Publicidad

“Ya mismo que se desalojen las barras”: tenso momento se vivió en la Asamblea General por Casa de Galicia

Los exfuncionarios de la antigua mutualista se encontraban observando la sesión hasta que, cuando se conoció el resultado adverso para ellos, comenzaron una serie de gritos que motivaron su salida.

Compartir esta noticia

Redacción El País
Un tenso momento se vivió este miércoles en el Palacio Legislativo cuando la Asamblea General discutía si levantar o no el veto del presidente Luis Lacalle Pou a la ley que se había votado semanas atrás en favor de extrabajadores de la antigua mutualista Casa de Galicia.

El resultado fue adverso para los trabajadores que esperaban que se levantara el veto. En ninguna de las dos cámaras se alcanzaron los tres quintos de votos necesarios para levantarlo, y por tanto se mantendrá vigente.

Una vez que se votó y se dieron a conocer los resultados, entre legisladores del Frente Amplio y del Partido Nacional comenzó una discusión formal en torno a qué implicaba que no se hubiese llegado a la mayoría de votos necesarios para levantar el veto.

El senador Alejandro Sánchez, del Frente Amplio, dijo que “la Constitución exige tres quintos de presentes de cada una de las cámaras para resolver si está de acuerdo con las observaciones, o sea el veto del presidente de la república, o no, y aquí no hubo tres quintos para ningún lado, por lo cual la Asamblea General acá no ha tomado decisión alguna”.

“Lo que ha sucedido es que no se han llegado a los tres quintos para levantar el veto ni tampoco se ha llegado a los tres quintos para estar de acuerdo con las observaciones del Poder Ejecutivo”, expresó.

En su respuesta salió el diputado Juan Martín Rodríguez, del Partido Nacional, que habló de “dos antecedentes” en los que se tomó el criterio que volvió a tomarse este miércoles, es decir, que si no se llega a la mayoría necesaria para levantar el veto, el veto se mantiene. "El reglamento es claro”, señaló.

Allí comenzaron a escucharse una serie de gritos de parte de los extrabajadores de Casa de Galicia que estaban en las barras, y entonces la presidenta de la Asamblea General, que en esta ocasión y fue Graciela Bianchi, vicepresidenta de la república en funciones por el viaje de Lacalle Pou a Brasil, ordenó desalojar a quienes estaban observando la sesión porque, según entendió, no respetaban el reglamento.

“¿Me hacen el favor? Desalojen las barras. Ya mismo que se desalojen las barras. Lo advertí”, expresó.

Los gritos continuaron y, debajo de los asistentes, senadores y diputados miraban hacia arriba, según consta en la grabación de la sesión.

“No habiendo más asuntos, se levanta la sesión”, dijo Bianchi luego de que volvieran a prender los micrófonos, que estuvieron varios minutos silenciados.

Esta otra toma del mismo momento, difundida desde filas del Frente Amplio, muestra lo sucedido en las barras, que no se ve en la grabación oficial del Parlamento.

Florencia Costanzo, dirigente del sindicato de extrabajadores de Casa de Galicia, adelantó a Subrayado que quienes se consideren damnificados por este veto harán juicio al Estado. "El que acepta los $ 170.000 que le da el gobierno, debiéndole 600.000, 700.000 y hasta un millón, esos ceden todos sus créditos laborales”, señaló.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Casa de GaliciaAsamblea General

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad