Facultad de Ciencias Sociales

El "achique" para los sin techo

Funcionarios y alumnos enfrentados por más de 100 indigentes que usan las instalaciones.

Ciencias sociales: las personas sin hogar de los refugios y de la calle van cada día la Facultad. Foto: Fernando Ponzetto
Ciencias Sociales: las personas sin hogar de los refugios y de la calle van cada día la Facultad. Foto: Fernando Ponzetto

Es lunes, son las 15:00 horas y la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de la República retomó sus actividades habituales luego del paro de funcionarios del viernes 17 de agosto. Sin embargo, las puertas de la sala de informática —ubicada en el primer piso del edificio de la calle Constituyente— lucen un cartel que dice "Por resolución del Consejo de Facultad de Ciencias Sociales las salas de informática se abrirán solo para los cursos programados". Junto a ese anunció aparece otro: "Atención. Por orden del Decano de la Facultad, se solicitará completar la planilla de registro a las/os usuarios de la sala de informática".

En la puerta del mismo salón, un hombre de aspecto andrajoso lee los carteles con desazón. Es un indigente. Luego se aleja, baja las escaleras y se retira de la Facultad. Otros, que se han enfrentado a la misma situación que él y están en situación de calle, han decidido quedarse a recuperarse del frío: un grupo de seis personas conversa animadamente en una mesa, mientras a su alrededor descansan bolsas y mochilas, en otra mesa una señora con el pelo enredado parece ocupada mientras revuelve una bolsa en busca de algún objeto personal.

"Hoy es un día tranquilo, se ve en la limpieza", asegura una de las muchachas que integra la cooperativa que se encarga de mantener las instalaciones del centro educativo pulcro. Sin embargo, el último año no han vivido una situación normal.

Entre las anécdotas de los últimos meses, algunas sorprenden: insultos porque no se comparten los cigarros, materia fecal en las paredes o amenazas cuando los quieren retirar de las instalaciones.

Un funcionario asegura que en el correr del día más de cien personas se acercan a la sede de la Universidad de la República para usar el lugar como "achique". Y agrega: "Según supimos, del refugio y del Mides los mandaban para acá. Ellos mismos comentan: de tal lado nos dijeron que podíamos achicar acá".

Por su parte, otra funcionaria contó a El País que en la Facultad casi todas las personas que realizan las tareas administrativas son mujeres y cada día van a trabajar con miedo: "Quienes nos encontramos en primera línea estamos viviendo agresiones verbales y amenazas. También se meten con compañeras que están trabajando, ya sea las de la cooperativa de limpieza o nosotras mismas", sostuvo. Agregó que a ella le sucedió que la insultaron mientras acompañaba a otra compañera a subir al auto; que una estudiante fue acosada e increpada en un baño, y que otra funcionaria fue seguida hasta la parada del ómnibus, entre otros hechos.

En tanto, una de las mujeres que se encarga de la limpieza contó que su tarea se dificulta día a día ya que algunos indigentes no tienen consideración por su trabajo y además le faltan el respeto. Otra trabajadora que desarrolla la misma tarea contó que también ha sido maltratada mientras hacía su tarea.

Sin embargo, los funcionarios reconocen que hay quien se acerca "a pasar el rato, usar bien las instalaciones, el baño o mirar las comedias", aunque aclaran que "son los menos".

Preocupación.

La Agremiación Federal de Funcionarios de la Udelar (Affur) mira la situación con preocupación, ya que lo que se ha vivido genera tensión.

Alfredo Peña, representante gremial, explicó que "se hizo un planteo al Consejo de Facultad y se pidió que se tomaran algunas medidas, sobre todo en la sala de informática. Y que se dispusiera algún tipo de control sobre la permanencia de las personas externas" a la institución.

El planteo llegó a buen puerto y a partir de ayer lunes 20 y por un lapso de 15 días la sala de informática permanecerá cerrada.

"Se habían propuesto un conjunto de medidas desde el gremio que se van a tratar de implementar en estos 15 días y veremos en qué condiciones se retoma el servicio en la sala y en el resto de las instalaciones, fundamentalmente haciendo énfasis en lo que es la convivencia y en lo que debe ser el uso de las salas de una casa de estudios", destacó Peña.

El representante gremial explicó que el objetivo es permitir que este grupo de personas participe en las actividades pero de manera restringida:

"Implica que con la población externa que está viniendo ahora, que son alrededor de 100 personas, se esté tratando de armar talleres, que haya un proyecto de extensión que trabaje con ellos y que se busque una solución más de fondo", resaltó.

"Hay un faltante de lo que son políticas públicas y estas personas no tienen dónde ir. Buscan un lugar amigable donde pasar las horas y lo han encontrado aquí en la Facultad", reflexionó. Y agregó que eso se debe a que tienen baños y el principal atractivo es la sala de informática, donde pueden acceder a internet.

"Se está trabajando con otras instituciones para poder encontrar un centro diurno donde puedan pasar las horas sin estar necesariamente en el espacio de la Facultad", concluyó.

Situación agravada.

En el mes de junio, el semanario Búsqueda informó que entre 70 y 90 personas utilizaban las instalaciones de la Facultad de Ciencias Sociales para su recreación y especialmente copaban la sala de informática. Hoy, el personal de seguridad y el gremio asegura que la cifra supera las 100 personas en el correr del día.

El 27 de junio, el mismo semanario informaba que el decano, Diego Piñeiro, había anunciado medidas respecto a la situación. No obstante, el pasado miércoles 15 de agosto el programa radial En Perspectiva asistió a la sede y observó que las computadoras seguían ocupadas como si nada sucediese y sin ningún tipo de restricción.

El jueves por la noche El País recibió una denuncia anónima de un funcionario que aseguraba que la situación era cada vez peor y que el decano no tomaba cartas en el asunto. En esa denuncia se hablaba de acoso sexual, amenazas y una crisis donde la persona que firmaba no se animaba a dar su nombre por miedo a las represalias y a ser tildada de "fascista".

Ayer lunes, El País concurrió a la Facultad de Ciencias Sociales y pudo comprobar que la medida de cierre de la sala fue tomada de forma provisoria contra la voluntad de los alumnos; aunque es vista como una pequeña victoria por parte de los funcionarios, que de todos modos no pierden de vista que la situación permanecerá así por 15 días y no se sabe cómo continuará.

Posiciones contrarias respecto a la situación

Según los funcionarios de la Facultad de Ciencias Sociales, los docentes están "en un 80% de acuerdo" con lo que los trabajadores plantean respecto a estas personas externas al centro educativo; sin embargo, entre los estudiantes la visión es otra. El País intentó dialogar con el Centro de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Sociales, sin embargo, sus representantes remitieron un comunicado publicado en las redes sociales de la organización que responde a la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay (Feuu). En un primer comunicado, el Centro Estudiantil rechazaba cualquier tipo de restricción de ingreso de entrada de las personas externas a la Facultad y especialmente a la sala de informática. Sin embargo, este lunes, tras la decisión aprobada por el Consejo de Facultad el jueves (que dispuso el cierre de la Sala de Informática por 15 días), los estudiantes manifestaron: "Les delegades (SIC) del Centro de estudiantes manifestamos nuestro desacuerdo con esta última medida(...) Entendemos que la medida no había sido parte de los acuerdos logrados en la reunión intergremial". Además, aseguran que no tendrá resultados positivos y que afectará la vida estudiantil.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)