó a la sala velatoria. Entre ellos se encontraba su presidente José Decurnex, el vicepresidente Alejandro Balbi, Raúl Giuria, Pablo Durán, Enrique Campos, Adolfo Orellano, y el jefe de seguridad del club, Andrés Rodríguez. Todos permanecieron de pie y guardando un respetuoso silencio a escasos metros del cuerpo de Lucas, quien estaba siendo velado a cajón abierto, esperando que la madre, Catherine Langhain, se aproximara a ellos para darle el pésame.

Los rostros de Balbi y Giuria, parados en primera fila, reflejaban el dolor, la impotencia y la indignación no solo de la parcialidad tricolor, sino de todo un país. El vicepresidente del club, con sus brazos cruzados hacia adelante y la cabeza gacha, sostenía firmemente en su mano derecha una bolsa de papel con el escudo de Nacional. Adentro había una enorme bandera del club. Giuria, aguardaba con sus brazos cruzados hacia atrás, o con las manos en los bolsillos.

Campera de Yamila, pareja de Lucas Langhain
La campera de Yamila, pareja de Lucas Langhain, con la manga rota. Por allí habría pasado la bala.

Todo esto ocurría entre llantos de familiares y amigos, y comentarios de impotencia y dolor de la madre, que preguntaba una y otra vez mientras miraba el cuerpo de su hijo: “¿Por qué a vos? ¿Por qué?”.

Pasados algunos minutos, los directivos de Nacional ingresaron a saludar a la madre, que estaba de pie junto al cajón.

Balbi se fundió en un largo abrazo con la mujer, a la que le hizo varios comentarios al oído. A los pies del féretro, había varias camisetas de Nacional que personas dejaron como ofrenda.

El momento más conmovedor se dio cuando retiraron la bandera de la bolsa y la extendieron sobre el cuerpo de Lucas. “¡Es lo que más te gustaba! ¡Lo que más querías!”, exclamaron los deudos.

¿A esa madre quién le devuelve a su hijo de 24 años? Nadie, ni todo el dinero del mundo, ni todo el apoyo que le podamos dar nosotros”, declaró el vicepresidente de Nacional, Alejandro Balbi. “Ni la bandera que le traemos, ni la corona que le mandamos, ni el saludo de los jugadores, ni el minuto de silencio que acabamos de hacer en Los Céspedes”, agregó.

El dirigente también aseguró que “le vamos a dar a la familia todo el apoyo moral, institucional, jurídico, humano, que esté a nuestro alcance”.

Responsabilidades.

Consultado por El País sobre si se puede hacer algo más para detener la violencia en el fútbol, más allá de que el hecho haya ocurrido lejos del escenario deportivo, Balbi declaró: “En principio, aplicar las normas. Hay una norma que establece que cuando hay cánticos ofensivos en las canchas los árbitros pueden detener el partido. Bueno, detengamos los partidos, suspendámoslos”.

Cuando los hechos pasan a diez cuadras de un escenario deportivo, ya es un tema que escapa a lo que el fútbol puede hacer. Es un tema de la sociedad, es un tema de la Policía. Yo me pregunto qué tenía que hacer un hincha de Peñarol en 8 de Octubre y Berro si es una zona reservada para los festejos de los hinchas de Nacional. ¿Cómo llegó ahí? Nadie se percató. Lógicamente que nadie pretende que haya un policía por ciudadano, pero alguien falló y hoy se está pagando con una vida humana”, sentenció Balbi.

Duelo en el mundo deportivo

El plantel de Nacional hizo ayer un minuto de silencio en los Céspedes por el hincha asesinado y ofreció ayuda a la familia.

La tragedia impactó tanto en el fútbol como en el básquetbol. Tanto Nacional como Defensor tomaron la decisión de postergar el partido por la tercera fecha del Clausura, que se llevaría a cabo ayer a partir de las 20:15 en la cancha de Unión Atlética. El encuentro probablemente pasará a jugarse en enero. Por parte de la institución violeta, a través de su cuenta de Twitter se manifestó la adhesión al pésame por el lamentable hecho. “El encuentro de esta noche quedó suspendido a la espera de nueva fijación, adhiriendo al duelo del Club Nacional de Football”. Nacional también hizo ayer ondear su bandera a media asta.

El todo el entorno del fútbol uruguayo reaccionaron condenando el hecho. Empezando por el aurinegro Walter Gargano, varios jugadores y clubes señalaron su repudio al crimen de Lucas Langhain.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados