Publicidad

Con la oposición dividida, el Sindicato Médico elige hoy sus nuevas autoridades

Se vota quién será el sucesor de Zaida Arteta en el gremio médico; Fosalba se enfrenta a otras tres listas, Juntos, Identidad y Gremialismo Auténtico.

Compartir esta noticia
Elecciones del Sindicato Médico del Uruguay (SMU)
Elecciones del Sindicato Médico del Uruguay (SMU).
Foto: Archivo/El País

Redacción El País
Hoy unos 8.200 médicos de todo el país serán convocados a elegir al próximo presidente del Sindicato Médico del Uruguay (SMU). Los comicios están marcados por la presencia de más agrupaciones opositoras y por el final del mandato de Zaida Arteta (Fosalba), quien no podrá ser reelecta.

José Minarrieta (Fosalba), Rodrigo Perna (Juntos), Julio Vignolo (Identidad) y Eduardo Ferreira (Gremialismo Auténtico) aspiran a ser titulares del sindicato médico por los próximos tres años. Los opositores coincidieron en que hay una cercanía entre Fosalba y el Frente Amplio, lo que es negado desde el oficialismo. Pese a las diferencias, todos los grupos coincidieron en mejorar las condiciones de vida de los médicos, sobre todo por el tipo de contrato y salario de algunos, como por el estado de salud mental del colectivo.

Identidad es el grupo que se estrena ahora, mientras que el resto repite y ahora busca sumar más bancas en la cúpula del SMU. Con una propuesta más atomizada que en 2021, la oposición pretende relevar a Fosalba, agrupación que ha ganado históricamente.

Los médicos elegirán al Comité Ejecutivo, integrado por 10 cargos médicos -cinco sillas hoy son de Fosalba (una es la de la presidenta del SMU), cuatro de Juntos y la otra de Gremialismo Auténtico- y tres estudiantiles. También se renovarán a los miembros de la Comisión Fiscal, el Consejo Arbitral y la Comisión Directiva de la Colonia de Vacaciones.

El gobierno intentó incidir en las elecciones

El candidato de Fosalba enfatizó que apuestan a “mejorar” las condiciones laborales; desmarcó a la agrupación respecto al Frente Amplio y apuntó contra el Poder Ejecutivo y listas de la oposición.

José Minarrieta, actual secretario médico del Comité Ejecutivo del SMU, se postula por la Agrupación Fosalba, que lidera Zaida Arteta. El candidato oficialista, en diálogo con El País, aseguró que de llegar a ganar buscará revertir la “precariedad” del trabajo médico, en particular la facturación de los profesionales, apuntando a que estos pasen a ser trabajadores dependientes.

Minarrieta destacó que hubo un aumento del trabajo “precario” a partir de la pandemia de covid-19. “Las empresas privadas y ASSE (Administración de los Servicios de Salud del Estado) lo que hicieron fue intentar anclar ese retroceso hacia el futuro”, subrayó.

Fosalba ha ganado en los últimos años las elecciones del SMU. Respecto a las críticas que apuntan a por qué no se impulsaron antes las medidas que ahora se proponen, el candidato remarcó que se trata de “procesos de largo aliento”, que implican una “negociación permanente” para llegar a mejorar el trabajo médico.

En un documento común con las propuestas de las cuatro agrupaciones, Fosalba destacó que apuntan a “mejorar” las “condiciones de trabajo, salariales y de vida” de los médicos, “sin dejar de priorizar la calidad de la atención” a los pacientes y el “respeto por sus derechos”. Minarrieta destacó también la relevancia de “mantener, reforzar y profundizar la independencia gremial”.

El candidato aseguró que “hay un intento del gobierno de incidir en las elecciones del SMU apoyando a una agrupación en particular”. También afirmó que el Casmu busca “meterse” en la interna sindical con una “lista prácticamente propia” (Identidad) lo que calificó de “muy grave”. Estas consideraciones fueron poco después de que señalara a El País que la cúpula del Casmu llamó a “presionar” a médicos para que no voten a Fosalba, lo que fue desmentido por el titular del prestador, Raúl Rodríguez.

Pese a las críticas, Minarrieta indicó que Fosalba no tiene “ninguna relación orgánica con el Frente Amplio”. Incluso que son “independientes” a nivel político partidario y que no hay “ninguna evidencia” en sentido contrario. “Yo no soy un militante político partidario. Soy un militante gremial”, insistió. En caso de ganar, manifestó que “atendería” en primer lugar dos “reivindicaciones históricas” del SMU: la presupuestación de médicos en ASSE y el aumento salarial para los residentes. Otro punto que destacó fue “atender de forma urgente” al grupo de extranjeros que buscan revalidar sus títulos.

La relación de Fosalba con el FA es notoria

El candidato de Juntos apuesta a destronar esta vez a Fosalba, tras haber queda a unos 500 votos en 2021. Se respalda en su cercanía con la coalición y busca aterrizar cambios “estructurales”.

Rodrigo Perna busca esta vez que la Agrupación Juntos, que quedó segunda en los comicios que fueron realizados en 2021, a 532 votos de Fosalba, pueda alcanzar la presidencia del SMU. El candidato presentó su lista en un evento con la presencia del ministro del Interior, Luis Alberto Heber, la senadora blanca Graciela Bianchi y el líder cabildante Guido Manini Ríos, entre otros dirigentes del oficialismo. Esta imagen cercana al gobierno le valió a la lista críticas no solo de Fosalba, sino de las otras agrupaciones de la oposición. Consultado por El País sobre estos cuestionamientos, Perna insistió en que los cambios “estructurales” que proponen “requieren de los gobernantes”. También señaló que no solo se ha reunido con dirigentes de la coalición, sino con “Cristina Lustemberg”, la diputada frenteamplista y exsubsecretaria de Salud.

“Si yo no llevo adelante los cambios estructurales con los gobernantes no puedo hacer las propuestas”, remarcó Perna. “Tenemos relación” con el oficialismo, pero “no tenemos cargos en el Estado”, continuó. Y sostuvo que “nunca” participó de una lista de “ningún partido político”. Al mismo tiempo, el opositor manifestó que son “notorias” las relaciones de Fosalba con el Frente Amplio. También acusó a la actual gestión del SMU de haber hecho “campaña” contra la Ley de Urgente Consideración (LUC).

Marcó el “mal” vínculo del sindicato con el Sindicato Anestésico Quirúrgico (SAQ) y la Federación Médica del Interior (FEMI). Además, sostuvo que Fosalba “alejó” a los médicos del sindicato porque de unos 8.200 habilitados para votar, en la última elección acudieron a las urnas 3.265. Cabe puntualizar que los comicios de 2021 tuvieron uno de los niveles más altos de adhesión.

En tanto, entre sus principales reclamos de cara a la elección de mañana, Perna lamentó que hoy el colectivo médico, “en general”, cuenta con “malas condiciones de trabajo y malos ingresos”. Planteó que los médicos presentan “altos niveles de depresión, ansiedad, adicciones y síndrome de burn out” en función del “estrés psicofísico” por la profesión. Otro de los cuestionamientos que hizo es que el Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS) “no es un sistema, no está integrado y no brinda la salud que debe”.

En caso de llegar a la presidencia del SMU, Perna buscará en primer lugar un “pago diferencial los fines de semana”, así como instalar en cada institución un “núcleo que atienda los problemas mentales” de médicos, y activar un “instituto de educación médica continua para mantener al colectivo aggiornado”

De las mutualistas no tenemos influencias

El líder de Identidad aspira a una victoria en su estreno, al competir contra dos agrupaciones opositoras y Fosalba. Tiene el foco puesto en los salarios de residentes y las condiciones de vida.

Julio Vignolo lidera la Agrupación Identidad, que busca en su estreno destronar a Fosalba. En diálogo con El País, prefirió no hablar de sus rivales opositores, sino poner énfasis en las fallas que observa en esta gestión, de la que participa Minarrieta.

El lema buscaba llamarse Unidad, pero al momento de su inscripción este ya estaba registrado. Esto motivó una denuncia pública. Superada esta polémica tras el cambio de nombre, Vignolo destacó que actualmente unos 3.000 médicos tienen una “precariedad laboral muy importante”, en referencia a que facturan por sus servicios y “no tienen derecho a los beneficios de un cargo presupuestado”. Otro elemento que preocupa a la agrupación opositora es que el salario de los residentes “se ha visto muy deteriorado últimamente”, tomando en cuenta que hay diferencias en el pago según el prestador de salud. Lo que busca primero es unificar el cobro, lo que implicaría “un aumento muy importante”.

También se va a buscar “incentivar” a que estos médicos una vez que culminen con esta modalidad de trabajo, se mantengan en los prestadores con funciones de “alta dedicación”, para así evitar el multiempleo.

En estas elecciones, se relacionó a Identidad con el Casmu, como ha denunciado el candidato oficialista Minarrieta. “No tenemos ningún interés, ni ninguna influencia de ninguna mutualista”, remarcó Vignolo. En ese sentido, sostuvo que los integrantes trabajan en varios prestadores. Además, insistió en que el lema no tiene una “asociación política partidaria”, sino que es “plural”. Vignolo, como Perna, integraron antes el lema Unión Médica Gremial.

En caso de llegar a ser titular del SMU, Vignolo apuesta en primer lugar a “hacer un diagnóstico de situación de los médicos”, ya que el último muestreo que consideró representativo es de 2018. Incluso llamó a poner foco en la salud mental de los profesionales, particularmente, en medir la prevalencia de depresión, síndrome de burn out y la tasa de mortalidad frente a la población en general.

Otro punto que marcó Vignolo como prioritario, en caso de ganar, es iniciar una “auditoría económico-financiera” para identificar la situación del sindicato tras la virtual salida de Fosalba, así como poner la lupa sobre las jubilaciones que cobra el colectivo médico.

Volver al gremialismo que es Independiente

Gremialismo Auténtico busca dirigir el SMU para retomar el “gremialismo independiente”, fuera de lo que consideran las “ambiciones personales patológicas” del resto de las agrupaciones.

Eduardo Ferreira llegó a ser presidente del SMU entre abril y mayo de 2009 por la Unión Gremial Médica, tras la salida de Alfredo Toledo. Consultado por El País, el candidato presidencial de Gremialismo Auténtico, destacó que su diferencial es que busca “volver a las bases gremiales del sindicato médico, el gremialismo independiente”. Ferreira además marcó que todas las otras ofertas “están involucradas con la política partidaria nacional”, y que han hecho del SMU “un fiel reflejo de las peleas partidarias que están fuera del sindicato médico y deberían estarlo”. Insistió que la agrupación es “independiente” y está conformada por “diferentes tendencias filosóficas”.

Como ocurre con otras listas, su foco está puesto en la calidad de vida de los médicos. Ferreira planteó que las grandes propuestas “siguen en el debe”, en referencia a “tener un laudo único público-privado, hacer una defensoría del médico en los diferentes trabajos y mejorar su calidad social”. En línea con los otros opositores, Ferreira dijo que “el sesgo que tiene Fosalba con el Frente Amplio es indiscutido, igual que lo tiene Juntos con el actual gobierno en la medida de que muchos de sus candidatos tienen cargos de confianza en el gobierno actual”. Respecto a Identidad, planteó que es “más o menos igual a Juntos, a lo que se suma que el presidente de Casmu (Raúl Rodríguez), la apoya de forma oficial”. “¿Cómo es posible que una agrupación defienda al médico en ASSE cuando buena parte de sus candidatos son funcionarios políticos en ASSE? Es muy difícil”, lanzó. En ese sentido, Gremialismo Auténtico reivindicó en su plataforma que no la “dominan las ambiciones personales patológicas”, sino que sus preocupaciones son “auténticamente profesionales”, vinculadas a la “calidad de vida” y a los “principios éticos” de la profesión.

Entre las medidas que quiere aplicar está definir la cantidad de “especialistas de retén mínimos en función de la población y patologías prevalentes de cada lugar”.

En caso de llegar a la presidencia del SMU, el candidato sostuvo que buscará desde un principio que el sindicato médico “vuelva a ser la casa gremial de los médicos”, así como “volver a escuchar y a formar grupos de trabajo con ellos”. La apuesta, sobre todo, es “ir a las instituciones para ver cuáles son los verdaderos problemas que tienen los médicos”.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

premium

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad