Publicidad

Catastro y cooperativas buscan salida para proyecto de viviendas sindicales de Bahía Cerro

Desde el Pit-Cnt aseguran que el MVOT, Ambiente y la IMM “expidieron sus informes en tiempo récord. El director nacional de Catastro, (Augusto Alcalde), tuvo cuatro meses parado el expediente”.

Compartir esta noticia
Así se verá el proyecto Bahía Cerro del Programa de Vivienda Sindical cuando esté construido
Así se verá el proyecto Bahía Cerro del Programa de Vivienda Sindical cuando esté construido.
Foto: Pit-Cnt

Redacción El País
La demora en los permisos para construir Bahía Cerro, un proyecto de cooperativas sindicales, provocó una movilización el lunes pasado. Los futuros propietarios se manifestaron frente al Ministerio de Economía y Finanzas, demandando que la Dirección Nacional de Catastro les entregara la cédula catastral, lo que les permitiría contar con un número de padrón y finalmente empezar a edificar el edificio en la manzana delimitada por las calles Vigo, República Argentina, Egipto y Centro América, en el Cerro de Montevideo.

Ese día, las 188 familias evaluaban recurrir a la Justicia. “El Ministerio de Vivienda, el Ministerio de Ambiente y la Intendencia de Montevideo expidieron sus informes en tiempo récord. El director nacional de Catastro, (Augusto Alcalde), tuvo cuatro meses parado el expediente”, aseguró a la prensa Eduardo Burgos, integrante del Plan de Vivienda Sindical del Pit-Cnt.

Finalmente ayer, tras varias idas y vueltas, las autoridades de la Dirección Nacional de Catastro y del Programa de Vivienda Sindical se reunieron para hacer una puesta a punto.

Hasta hace unos días, el principal aspecto de discusión era la existencia o no de la calle Vigo, como informó El Observador. Esta vía sería el punto de ingreso para dos de las cinco cooperativas, pero para la Dirección Nacional de Catastro no existía como tal. Se trata de un tramo de 19 metros que la Intendencia de Montevideo había desafectado en 1946, dejando de ser formalmente una calle. Para el Programa de Vivienda Sindical lo era desde 1868 y abrió un expediente para regularizar la situación.

Este es el expediente que, según los cooperativistas, Alcalde demoró. Por esta razón comenzaron a reclamar públicamente hace algunas semanas, pidiendo a las partes involucradas que agilizaran sus actuaciones.

Pese a que están en tratativas desde octubre del año pasado, el pasado 14 de agosto venció el plazo para que se presentaran al sorteo de la Agencia Nacional de Vivienda. Si bien igual se postularon, antes o después las pedirán la cédula catastral, por lo que podrían quedar fuera del concurso, explicó a El País Ximena Fernández, cooperativista que participó de la reunión ayer.

“Nos vamos otra vez con las manos vacías. Fue una conversación básicamente técnica donde cada paso que se da es una piedra más en el camino. Se van agregando preguntas y observaciones que no se levantan de un día para otro”, planteó la cooperativista.

Contracara

Sin embargo, en la Dirección Nacional de Catastro tienen otra perspectiva.

Después de la reunión de ayer, fuentes de esta dependencia indicaron a El País que recién el pasado 15 de agosto el Plan de Vivienda Sindical presentó el plano de las cinco cooperativas. Dos días después, la Dirección Nacional de Catastro emitió una resolución documentando el proceso de empadronamiento anterior y las diligencias llevadas adelante, tanto con el gobierno departamental como con los ministerios de Vivienda y Ambiente.

Por lo tanto, los técnicos rechazan que hayan demorado el trámite en los últimos meses. Pese al cruce de versiones, luego de la reunión de ayer a media tarde esperan encontrar una salida conjunta y -aseguraron- apuestan al diálogo con los cooperativistas.

Ximena Fernández, la cooperativista, aseguró que Catastro se comprometió a responder hoy.

además

Catastro observó proyecto de técnicos

Las observaciones hechas a las cooperativas fueron cinco y de diversa índole. En la última devolución, el 17 de agosto, Catastro señaló que Centro América “es una calle proyectada” -donde además debe marcarse la línea de la muralla y la línea de la ribera- y que la calle Vigo está “parcialmente proyectada”.

Fernández contó a El País que ayer los técnicos del Programa de Vivienda Sindical y del gobierno conversaron sobre estas observaciones, con el propósito de finalmente levantarlas. No obstan- te, señaló que esta no es la primera vez que el proyecto, que está sujeto a plazos, se tranca por aspectos formales. “Te dan una resolución con observaciones, el equipo técnico las levanta, las presenta en Catastro; Catastro se toma unos días más y así se va el tiempo”, lamentó.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad