ASSE Y LOS TESTS

La falta de hisopos, el nuevo "cuello de botella" del coronavirus

Ampliar los testeos de coronavirus es uno de los objetivos principales del gobierno, que en el momento tiene capacidad para asegurar 1.000 pruebas de diagnóstico diarias.

Superadas las dificultades para aumentar la capacidad de testeo diario, ahora lo que faltan son los hisopos para el retiro de las muestras. Foto: AFP
Superadas las dificultades para aumentar la capacidad de testeo diario, ahora lo que faltan son los hisopos para el retiro de las muestras. Foto: AFP

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Ampliar los testeos de coronavirus es uno de los objetivos principales del gobierno, que en el momento tiene capacidad para asegurar 1.000 pruebas diagnósticas diarias. El “cuello de botella” ahora son los hisopos, que “están faltando por todos lados”, aseguró al Parlamento el presidente de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), Leonardo Cipriani.

El tema se planteó en el marco de una reunión virtual de la Comisión de Salud a la que fueron citadas el pasado viernes las autoridades de ASSE por la diputada Cristina Lustemberg (Frente Amplio) para hablar de cómo se prepara el sistema sanitario público.

“El único cuello de botella que tenemos en la realización de tests son los hisopos. Hemos tenido problemas con ellos dado que, evidentemente, están faltando en todos lados”, admitió Cipriani, según consta en la versión taquigráfica a la que accedió El País. Sin embargo, dio una visión alentadora de que esto se pueda solucionar mediante la producción de hisopos uruguayos.

El titular de ASSE consideró que el problema se puede arreglar por dos vías: una propuesta de la Facultad de Ingeniería para elaborar hisopos por medio de impresoras 3D y otra de la Facultad de Química. “Si nosotros llegáramos a solucionar, a través de la ayuda de la Udelar, estaríamos en excelentes condiciones, porque habría una industria uruguaya que no dependería de la importación de ningún elemento del exterior”, aseguró Cipriani.

Sobre la escasez de tests en una primera instancia, Cipriani dijo que tuvo que ver con la dificultad para hacer importaciones tras el cierre de la mayoría de los aeropuertos del mundo. En tanto, comentó que el problema se solucionó cuando el Instituto Pasteur logró hacer 30.000 determinaciones y tiene la capacidad de hacer 70.000 pruebas más. “Es decir que ya no habría problemas con los tests. Además, en el momento actual se han ido incorporando nuevos laboratorios”, explicó Cipriani. Dijo que en los próximos días llegarán a hacer 180 tests por día, y tiene capacidad para alcanzar los 370 diarios.

Por su parte, el Hospital Maciel realiza entre 50 y 100 tests por día; el Instituto Nacional del Cáncer está haciendo 50 por día; Salto (en la Regional Norte de la Udelar) efectúan 50 por día. A eso hay que sumar otros tres centros: el Hospital Pasteur, Rocha y Tacuarembó. En números se estaría “muy cerca” de llegar a 700 u 800, sumados a los 200 que podría realizar el Ministerio de Salud Pública.

Más presupuesto.

Ante la consulta del senador socialista y exprofesor de Cipriani en la facultad, Daniel Olesker, el presidente de ASSE reconoció las dificultades en materia de presupuesto e informó de una reunión que mantendrá con el Ministerio de Economía para solucionar la situación.

Hisopado de test de COVID-19
Hisopado de test de COVID-19

El problema surge porque no se realizan ajustes por IPC desde setiembre del año pasado y ya se lleva comprometido todo lo que estaba presupuestado para el segundo semestre de 2020. En total se llevan gastados $ 230 millones y todavía hay que aumentar el personal por el Plan Invierno y el Plan COVID-19, para lo que necesitan $ 97,5 millones.

“Estamos ante una situación de extrema urgencia, que vamos a plantear al Ministerio de Economía y Finanzas para poder llevar adelante todo lo planeado y continuar”, añadió Cipriani. El jerarca explicó que se han encontrado con precios “disímiles” a la hora de contratar camas de CTI. Cuando existen convenios con las mutualistas los precios oscilan entre $ 20.000 a $ 35.000 el día cama, pero en los lugares donde no lo hay le llegaron a cobrar a ASSE hasta $ 115.000 la cama por día. El organismo dispone de 129 camas de cuidados intensivos, de las cuales hoy están libres 64, explicó Cipriani.

A su vez, hay dificultades edilicias en la región este, en la zona de la ruta 9. Cipriani habló de “un serio problema” en Chuy, Castillos y Rocha, debido a que allí no hay capacidad de terapia intensiva, y centros como el de Castillos “están en muy mal estado”. Por eso, se decidió apoyar con dos unidades de emergencia móvil para realizar traslados.

En el área asistencial y como consecuencia de la exhortación de no concurrir a emergencias, las consultas en puertas de hospitales descendieron a la mitad. En abril de 2019 el número de consultas fue de 16.484, y en el mismo período de este año cayeron a 8.465. Lo que sí se registró es un leve aumento de consultas en puerta por intento de autoeliminación.

En Alemania entregan carné de inmunidad

El presidente de ASSE Leonardo Cipriani explicó que existe la posibilidad de realizar tests rápidos de anticuerpos relacionados a la defensa del paciente. Hay dos tipos: uno que determina entre el día 7, 10 y 12 que está la infección del virus (IGM), y luego otro (IGG), en los días posteriores. Si el primero da positivo y el segundo negativo, se podría hacer lo que se está haciendo en Alemania, que es dar a una persona un carné de inmunidad COVID-19, aunque Cipriani comentó que la inmunidad después de haber tenido el virus continúa en debate.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados