DOMINGO ARENA

Polémica por vacuna contra el COVID-19 para militares represores

El 9 de abril de este año los privados de libertad de ese centro recibieron la primera dosis de la vacuna Pfizer, según informó La Diaria y confirmó El País.

Vacuna contra el coronavirus. Foto: Ricardo Figueredo.
Vacuna contra el coronavirus. Foto: Ricardo Figueredo.

La Dirección Nacional de Sanidad de las Fuerzas Armadas envió dosis Pfizer a la Unidad Nº 8 (Domingo Arena) para que los privados de libertad mayores de 71 años alojados en ese centro penitenciario pudieran comenzar el proceso de inoculación contra el COVID-19. Allí están recluidos exmilitares, expolicías y civiles acusados de crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura militar (1973-1985).

El centro penitenciario fue creado en 2006 bajo el primer gobierno del expresidente Tabaré Vázquez. Actualmente la Unidad Nº 8 tiene, de acuerdo a lo que explicaron fuentes del Ministerio del Interior, 18 personas recluidas.

El 9 de abril de este año los privados de libertad de ese centro recibieron la primera dosis de la vacuna Pfizer, según informó La Diaria y confirmó El País. Esto despertó la polémica en cuanto a por qué estos reclusos, que se encuentran en la franja etaria para recibir la dosis, tuvieron prioridad ante otros reclusos.

Fuentes del Ministerio del Interior indicaron a El País que la salud de los reclusos de esa unidad depende la Dirección de Sanidad Militar. A su vez explicaron que la comida que reciben es administrada por el Ministerio de Defensa.

Fuentes castrenses, en tanto, indicaron a El País que las dosis se dieron a raíz de un pedido que se realizó desde el área de Sistema de Atención Integral - Personas Privadas de Libertad de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE).

Desde ASSE, en tanto, se desligan de la situación, aclaran que ellos no están a cargo de la cárcel de Domingo Arena y volvemos al principio, porque sostienen que fue el Ministerio del Interior quien pidió a la administración que se vacune a estas personas.

De hecho precisaron que fue el director del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR), Luis Mendoza, quien solicitó la vacunación tanto en la unidad 8 como en la cárcel de Coraceros, donde también hay personas encarceladas por delitos de lesa humanidad. En total, fueron inmunizadas, siempre según ASSE, 21 personas.

Entre los encarcelados por delitos de lesa humanidad en Domingo Arena, según informó La Diaria, están José Arab, Enrique Ribero, José Sande, Ricardo Medina, Ernesto Soca, Jorge “Pajarito” Silveira y Hugo Andrés Garciacelay. También está Gilberto Vázquez, que fue inoculado, aunque ya cursó el COVID-19.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados