Reclamo de productores

Piden a Conaprole que haga juicio al Estado por la deuda de Venezuela

Tamberos demandan señales y planean movilizaciones.

Se votaron dos plazos y prosperó el esperar señales de diálogo del gobierno hasta el 13 de enero. Foto: L. Mainé
Se votaron dos plazos y prosperó el esperar señales de diálogo del gobierno hasta el 13 de enero. Foto: L. Mainé

La asamblea extraordinaria de productores lecheros realizada ayer en San José mandató al directorio de la Cooperativa Nacional de Productores de Leche (Conaprole) a que, en el más breve plazo posible, inicie acciones judiciales para cobrar los US$ 39 millones que adeuda el gobierno de Venezuela, en el marco del negocio de gobierno a gobierno.

En la resolución de la Asamblea, que tiene ocho puntos, los tamberos consideran que "no es posible aceptar que un negocio realizado en el marco de un acuerdo firmado entre ambos gobiernos, pueda catalogarse como un acuerdo entre privados y obligar a los productores remitentes a Conaprole a absorber la pérdida por el incumplimiento venezolano".

Asimismo, los tamberos piden al gobierno "la inmediata aplicación de un adicional de 3% a la devolución de impuestos a la exportación de lácteos, como lo tienen otros rubros en dificultad y como lo tuvo la lechería en otros momentos de crisis". Se consideró que "el gobierno debe asumir el compromiso de mantener en términos reales el valor de la leche tarifada, de forma de evitar aumentar las ya cuantiosas transferencias del sector productor al consumidor, estimadas por el exministro Tabaré Aguerre, el año pasado, en más de US$ 130 millones en los últimos diez años".

Más allá de la "preocupación por la instrumentación del Fondo de Garantía para la lechería, formado por la retención de $ 1,30 sobre el precio de leche pasteurizada, que demoró más de un año en su implementación, al momento de su aplicación es poco más que inoperante y no va a cumplir los fines para los que fue creado", los tamberos consideran que "es necesario analizar las distintas posibilidades para que ese fondo sea volcado para beneficiar directamente a todos los productores lecheros".

Entre los puntos de la resolución, los productores también expusieron su "tristeza y disconformidad" al no sentirse "comprendidos por el actual ministro de Ganadería, quien no ha demostrado compromiso ni sensibilidad con el sector y el sistema cooperativo".

Los altos costos también formaron parte de los reclamos. "No podemos competir en los mercados internacionales con los altos costos internos de energía eléctrica, combustible, alta carga impositiva directa e indirecta. No podemos competir en los mercados internacionales si nuestros competidores cuentan con una amplia batería de acuerdos comerciales y nosotros debemos pagar altos aranceles. En los últimos años, han caído tres de las más importantes empresas industrializadoras de lácteos. Cada tres días desaparece un productor lechero y es irrecuperable".

La Asamblea se declaró en Sesión Permanente y pidió señales claras del gobierno antes del 13 de enero, mandatando a las gremiales a tomar las medidas que fueran necesarias. "Si en un breve plazo no tenemos respuestas positivas del Poder Ejecutivo, se implementarán las medidas de impacto que se entiendan pertinentes, sin descartar medidas extremas como movilizaciones en rutas, concentraciones en la capital del país o dejar de remitir leche por un tiempo indeterminado, a los efectos de sensibilizar a los gobernantes sobre la crítica situación de los productores lecheros y sus familias".

Se votaron dos plazos y prosperó el esperar señales de diálogo del gobierno hasta el 13 de enero. Foto: L. Mainé
Foto: Leonardo  Mainé

Desbordado.

El temporal, la lluvia copiosa y ni siquiera el corte de energía eléctrica aplacó el ánimo de los productores que llegaron masivamente al Salón Capurro, en el kilómetro 77,5 de la Ruta 11.

El salón con 400 sillas quedó chico, con gente parada y desbordado, gente mojándose afuera y la cancha de bochas repleta de tamberos molestos con el gobierno.

La asamblea comenzó con un detallado informe de las gremiales a los tamberos sobre el trabajo y el diálogo que mantuvieron con el gobierno durante estos últimos dos años, considerando que "se logró muy poco". Tuvieron un respaldo total a su trabajo.

La tormenta era afuera y adentro, cuando cada productor tomaba el micrófono y descargaba sus reclamos. Ante un corte de luz, los reclamos continuaron a través de un megáfono que un asambleísta prestó a la mesa de gremialistas que conducía la asamblea.

Los carteles colgados en el local ya reflejaban el ánimo: "No más tambos cerrados"; "Defendiendo la lechería estamos defendiendo el trabajo de los uruguayos" y "Se pierde un productor cada tres días" sobresalían entre la gente.

Los ánimos se caldearon, hubo críticas al gobierno, a todo el sector político, al ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Enzo Benech e incluso, se le pidió al Directorio de Conaprole "que se ajustara el cinturón" y que comenzará "a reducir costos".

Hubo historias dramáticas, desde productores que dijeron "no poder más. Estamos subsistiendo y dándole de comer a las vacas", hasta otros que aseguraron vender "hasta tres vacas por mes al frigorífico para poder pagar las cuentas".

La asamblea fue unánime. "El gobierno tiene mucho para dar, la plata de Venezuela no aparece y se dijo que estaba depositada en el Bandes".

Otras mociones propusieron que en marzo se le pida el Ejecutivo que suba $ 5 por litro el precio de la leche pasteurizada que se vende al público. "Si con $ 1,30 de la última suba se recaudaban US$ 6 millones para asistir al sector, con $ 5 por litro se paga la mitad de la deuda de la lechería", afirmó el productor que la propuso.

Hubo asambleístas que remarcaron que "no es el gobierno el que manda, sino los sindicatos", criticando duramente al sindicato de Conaprole porque consideran que "es un enemigo que tenemos dentro de la industria". Incluso, los productores no abandonaron la ida de presionar para vender Conaprole, que es la mayor exportadora del país. Ninguna medida está descartada: se plantearon movilizaciones —incluso apoyándose más con el Movimiento Un Solo Uruguay— llegar a Montevideo y tirar leche (o regalarla) y hasta manifestar el repudio al titular del MGAP con una marcha hasta la puerta de la Secretaría de Estado.

El ánimo de los productores está muy caldeado y a las gremiales ya les está costando aplacarlos. Ahora son ellos que las apuran.rurales, lecheros, Asamblea, crisis

Uruguay se encareció en dólares y eso afecta

"Esta crisis comenzó hace tres años, con la baja de los precios internacionales de los lácteos y a eso se sumó un componente climático bastante grande", recordó a El País Justino Zabala, presidente de la Agremiación Tamberos de Canelones.

Esos componentes climáticos fueron sequías en otoño, cuando en general se dan en verano, que obligaron a los tambos a "comerse" las reservas forrajeras que tenían preparadas para el invierno, incrementando los costos. A eso se sumó después el golpe del exceso hídrico que complicó la producción y la calidad de leche. "El sector lleva tiempo castigado y tratando de recuperarse. El año pasado hubo un momento en que parecía que los precios internacionales volvían a recuperarse, pero luego el mercado tuvo una baja de casi seis meses que nos pegó duro a todos", dijo Zabala.

Como reflejo de la caída de los precios internacionales y tras la pérdida del mercado de Venezuela, donde la tonelada de queso valía mucho más que en otro destino, los productores "tienen desde hace cuatro años un precio para la leche que medido en pesos uruguayos no sube, pero sí lo hacen los insumos en dólares. La diferencia que hoy tiene el tambero para enfrentar los costos es enorme, por más que haga un esfuerzo a nivel predial para producir más", agregó el gremialista. No hay empresa lechera que pueda soportar una presión de costos sobre los ingresos "tan grande", alertó.

La industria también crecía y tenía muchas inversiones hechas, porque con un mercado de Venezuela activo y pagando valores por encima de lo normal, las empresas se focalizaron en aprovechar el "viento de cola", pero la burbuja explotó y las deudas quedaron.

Para el presidente de la Agremiación Tamberos de Canelones, el problema "son los costos altos". Es que los 29 o 30 centavos de dólar que recibe un tambero por el litro de leche remitido a la industria "es un valor histórico muy bueno", porque en el año 2000, en plena crisis, llegó a cobrar 8 centavos de dólar por litro.

"Uruguay se encareció mucho en dólares y los 20 centavos por litro de hoy no son suficientes. El gasoil es caro, el precio de los granos subió, igual el fertilizante y el precio de la leche no ajusta al alza", enfatizó Zabala. Se "precisa recuperar competitividad en forma urgente", agregó. "Los tambos tenían muchas vaquillonas para comenzar a producir, pero años de genética y esa oportunidad de crecimiento se perdieron", dijo Zabala.

Los números del problema

Más tambos caerán.
Lechería. Foto: Archivo El País

Según datos del Instituto Nacional de la Leche (Inale) en los últimos dos años bajaron la cortina 260 tambos, a razón de 130 empresas lecheras por año. En los últimos seis meses desaparecieron más de 100 productores lecheros por la crisis del sector.

Uruguay pasó varios años sin exportar vaquillonas Holando a China. Esos vientres quedaron en los tambos, hoy no hay comprador y se venden gordas a los frigoríficos.

Más litros y menos precio.
Nuevo escenario. La asociaicón de SanCor con Adecoagro reconfiguró el mapa del sector.

El volumen de leche remitido a la industria subió 6% hasta el pasado mes de octubre, pero el precio que recibe el productor está estancado desde hace cuatro años, mientras que los costos, especialmente los insumos —que se pagan en dólares— siguieron creciendo y demandan más pesos para cubrirlos.

Con la suba de $ 1,30 por litro de la leche común al consumidor, las gremiales plantearon crear un Fideicomiso anticrisis. El Ejecutivo creó un Fondo de Garantía que lo usan pocos.

Pérdida de mercados.
Foto: Pixabay

Las industrias lácteas siguen pagando las consecuencias de haber perdido las ventas de quesos a Venezuela, que pagaba por encima de US$ 5.000 la tonelada, "rompiendo" el mercado mundial. Los valores internacionales de leche en polvo y otros lácteos siguen cayendo a futuro y no logran despegar.

Las gremiales dicen que nadie se acordó que los US$ 39 millones de la deuda que mantiene Venezuela con Conaprole, salieron de un negocio en el que intervino el Ejecutivo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)