DANILO ASTORI

"Sin reforma de la seguridad social habrá serios problemas"

El ministro de Economía se mostró muy satisfecho del acuerdo alcanzado en torno a una solución para los cincuentones.

Danilo Astori. Foto: Archivo El País
"Para nada estoy decidido acerca de una candidatura, resolveré en 2018". Foto: Archivo

El motivo, explicó, es porque se logró bajar significativamente el costo de la iniciativa, pese a lo cual advirtió que sin una profunda reforma de la seguridad social el país enfrentará serios problemas de financiamiento en un futuro no muy lejano.

Astori sostuvo que el diferendo surgido en torno a la discutida ley no empañó su relación con el presidente Tabaré Vázquez y volvió a asegurar que no ha tomado una decisión en torno a una eventual candidatura.

—¿Cómo evalúa el acuerdo alcanzado sobre cincuentones?

—Estoy muy satisfecho con este acuerdo. No solo desde el punto de vista fiscal; estamos hablando de un valor actual de ahorro de US$ 1.300 millones, que además por ser menor tampoco tiene un efecto de carencia de equidad tan grande como el que tenía el otro proyecto. En segundo lugar porque hemos limitado las comisiones de las AFAP que tienen un grado de dispersión realmente inconcebible. En este momento es de 169% la distancia que existe entre la comisión más barata y la más cara, y hemos logrado que el máximo de comisión que se pueda cobrar no supere el 50% de la más barata. Eso es otra parte importante del proyecto. En tercer lugar hemos incluido a 2.500 jubilados que antes no estaban y que en rigor significan un peso muy marginal en el costo del proyecto, apenas 4%. Dije antes que disminuimos el costo del proyecto un 35%, en realidad estamos reduciendo un 39%, pero como los ya jubilados cuestan un 4%, el efecto neto de reducción de costos es de 35%. Nos pareció justo que pudieran entrar también los que acaban de jubilarse y que puedan optar ellos también entre el régimen mixto y el pilar solidario del BPS. Si a ello le agregamos el hecho de que estuvimos todos de acuerdo en apoyar este camino me parece que el balance es muy positivo.

—¿Cómo queda parado frente a declaraciones anteriores en las que se mencionaba que se está pensando en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones?

—Justamente por eso luchamos, por una rebaja del costo del proyecto y me parece que haber logrado una baja de 35% es muy importante. Ahora, también creemos que no solo sobre este tema, sino sobre todos los temas programáticos tenemos que pensar mucho más en las futuras generaciones que en las próximas elecciones. Eso lo seguimos pensando.

—¿Algún ejemplo concreto de esos temas programáticos?

—En todos los grandes temas del país y si quiere que lo resuma, lo resumo tanto en el desarrollo de la capacidad física, como en el desarrollo de la capacidad humana. El corazón de lo primero es tener una infraestructura capaz de sostener renovaciones importantes en el sistema de transformación productiva del país y su competitividad, y en el caso de la capacidad humana, obviamente el punto focal es la educación, el conocimiento, el desarrollo de la capacidad de innovación y por eso son temas críticos de pensamiento en las futuras generaciones.

—¿Cómo lee que queda ahora políticamente teniendo en cuenta que hubo una jugada fuerte del ministerio al decir, bueno si en esto no se llega a un acuerdo para mejorar esta solución nos vamos?

—Yo nunca dije eso, por lo menos no lo dije públicamente y tampoco quise amenazar con una actitud ni mucho menos, porque no me parece bueno trabajar en política amenazando con lo que uno va a hacer si no se hace lo que uno quiere. No creo en esa forma de hacer política. Por eso, al tiempo que nos parábamos con firmeza en torno a esos conceptos que usted menciona, también poníamos mucho acento, mucho énfasis en buscar acuerdos y creo que lo logramos porque nosotros no queremos que esta situación crítica por la que pasó el Frente Amplio se transforme en una fractura, ni mucho menos. Porque somos frenteamplistas, vamos a seguir siendo frenteamplistas y queremos que el Frente Amplio tenga el mejor papel posible en la sociedad uruguaya.

—¿Esta situación es comparable en cuanto a lo complicada que fue con la que se vivió en 2005 que se produjo cuando se discutía otorgar el 4,5% del PIB para la educación y también se habló de su renuncia?

—No. Esta es mucho más grande, mucho más grande. Aquello lo pudimos resolver en pocas horas con los buenos oficios de Gonzalo Fernández que fue decisivo en cuanto a buscar un acuerdo que se resolvió rápidamente. Al mismo tiempo llegando a una solución satisfactoria como era, no la de asegurar un 4,5% del Producto en el propio proyecto de ley de Presupuesto, sino a decir que haríamos los máximos esfuerzos de lograrlo. Y la verdad que lo logramos. Terminamos el período con 4,5% del Producto para la educación.

—El FMI decía la semana pasada que le preocupaba el incremento de costos que estaba teniendo la seguridad social. Y respecto a este tema de los cincuentones decía que si hay más aumento de costos todavía deberían hacerse reformas para mejorar los ingresos o para compensar esos mayores costos. ¿Usted cómo lo ve? ¿Ahora el desafío es ese?

—Totalmente de acuerdo. Si el país no hace una profunda reforma de su seguridad social va a tener serios problemas en el futuro. Todavía estamos viviendo el bono demográfico —que es aquel que se genera con un volumen de actividad que proporcionalmente supera al volumen de pasividad— que aproximadamente se extiende, según los especialistas, hasta 2030. Si el país antes no hace una profunda reforma de su seguridad social va a tener serios problemas. Y obviamente en el corto plazo, o sea en estos años que corren; este año, el que viene, el próximo gobierno tendrá serios problemas para equilibrar sus cuentas públicas, porque el gasto endógeno es tremendo por la forma en que está evolucionando, y lo más importante del gasto endógeno son la seguridad social y la salud.

—¿Va a haber medidas en el corto plazo para atender esto o debería ser algo que encare el próximo gobierno?

—En materia de salud desde ya tenemos que ir mejorando la calidad del gasto y la gestión en el sistema integrado de salud. Y en el caso de la seguridad social, a la brevedad ponernos a estudiar cambios muy relevantes en los parámetros básicos como la edad de retiro y la tasa de reemplazo porque con estos parámetros el sistema no resiste. El año pasado la asistencia del gobierno central al BPS fue de US$ 600 millones y al mismo tiempo se volcaron siete puntos de IVA, cada punto de IVA son US$ 200 millones. Y a eso hay que sumarle el IASS que también va para el BPS.

¿Cómo queda la relación con el presidente Vázquez después de esto?

—Bien, bien. Ayer (por el lunes) estuvimos conversando. Me llamó para ver cómo marchaba la comparecencia en la Cámara de Diputados por el Banco República, luego yo lo llamé de tardecita para informarle sobre eso y sobre la marcha de la negociación por el proyecto de los cincuentones. Así que bien. Normal.

—¿Y con el ministro Murro que incluso en algún momento habló de terrorismo de cifras?

—Eso no merece siquiera un comentario. Me refiero al terrorismo de las cifras.

—¿Cómo se comportará el ministerio de cara al futuro cuando se vienen temas como la Rendición de Cuentas y la próxima ronda salarial?

—Seguiremos trabajando sobre la base de nuestro compromiso con los conceptos de lo que hablábamos al principio. Con clave de futuro, pensando en futuras generaciones, pensando no en el presente inmediato solamente, sino en las consecuencias que este tiene sobre la marcha de la sociedad.

—¿De eso va a depender también una definición acerca de si es candidato en las próximas elecciones?

—Sinceramente no tengo la más mínima idea. Eso lo resolveré al año que viene midiendo muchos factores, examinando muchos aspectos. Para nada estoy decidido al respecto y, como dije tantas veces, antes del año que viene no lo voy a decidir.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)