Publicidad

Tibio apoyo del Frente Amplio ante el acto del Pit-Cnt contra “la corrupción” y “por la democracia”

El Partido Socialista encabezó la participación de la coalición de izquierda. Proclama le planteó al presidente Lacalle Pou que se necesita "saber toda la verdad".

Compartir esta noticia
Sindicatos y cooperativas marcaron presencia en el acto  organizado por el Pit-Cnt.
Sindicatos y cooperativas marcaron presencia en el acto organizado por el Pit-Cnt.
Foto: Estefanía Leal

El Pit-Cnt y varias organizaciones sociales llevaron a cabo ayer su ya anunciada concentración “por la democracia” y “contra la corrupción”, un acto convocado a raíz de las últimas derivaciones del caso Sebastián Marset.

Fueron tres cuadras compactas de manifestantes, que rodearon la Plaza de Cagancha cargando carteles con acusaciones como “Lacalle corrupto” hasta la ironía de “pasé a saludar”, que apuntaban a la responsabilidad que entienden le cabe al presidente de la República en el escándalo.

En su mayoría asistieron militantes identificados con sindicatos u organizaciones sociales. No estuvo, al menos de forma organizada y explícita, la presencia del Frente Amplio. (FA).

La diferencia a nivel interno de la fuerza opositora estuvo en el Partido Socialista, que llegó a la plaza con una treintena de militantes enarbolando banderas partidarias y marcando presencia en el reclamo. El sector liderado por el diputado Gonzalo Civila se había desmarcado de la opinión mayoritaria en Frente Amplio, resolviendo convocar a la movilización.

Los socialistas recurrieron a una vía alternativa para promover una acción que ellos mismos habían propuesto sin éxito la semana pasada: que el FA fuera el que se pusiera al frente de esta protesta popular.

Más allá de alguna bandera comunista aislada, y unas pocas frenteamplistas en manos de militantes, fue notoria la ausencia organizada de la coalición de izquierda. Con la excepción de su presidente, Fernando Pereira, ningún otro notorio dirigente se vio en la movilización.

A última hora de este domingo el Secretariado Ejecutivo, luego de varios días de discusión interna, había decidido finalmente “adherir” a la convocatoria planteada por los movimientos sociales. “La movilización social es un pilar de la democracia plena, y reclamar es un derecho legítimo en el marco de las libertades en Uruguay”, subrayó el Frente Amplio. “Una ciudadanía movilizada permite encontrar las mejores soluciones y garantizar un mejor funcionamiento democrático”, se agregó en un comunicado de la fuerza política.

La “adhesión” proclamada por el FA no se tradujo en una convocatoria orgánica. Fue notoria la ausencia del Movimiento de Participación Popular (MPP), así como la de otros grupos que apoyan la postulación de Yamandú Orsi. También la de los sectores que, a través de Convocatoria Seregnista-Progresistas, respaldan la precandidatura de Mario Bergara. “Siempre seremos del Frente Amplio”, indicaron desde ese espacio a El País dirigentes, quienes advirtieron que “se trata de una movilización sin banderas políticas por un tema grave” a la que “El Frente Amplio resolvió adherir. Muchos frenteamplistas quieren ir, otros no irán”.

El planteo generó diferencias en el FA sobre cuál era la mejor estrategia de movilización para adoptar. Los socialistas quedaron en solitario en su propuesta de que fuera la fuerza opositora la que convocara de forma “inmediata” una protesta como la de este lunes. A su juicio, debía ser la izquierda política la que “orientara” el descontento que, se afirma, tiene gran parte de la población con el escándalo derivado del caso Marset.

Sin embargo, su idea no tuvo eco. “No están dadas las condiciones para realizar una movilización masiva”, había señalado Pereira el lunes pasado en la Mesa Política Nacional. La mayoría de la oposición prefirió atenerse a un plan político ya definido: “pequeños actos” y contactos de los legisladores con la militancia en los que se pretende “colocar la idea” de que el gobierno sigue teniendo mucho que explicar sobre la entrega de un pasaporte al narcotraficante Sebastián Marset.

“Si vamos a una movilización debemos trabajarla con, por lo menos, tres semanas de anticipación” había remarcado Pereira ante la cúpula frentista e insistió: “Hoy no estamos en condiciones de asegurar una buena participación”.

La proclama de ayer fue leída por la secretaria general del Pit-Cnt, Elbia Pereira, y por el secretario general de Fucvam, Gustavo González. Allí se reclamó el derecho de los uruguayos a “saber toda la verdad” en torno al proceso relacionado con Marset y se afirmó que desde el gobierno hubo una “verdadera trama de mentiras y ocultamientos”, en la que hubo, afirmaron, “participación directa” de Presidencia.

Además

Cosse estuvo, repartió abrazos y se fue de la plaza “proclamada”

Carolina Cosse fue la única precandidata del Frente Amplio y logró concentrar en sí el foco de atención de decenas de militantes presentes en la Plaza de Cagancha, que terminaron por “proclamarla” allí mismo como “presidenta”, mientras la abrazaban y se sacaban fotos con ella. La intendenta de Montevideo y su equipo optaron por atravesar a pie las casi tres cuadras de concentración, lo que permitió que tuviera un contacto directo con los participantes. Cosse fue la única de los postulantes frentistas que había respaldado la convocatoria planteada por el Pit-Cnt, al considerar que era “pertinente” que la central se expresara sobre el escándalo Marset. La jefa comunal capitalina encabezará finalmente este viernes el acto en el que “aceptará” su postulación como precandidata con el respaldo de 14 sectores del Frente Amplio. Estaba previsto para el pasado viernes, pero se aplazó ante el fallecimiento de Danilo Astori.

“Que Lacalle explique”: 6 preguntas al presidente

En su adhesión a la movilización el Frente Amplio dejó seis interrogantes que, a su juicio, el presidente Luis Lacalle Pou debería despejar. Entre ellas, por qué se le entregó el pasaporte a Marset y por qué el narcotraficante “lo recibió en 24 horas”. También por qué “se le mintió al Parlamento y a la gente, diciendo que no sabían quién era Marset”. La oposición se preguntó además “por qué se quiso ocultar documentos a la Justicia”, por qué hubo reuniones en Presidencia para “armar una trama de mentiras” y, fundamentalmente, quién en el gobierno fue el que “ordenó” desplegar esa eventual trama.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad