Publicidad

Fumar marihuana aumenta el riesgo de sufrir un paro cardíaco, según estudio de Stanford

Compartir esta noticia
Marihuana. Foto: AFP.

SALUD

El estudio muestra que el THC causa inflamación en las células endoteliales que recubren el interior de los vasos sanguíneos.

Un amplio estudio dirigido por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford en Estados Unidos señala que quienes fuman marihuana tienen un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

La investigación, publicada en la revista Cell, indica que el THC, el componente psicoactivo de la droga, puede desencadenar inflamación en las células que recubren los vasos sanguíneos y causar aterosclerosis.

Los investigadores llegaron a esta conclusión después de analizar datos sobre la relación entre el consumo de marihuana y el infarto de miocardio en unas 500.000 personas de entre 40 y 69 años. Los resultados mostraron que las personas que fumaban marihuana más de una vez al mes tenían muchas más probabilidades de sufrir un ataque al corazón antes de los 50 años, en comparación con los no usuarios. La asociación se mantuvo incluso después de analizar los factores que influyen en el riesgo del problema, como la edad, el sexo y el peso corporal.

"Hay una percepción pública cada vez mayor de que la marihuana es inofensiva o incluso beneficiosa. La marihuana claramente tiene usos medicinales importantes, pero los usuarios recreativos deben pensar cuidadosamente sobre el uso excesivo", dijo Joseph Wu, profesor de medicina y radiología cardiovascular y director del Instituto Cardiovascular de Stanford.

?Luego, el equipo analizó los mecanismos mediante los cuales el fármaco aumenta ese riesgo. Encontraron que los niveles de moléculas inflamatorias en la sangre de los voluntarios que fumaban un cigarrillo de marihuana aumentaron significativamente durante las siguientes tres horas. Además, demostraron que el THC promueve la inflamación y las características de la aterosclerosis en las células endoteliales humanas cultivadas en laboratorio, las que recubren el interior de los vasos sanguíneos y el corazón.

Finalmente, decidieron averiguar si había alguna sustancia que pudiera bloquear las propiedades proinflamatorias del THC sin detener los efectos psicoactivos de la droga.

El THC se une a un receptor llamado CB1, presente en las células del cerebro, el corazón y el sistema vascular. El receptor reconoce los cannabinoides naturales, o endocannabinoides, que regulan el estado de ánimo, la percepción del dolor, la función inmunitaria y el metabolismo. Pero el consumo frecuente de marihuana provoca una activación inapropiada de este receptor, lo que puede provocar inflamación y aterosclerosis, y está asociado con la obesidad, el cáncer y la diabetes.

Cigarrillo de Marihuana. Foto: Efe
Cigarrillo de Marihuana. Foto: Efe

El suplemento puede reducir el riesgo

Luego llegaron a la genisteína, una sustancia naturalmente presente en la soja, que bloquea las propiedades inflamatorias y ateroscleróticas del THC sin causar efectos secundarios psiquiátricos. No inhibe la capacidad del THC para estimular el apetito, disminuir el dolor y suprimir las náuseas, todos los cuales son rasgos importantes para los usuarios de marihuana medicinal.

El hallazgo es importante porque varios grupos han tratado de desarrollar moléculas para bloquear la función CB1 en condiciones en las que el receptor está hiperactivo, como la obesidad, pero esto no ha funcionado debido a los efectos secundarios psiquiátricos de la inhibición de este receptor, incluidos los trastornos del estado de ánimo y la ansiedad.

“No vimos en ratones ningún bloqueo de los efectos analgésicos o sedantes normales del THC, que contribuyen a las propiedades medicinales potencialmente útiles de la marihuana. Por lo tanto, la genisteína es potencialmente un fármaco más seguro que los antagonistas de CB1 anteriores. Ya se usa como suplemento nutricional y el 99 % permanece fuera del cerebro, por lo que no debería causar estos efectos secundarios adversos específicos", dijo el instructor médico Mark Chandy.

El siguiente paso es realizar ensayos clínicos para ver si la genisteína puede reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular en los consumidores de marihuana e incluir el CBD, otro cannabinoide presente en la marihuana que no tiene efectos psicoactivos.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

marihuana

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad