CORONAVIRUS

Trepa número de contactos por enfermo: pasó de 12 en marzo a un promedio de 50 ahora

114 rastreadores trabajan en todo el país, "trazando los hilos epidemiológicos de la enfermedad con el objetivo último de cortar las cadenas de trasmisión" del coronavirus, indicó el MSP. 

El ministro de Salud, Daniel Salinas, dijo que le “duelen” los millones que se van en medicamentos de alto costo. Foto: Fernando Ponzetto
El ministro de Salud, Daniel Salinas. Foto: Fernando Ponzetto - Archivo El País

El Ministerio de Salud Pública (MSP) informó este lunes que el número de contactos por cada contagiado con COVID-19 pasó de un máximo de 12, al comienzo de la pandemia, a un promedio actual de 50, cuando se registran 1.423 casos activos, cifra récord desde que se registraron los primeros cuatro casos, el 13 de marzo.

"Al principio de la pandemia cada persona no superaba 12 contactos en promedio. Hoy día, con la apertura de los distintos sectores del país, el promedio de contactos ronda en los 50", señala un artículo publicado este lunes en la web de la cartera y que se titula "Los artesanos de la pandemia", en referencia a la labor exhaustiva que realizan los rastreadores, que se encargan de seguir el hilo epidemiológico de los contagios. El gobierno anunció hoy que sumará 40 rastreadores más.

114 rastreadores trabajan en todo el país, quienes "tienen movilidad, porque cuando se da un brote en un departamento, los rastreadores de los departamentos continuos se trasladan para brindar apoyo".

Los rastreadores son "mayormente y en preferencia, profesionales de la salud que reciben capacitación por parte del equipo de epidemiología del MSP", que van "trazando los hilos epidemiológicos de la enfermedad con el objetivo último de cortar las cadenas de trasmisión" del coronavirus.

El trabajo del rastreador pasa por llamar "a cada uno" de los contactos para "explicarle cuál es la situación, qué deben hacer y que cada uno entienda, sin atemorizarse, lo importante de seguir las instrucciones". Frente a casos de "resistencia" para obtener toda la información", por "nervios", así como por "no recordar todos los contactos de los últimos días o simplemente por el shock de la noticia", el rastreador tiene que "hacer un poco de psicólogo, de investigador, de apoyo, de ayuda memoria, de amigo, de agente tranquilizador y a la vez, debe contar con la objetividad suficiente para ser claro con los conceptos".

¿A quiénes se consideran "contactos"? "Las personas que el rastreador considere contacto estrecho, es decir, aquel que haya permanecido más de 15 minutos a una distancia inferior al metro y medio de la persona con COVID-19, sin los elementos de cuidado como las masacrilla que tape nariz, boca y mentón, realizando alguna actividad como charlar, sin lugar a dudas es una persona que deberá hisoparse para saber si se contagió del virus. Luego, hay diferentes escalas en lo que puede ser considerado contacto estrecho: que haya permanecido ese tiempo con esa cercanía pero utilizando tapabocas, que lo haya hecho pero sin hablar, infinidad de variantes que es el rastreador el encargado de evaluar para que se le indique el hisopado o no", señala el texto del MSP.

En esta coyuntura de aumento de casos, puede resultar "imposible" seguir el hilo epidemiológico de los casos si siguen aumentando los contagios.

"Aunque el seguimiento de los hilos epidemiológicos es una fortaleza en nuestro país, el aumento de casos implica una exigencia extra a esta tarea, y aunque desde el gobierno nacional y esta cartera se dispondrá del máximo esfuerzo y recursos para que se siga pudiendo responder a la situación epidemiológica del país, hay que entender que los recursos son finitos y este seguimiento en algún punto puede llegar a ser imposible de hacerse. Cuando son muchos los círculos de contactos que interactúan y se incrementa el número personas con las que se relaciona un individuo, se tiende a perder el seguimiento de los contactos", indica el MSP.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados