EL ÚLTIMO ADIÓS

Despidieron a Larrañaga: "Vamos a extrañar a un bastión fundamental en el gobierno", dijo Lacalle

Una caballada de 50 caballos acompañó el cortejo. Este es uno de los homenajes que recibió el ministro del Interior en línea con una de sus principales pasiones: los caballos.

Luis Lacalle Pou en el sepelio de Jorge Larrañaga. Foto: Fernando Ponzetto.
Luis Lacalle Pou en el sepelio de Jorge Larrañaga. Foto: Fernando Ponzetto.

Este lunes familiares, amigos y políticos despidieron al ministro del Interior, Jorge Larrañaga, durante el sepelio que tuvo lugar en el cementerio de la ciudad de Paysandú. Antes se realizó un cortejo fúnebre que partió desde Cochería y Previsoria San José, acompañado por una caballada. 

El féretro fue cargado desde la entrada del cementerio por los cuatro hijos de Larrañaga y por el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, quien esperaba junto a la vicepresidenta Beatriz Argimón.

Luis Lacalle Pou consuela a uno de los hijos de Larrañaga. Foto: Fernando Ponzetto.
Luis Lacalle Pou consuela a uno de los hijos de Larrañaga. Foto: Fernando Ponzetto.

Luego de que los aplausos de despedida inundaran el lugar, se entonó el Himno Nacional. Sus hijos permanecieron abrazados junto con el director de Convivencia y Seguridad Ciudadana, Santiago González, amigo muy cercano al ministro.

"Ese cuerpo que embestía y tropezaba y rodaba. Ese cuerpo que se paraba como si nada hubiera pasado. Que no sabía de descanso ni renunciamiento", dijo Lacalle Pou, quien ofició de primer orador, durante su discurso.

Luis Lacalle Pou en el sepelio de Jorge Larrañaga. Foto: Mateo Vázquez.
Luis Lacalle Pou en el sepelio de Jorge Larrañaga. Foto: Mateo Vázquez.

"Empieza a descansar antes de lo previsto. Empieza a descansar cuando lo veíamos en el mejor momento. Había encontrado su eje, su centro, y esa embestida típica de él se había focalizado en esta tarea.", agregó. 

En la misma línea, expresó: "Por suerte son muchos lo que los van a extrañar porque de nada sirve pasar por este mundo si no dejamos afectos y recuerdos. Su partido lo va a extrañar en la primera fila, pese a que -créanme- en las competencias internas alguna vez en voz baja dijimos 'esta vez no va a pelear' y nos lanzaba una carcajada en la cara y decía 'yo no sé lo que es no pelar'".

"Su partido que lo tuvo adelante y medio paso atrás, pero que tampoco le negó el estribo, siendo factor determinante primero del afincamiento en 2004, con esa ola de jóvenes. Fue bastión fundamental durante las siguientes campañas electorales. fue bastión fundamental en ensillar de nuevo en 2019. Ni que hablar que hoy vamos a extrañar un bastión fundamental en el gobierno", indicó Lacalle Pou.

El presidente indicó que uno de los reclamos que hizo la sociedad en todo el país fue el de defender las leyes. "Lo hizo a su manera, porque que los cuerpos policiales le rindan homenaje, que los retirados le rindan homenaje, que los sindicatos le rindan homenaje no es moco de pavo, como se dice comúnmente". 

"Y lo hacen porque no mandaba, se ponía adelante. Se vestía casi para que lo distingan, no era un acto de locura o arrojo, era ejercer la autoridad, mandar, ser el primero de la fila, mandar sin imponer, es convencer", expresó.

"Con Jorge compartíamos algunos gustos: los cuchillos, los caballos y los relojes. Y no del reloj en sí, sino una valoración del tiempo, porque el tiempo pasa. En el Senado nos sentábamos al lado y siempre lo veía con un reloj menos, hoy veo a uno de sus hijos con ese reloj negro y plateado", recordó.

Durante su discurso, el presidente se dirigió a los hijos de Larrañaga: "El corazón del viejo de ustedes estaba compartido por 3.5 millones y medio, siéntanse honrados y caminen con la frente en alto"

Seguido a Lacalle Pou habló uno de sus hijos, Jorge Larrañaga Vidal. "Alguna vez hablamos de este día. Nos dijimos cosas. No teníamos miedo de hablarlo. Me dijiste que juntara a los gurises, que dijera algo y después me fuera para el stud. Las palabras arden. Y va a doler cuando vuelva al stud, esa guarida de sueños, pero vamos a ir.", expresó.

"Hoy están tus hijos acá, tus cuatro hijos: Aparicio, Juancito, el cabecita Faustino y yo. Te venimos a agradecer, viejo, lo buen padre que fuiste. Todo lo que nos quisiste y siempre estuviste ahí para nosotros. Te venimos a decir que te amamos, que tenemos un orgullo enorme por vos. Te venimos a decir también que te quedes tranquilo, sabemos lo que hay que hacer, vos nos enseñaste bien: apretar los dientes y para adelante", dijo. 

"Hay orden de no aflojar viejo, genio y figura hasta la sepultura decía el abuelo. Hasta siempre pero nos vamos a encontrar. Muchas gracias", finalizó.

Antes de que llegara al cementerio, el cortejo pasó por varias calles de la ciudad y por la Intendencia de Paysandú, que fue dirigida por Larrañaga entre 1990 y 2000.

También llegaron a Paysandú para despedir los restos de Larrañaga la vicepresidenta de la República, Beatriz Argimón, el secretario y prosecretario de Presidencia, Álvaro Delgado y Rodrigo Ferrés respectivamente, así como el ministro interino del Interior, Javier García.

"Impacta ver a la gente en la calle, impactó ayer en la llegada, cómo la gente salió a la calle. Ver esto espontáneo de gente, de caballos, de amigos", indicó por su parte el senador blanco Jorge Gandini. 

El legislador aseguró que Larrañaga "cosechó muchos amigos, mucho cariño, mucho afecto, pero aún los que no le tenían afecto le tenían respeto y eso para un dirigente político es muy importante. Dejó huella, marcó un camino y con su capacidad, su coraje, su capacidad de trabajo, marcó un camino", agregó.

Luis Lacalle Pou en sepelio de Jorge Larrañaga. Foto: Mateo Vázquez.
Luis Lacalle Pou en sepelio de Jorge Larrañaga. Foto: Mateo Vázquez.

El cortejo de caballos es uno de los homenajes que recibe el ministro en línea con una de sus principales pasiones: los caballos. Además, durante el traslado de Montevideo a Paysandú que tuvo lugar en la tarde de ayer, decenas de personas se acercaron a la ruta con banderas para despedirlo.

Caballada se reúne previo al entierro de Jorge Larrañaga. Foto: Fernando Ponzetto.
Caballada se reúne previo al entierro de Jorge Larrañaga. Foto: Fernando Ponzetto.

Tras la muerte de Larrañaga el gobierno decretó honras fúnebres y se realizó un multitudinario velorio en el Salón de los Pasos Perdidos del Parlamento, del que participaron familiares, amigos y actores políticos de todos los partidos. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados