PROPUESTA

"Puede significar más muertes": FEMI se suma al SMU y rechaza cambios al "alcohol cero"

"Nosotros como médicos de ninguna manera le podemos decir o recomendar a una persona que si toma alcohol, por menos que sea, después salga a manejar un vehículo", dijo presidenta de FEMI.

Vehículos circulando en la rambla de Montevideo. Foto: Gerardo Pérez
Vehículos circulando en la rambla de Montevideo. Foto: Gerardo Pérez - Archivo El País

La Federación Médica del Interior (FEMI) se suma al Sindicato Médico del Uruguay (SMU) en el rechazo al planteo de dirigentes del gobierno de reconsiderar la política de "alcohol cero" que rige en Uruguay desde el 2015.

A través de sus redes sociales, FEMI señaló este martes: "Seguimos diciendo alcohol cero", y agregó: "No nos preocupan las sanciones, nos preocupa la vida. El decimal que se plantea tolerar hoy, puede significar más muertes mañana".

Este miércoles, en declaraciones a "Telemundo" (Canal 12), la presidenta de la asociación médica, Patricia Nava, indicó: "Nosotros como médicos de ninguna manera le podemos decir o recomendar a una persona que si toma alcohol, por menos que sea, después salga a manejar un vehículo. Sabemos que eso tiene consecuencias".

Agregó que Uruguay "viene bajando el índice de accidentes de tránsito, y lo que queremos es que esto siga así".

El ministro de Ganadería, el colorado Carlos María Uriarte, volvió a insistir la semana pasada con su planteo de reconsiderar la ley 19.360, de diciembre de 2015, que modificó el artículo 45 de la ley 18.191 del 14 de noviembre de 2007, que permitía a los conductores manejar con una concentración de alcohol inferior a 0,3 gramos por litro de sangre. A partir de la promulgación de la ley de 2015 por parte del aquél entonces presidente Tabaré Vázquez, el nivel de alcohol se redujo a 0 gramos por litro de sangre.

Frente a este planteo, el senador blanco Sergio Botana tomó la posta con la elaboración de un proyecto de ley que permitiría volver a conducir con hasta 0,3 gramos de alcohol por litro de sangre. Además, si el conductor cuenta con hasta 0,5 de concentración de alcohol en sangre podrá “solucionar” este incumplimiento con el pago de una multa, sin que se quite la libreta de conducir. Esta nueva norma tendría el apoyo no solo de los blancos, sino de otros integrantes de la coalición de gobierno.

Este miércoles, el líder de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos, dijo que van a estudiar "detalladamente" esta iniciativa, y contó que ya venían trabajando en este asunto. El senador llamó a "escuchar bien a todos los profesionales en la materia", y puntualizó que "los países desarrollados ninguno tiene el 0 absoluto. Todos tienen un margen".

Otra de las voces discordantes con esta iniciativa fue la del presidente del SMU, Gustavo Grecco, que marcó la cancha en los últimos días y señaló a través de su cuenta de Twitter que modificar la ley actual es "ceder a las presiones corporativas", que "se paga con vidas y secuelas graves". Además, enfatizó: "No hablemos de libertad, no es argumento, porque nadie prohíbe tomar. Hablemos de prevenir y cuidar la vida responsablemente".

Este planteo de Uriarte, - que ya en junio señaló que la ley normativa actual "debería reconsiderarse porque para la industria vitivinícola del país fue un duro golpe" -, así como el proyecto de ley que elabora Botana, van en línea con lo que dijo el presidente Luis Lacalle Pou en la última campaña electoral.

En noviembre de 2018, el mandatario indicó: “Ya les digo, porque lo hemos presentado, si a nosotros nos toca ser gobierno vamos a impulsar que se vuelva al 0,3 (gramos de alcohol por litro de sangre), para que se pueda tomar una copita de vino. A algunos les gustará, a otros no”.

En diálogo con "Informativo Sarandí", (Radio Sarandí), Botana fue consultado este miércoles sobre si habló de este proyecto que elabora con Lacalle Pou, y dijo: "No, no. Tengo su manifestación de la campaña electoral".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error